Alemania arropará a Opel

Alemania arropará a Opel

image
El gobierno alemán estudia la posibilidad de otorgar al fabricante de automóviles Opel una garantía estatal en el caso de que la situación del consorcio matriz General Motors le traiga problemas de liquidez a mediano plazo a la empresa alemana. La decisión al respecto, según dijo ayer la canciller, Angela Merkel, se tomará antes de Navidad, tras analizar la situación de la empresa.

Según afirmo Merkel ante la prensa tras una reunión con la cúpula de Opel, “se trata de una garantía estatal que asegure a mediano plazo la liquidez”. Merkel dijo además que todos los participantes en la reunión coincidieron que, para que haya ayuda del estado, se tiene que asegurar que los medios que se destinen permanezcan en Alemania y no sean devorados por el consorcio matriz.

Opel asegura no tener problemas de liquidez a corto plazo pero la cúpula considera su obligación tomar precauciones para el caso de que la situación de General Motors lleve a Opel a mediano plazo a tener complicaciones.

De parte de Opel participaron en la reunión el consejero delegado, Hans Demant, el director de General Motors para Europa, Carl-Peter Forster, y el presidente del Comité de Empresa, Klaus Franz. Merkel, por su parte, estuvo acompañada de sus ministros de Finanzas, Peer Steinbrück, y de Economía, Michael Glos.

La garantía estatal estaría en torno a los 1.000 millones de euros y sólo sería necesaria, según la empresa, en caso de que General Motors se declarase insolvente: “Lo que estamos pidiendo no son subvenciones sino un paraguas de seguridad”, dijo Forster.

Esa garantía podrían asumirla conjuntamente el estado y los estados federados en donde la empresa tiene plantas, que son Hesse, Renania del Norte Westfalia, Renania Palatinado y Turingia.

Según expertos, 27.500 puestos de trabajo en Alemania dependen directamente de Opel. Otros 50.000 empleos dependen indirectamente de la empresa.

En torno al caso de Opel se ha desatado una discusión en Alemania sobre posibles ayudas a la industria automotriz, pese a que Merkel insistió reiteradamente que el caso de esa empresa es un caso singular.

Muchos temen que el caso de Opel se convierta en un precedente y que, tras una posible garantía estatal, las otras empresas del sector pidan también ayudas semejantes.

La situación a medio plazo de Opel también es motivo de debate y muchos consideran que la mejor fórmula sería una reestructuración que tendría que empezar por independizar a Opel de General Motors.

El economista Peter Böfinger, miembro del grupo conocido como los “cinco sabios”, ha planteado incluso la posibilidad de estatizar temporalmente la empresa. De momento, sin embargo, el tema apremiante es el de la posible garantía estatal que se seguirá estudiando en los próximos días: “Hemos prometido que estudiaremos la situación constructivamente”, dijo Merkel.

Hoy habrá una reunión de representantes del gobierno federal con representantes de los cuatro estados federados afectados para buscar salidas a la situación: “Estamos dispuestos a ayudar a Opel”, aseguró el primer ministro de Renania del Norte de Westfalia, Jürgen Rüttgers, que considera que se debe evitar a toda costa que los problemas se extiendan a los proveedores de la empresa.

Comenta o Pregúntanos