BMW reconoce al final problemas de lag en sus propulsores N54

BMW reconoce al final problemas de lag en sus propulsores N54

image
El propulsor N54 de BMW, ese magnífico bloque de seis cilindros turboalimentado que equipan coches como el 335i o el 135i entre otros, deslumbró a la prensa tras su lanzamiento. La enorme cantidad de potencia disponible, la instantaneidad de su respuesta, su plana y llena curva de par, todo eran factores favorables. Pero en un momento dado, BMW, forzada por un ruido generado por el motor, se vio obligada a actualizar la ECU de los motores producidos entre 2006 y 2008, para buscar reducir la respuesta del turbo, y “capar” el problema sonoro del motor.

Tras dicha llamada a revisión los propietarios empezaron a quejarse por un excesivo lag en sus coches. La respuesta al acelerador ya no era instantánea y encima el coche parecía correr menos. En un principio BMW desmintió que la actualización produjera una pérdida de prestaciones, pero tras unos meses ahora la marca alemana ha reconocido el problema. La solución ofrecida a los clientes es que, aquellos que lo deseen pueden pasar a instalar el código viejo de la ECU para recuperar la respuesta del motor, pero serán avisados de que ello puede producir sonidos y ruidos molestos, que no tendrán si mantienen la actualización. No sé vosotros, pero para mí, más vale una buena respuesta que un ruidito en un coche potente como estos.

En España todavía no hay llamada oficial a revisión o comunicado alguno, de haberlo en los próximos días os avisaremos puntualmente.

Comenta o Pregúntanos