¡Bienvenida Abarth!

¡Bienvenida Abarth!

image
Abarth ya está en España. La firma deportiva del grupo Fiat acaba de iniciar su andadura comercial con la apertura de dos concesionarios en Gijón y Valencia. A lo largo de 2009 abrirán nuevos puntos de venta en Madrid, Barcelona, Sevilla, Vigo e Islas Canarias. Inicialmente la gama cuenta con dos modelos: Abarth 500 y Abarth Grande Punto.

El grupo italiano Fiat ha elegido las ciudades de Gijón y Valencia para la apertura de los primeros concesionarios en España de su marca deportiva Abarth. A lo largo del próximo año esta red se ampliará con nuevos puntos de venta en Madrid, Barcelona, Sevilla, Vigo e Islas Canarias. Inicialmente, la gama de Abarth estará formada por dos modelos: Abarth 500 y Abarth Grande Punto.

Con la llegada de estas dos primeras concesiones, Abarth ya cuenta con 80 puntos de venta en Europa, desde que fuera creada en 2007.

Esta cifra podría aumentar hasta las 100 concesiones en Europa, a lo largo de 2009. Asimismo, durante este año, la firma de modelos deportivos desembarcará en el mercado japonés.

En España, el director comercial y máximo responsable de Abarth, será Javier Garbayo, que hasta el momento ocupaba las funciones de director de Marketing de Lancia.

Abarth 500

Inicialmente la gama contará con dos modelos: el Abarth Grande Punto y el Abarth 500. El primero de ellos tiene un precio de 17.900 euros, mientras que el segundo cuesta 18.500 euros.

Con el Abarth 500 el consejero delegado de Abarth, Luca di Meo, espera consolidar definitivamente el lanzamiento de la renacida marca italiana ya que «transforma un producto normal en algo excepcional». La llega del Abarth 500 coincide además con los 50 años del lanzamiento del primer modelo Abarth.

Este nuevo modelo está equipado con un motor de gasolina 1.4 de cuatro cilindros y 16 válvulas, sobrealimentado con un turbocompresor de geometría fija, que consigue arrancar una potencia de 135 caballos a 5.500 revoluciones, unas elevadas prestaciones con un consumo mínimo.

A todo ello se suma una facilidad de conducción con dos posibilidades: Normal o Sport. La primera está destinada a un uso cotidiano más urbano, mientras que con la segunda, más Racing, se pueden exprimir todas sus posibilidades del vehículo. En el modo Normal el par motor máximo es de 180 Nm a 2.500 revoluciones y en el modo Sport de 206 Nm a 3.000 revoluciones gracias a la función overboost que sólo funciona cuando está activado el botón de la conducción Sport.

El resultado es un automóvil que, pese a su aire retro y su indudable estilo, alcanza una velocidad máxima de 205 km/h y acelera de 0 a 100 km en 7,9 segundos, con un consumo medio en uso mixto de sólo 6,5 litros cada 100 kilómetros y unas emisiones de CO2 de 155 gramos por kilómetro recorrido.

Esto ha sido posible porque este motor de la tecnología «downsizing», la aplicación de turbocompresores a motores de gasolina de baja cilindrada para conseguir prestaciones similares a las de motores de cilindradas superiores pero manteniendo bajos consumos, además de conseguir una respuesta más rápida y mayor elasticidad.

El 500 Abarth utiliza, por primera vez, una función de telemetría combinada con el sistema Blue & Me, que han desarrollado conjuntamente Fiat y Microsoft, y en el que la empresa de componentes electrónicos Magneto Marelli aporta su experiencia en la competición con Ferrari.

El sistema, que utiliza el original navegador portátil del 500 Abarth, puede memorizar los principales parámetros del vehículo, como en una carrera. Además, si se circula en uno de los circuitos que tiene en su memoria también se puede ver, con el GPS, la posición del vehículo y los tiempos. Todos los datos se pueden almacenar, incluso para conductores diferentes, y recuperar posteriormente gracias a la memoria del Blue&Me. Este sistema permite también mejorar el funcionamiento del navegador en carretera. El destino se puede fijar también con los mandos en el volante o por voz.

Al margen de su estética retro, el 500 Abarth es una máquina de tecnología avanzada. Introduce los sistemas Torque Transfer Control (TTC), que se puede desconectar y mejora la transferencia del par a las ruedas y, por lo tanto, el comportamiento y la seguridad en curva, y el Gear Shift Indicador (GSI) que señala al conductor, en un manómetro colocado a la izquierda del volante que debería cambiar de marcha. En el modo de conducción Normal actúa teniendo en cuenta el ahorro de combustible y en el modo Sport las mejores prestaciones. Ese manómetro marca también la presión del turbo.

El 500 Abarth dispondrá de dos preparaciones, una para disfrutar en la carretera y otra segunda únicamente para los circuitos.

La primera de ellas es el Esseesse, que cuenta con un motor 1.4 de 160 caballos, que le permite alcanzar una velocidad máxima de 211 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos.

Se caracteriza visualmente por tener pinzas delanteras del freno rojas y cristales polarizados. En el interior lleva una chapa con el número de unidad, el volante tiene inserciones rojas, el pomo del cambio es de aluminio también con inserciones rojas y las alfombrillas tienen tiras de piel. Estará disponible en dos colores: gris, que puede llevar en el techo con bandera a cuadros rojos y blancos, o blanco perlado. Con el vehículo se entrega una funda de estilo retro.

El Abarth 500 Assetto Corse está destinado específicamente para la competición. Inicialmente se han hecho 49 unidades de las 500 que se fabricarán en 2009 para carreras ya que competirá con la Ferrari Challenge. Se presentó en la última edición de la Mille Miglia y ya existen 200 pedidos. Tiene un motor 1.4 de 16 válvulas y 200 caballos, cambio de seis marchas, diferencial autoblocante y llantas ligeras de competición de 17 pulgadas. Pesa 180 kilos menos que la versión de carretera y dispone de barras antivuelco. El objetivo de Abarth, dentro de su estrategia de contar con accesorios y complementos de la marca es crear una gama completa de ropa de competición, desde el mono hasta el casco, con el logo de esta serie de carreras de Abarth.

Abarth Grande Punto

El segundo modelo de la marca será el Abarth Grande Punto, que monta el motor de 1,4 litros con 155 caballos. Desde su lanzamiento -fue el primer tanteo sobre la viabilidad de Abarth- sus ventas son ya la mitad de las de deportivos de más de 140 caballos en Italia. Además el 60% de sus compradores tienen menos de 30, una peculiaridad que resaltó De Meo ya que la marca busca dirigirse a un público joven.

Desarrollo rápido

Para Luca di Meo el rápido desarrollo de Abarth va a ser posible gracias a la rentabilidad de sus productos. El margen de un modelo Punto Abarth es parecido al de la venta de dos unidades similares del segmento B, sin contar la venta de ‘merchadising’ y la instalación de kits. Además, añadió que esa rentabilidad crecerá aún más cuando aumente la gama de productos, lo que ya está previsto en los planes de Fiat.

De Meo recalcó que Abarth no es sólo una operación de nostalgia, como lo demuestra el hecho de que el 60% de sus clientes tienen menos de 30 años, además supone un impulso para Fiat ya que para el 30% de los compradores esta es la primera vez que adquiere un vehículo del Grupo. Además se están superando las previsiones iniciales. En 2008 se esperaba vender 5.000 unidades pero el objetivo ya se ha elevado en 1.000 vehículos más. En este crecimiento el nuevo 500 Abarth tendrá un papel destacado.

Comenta o Pregúntanos