Audi desencadena la guerra en Porsche

Audi desencadena la guerra en Porsche

image
Los temores, expresados desde la entrada de Porsche en VW, de que buscaba quedarse sólo con Audi y desprenderse del resto, nunca han quedado despejados del todo.

Audi se ha convertido en la manzana de la discordia en Alemania. La marca de los aros ha desencadenado la guerra tanto entre Porsche y el Grupo Volkswagen (VW) como dentro de la propia Porsche, que desde ayer tiene el control del primer grupo automovilístico europeo

Desde la entrada de Porsche en el capital de VW, existía el temor de que intentase segregar a Audi –la perla del grupo– y deshacerse del resto de las marcas.Wendelin Wiedeking, presidente de la marca deportiva, siempre ha negado que sea ésta su intención, pero nunca logró despejar tales temores. Las informaciones que situaban a Porsche presionando a Audi para que renunciase a su deportivo R8 y se olvidase del futuro R5, han atizado los rescoldos. Una muestra de la agitación que se vive en el Grupo es la propuesta presentada el viernes en el consejo de vigilancia de VW por el sindicato IG_Metall, que blinda y deja atada Audi al consorcio.

La iniciativa salió adelante gracias a la abstención de Ferdinand Piëch, presidente del consejo, representante de una de las dos familias propietarias de Porsche –los Piëch y los Porsche– y ex presidente del Grupo VW. Sin embargo, esto podría variar después de que Porsche tomase ayer otro 4,9% del consorcio automovilístico, con lo que eleva su participación al 35% y puede reunir una cómoda mayoría.

Wolfgang Porsche, abanderado de la segunda familia propietaria de la marca homónima, podría aprovechar la situación para deshacerse de su primo Ferdinand. Por el momento, lo único claro es que Porsche deberá hacer una oferta por Audi que, en principio, sería más bien testimonial. Sin embargo, vistos los problemas que está encontrando para hacerse con el control de VW, podría quedarse con la marca de los aros y dar marcha atrás a toda la operación.

Fuente: ElMundo

Comenta o Pregúntanos