Descienden las multas de los radares fijos

Descienden las multas de los radares fijos

image
Las infracciones captadas por los más de 500 radares fijos instalados en España han disminuido en septiembre en una tercera parte (más de un 30%) a causa de que hay menos vehículos en circulación y también porque la gente se ciñe más a los límites de velocidad.

Además de que los conductores están cada vez más mentalizados de que deben respetar los límites de velocidad, en septiembre se notó que hubo menos movimientos de vehículos y en esto “puede que la crisis energética tenga algo que ver”, señaló Ángel Toriello, director del Centro Nacional de Tratamiento de Denuncias Automatizadas .

Desde la puesta en marcha de este centro se han tramitado entre 180.000 y 190.000 denuncias mensuales, número que descendió notablemente en septiembre, al pasar a 120.000. Cuando este centro se abrió se preveía tramitar unos dos millones de denuncias el primer año, una cifra a la que no se llegará si se mantiene esta línea de descenso de denuncias. Así, en lo que va de año la siniestralidad se ha reducido entre un 12 y un 15 por ciento.

Sólo el primer mes de funcionamiento del centro se tramitaron 80.000 denuncias, una cantidad equivalente a las que se registraron en los tres meses anteriores a la apertura del mismo. Por entonces, había 200 puntos de radar menos, mientras que ahora hay entre 530 y 540 radares y el objetivo es llegar a los 2.000 radares fijos a final de legislatura, recordó Toriello.
Radares para persuadir, no para recaudar

Los más de 500 radares que están colocados en las carreteras están señalizados, ya que de lo que se trata es de persuadir, no de recaudar. Como curiosidad, desveló que cada uno de estos carteles vale 3.000 euros.

En este centro se efectúa un tratamiento digital de la imagen hasta conseguir identificar completamente el vehículo; posteriormente se confecciona el impreso. Cualquier fotografía dudosa, en lo que concierne a la identificación de la matrícula, “va a la papelera; se podría arañar bastante, pero no es la idea”, precisó.

La “eficiencia” de este centro es una realidad, según Toriello, ya que antes de comenzar a operar las denuncias de radar tardaban en llegar una media de 45 días, mientras que ahora en quince están notificadas.

El 92 por ciento de los expedientes abiertos son denuncias que corresponden a pequeños excesos de velocidad, sin que ello conlleve la pérdida de puntos o suspensión del permiso de conducir.

El margen de error con el que se trabaja es del 10 por ciento, lo cual quiere decir que en una autovía a partir de los 133 kilómetros por hora hay denuncia.

Comenta o Pregúntanos