El barril de petróleo OPEP, por debajo de los 35 dólares

El barril de petróleo OPEP, por debajo de los 35 dólares

image
El barril de crudo de la OPEP se ha depreciado 2,43 dólares esta semana, lo que supone una reducción del 7%. El precio del petróleo se sitúa así en los 34,49 dólares, según informó este miércoles la organización petrolera en Viena.

El valor del crudo de la OPEP sigue perdiendo terreno debido al pesimismo económico tras confirmarse la contracción de la economía de EEUU en el tercer trimestre, y en otros países desarrollados.

Aún a pesar de que existen aspectos para impulsar al alza el precio del crudo, como la apreciación del dólar ante otras divisas y el tiempo frío en EEUU, el pesimismo sobre la crisis sigue siendo el factor principal en los mercados.

La tendencia bajista se mantiene pese al anunciado recorte histórico de la OPEP en 2,2 millones de barriles diarios, debido a las crecientes expectativas de que se reducirá más la demanda en los principales países consumidores debido a la crisis económica global.

La consultora de análisis energético JBC indica que en este año el tradicional aumento de consumo y precios en el cuarto trimestre de 2008 ha estado “llamativamente ausente”, como consecuencia de la reducción de la demanda mundial derivada de la crisis financiera, que se ha trasladado a las economías reales del planeta.

Este precio contrasta con los altos niveles a los que cotizaba el crudo en los mercados internacionales al cierre del pasado año. Después de subir un 57% en 2007, el barril del Petróleo Intermedio de Texas (WTI, por sus siglas en inglés) arrancó 2008 disparándose un 3,8% en la primera sesión de la Bolsa Mercantil de Nueva York (NYMEX), el 2 de enero, y por primera vez en su historia rompió ese día la barrera de los 100 dólares.

En esa fecha también alcanzó un máximo histórico el barril de crudo Brent –la referencia en Europa- que cerró en el mercado de Londres a un precio de 97,84 dólares y sentó la base para un crecimiento durante 2008 que situó el importe del barril por encima de los 140 dólares.

Además de la depreciación del dólar frente al euro y al resto de las divisas, los brotes de violencia y las tensiones geopolíticas en países como Nigeria, Kenia, Irán, Irak, Pakistán e Irán mantuvieron alta la tensión en los mercados petrolíferos durante el primer semestre de 2008.

Así, las cotizaciones del barril de crudo subieron a principios de julio hasta rozar los 150 dólares y los analistas comenzaron a vislumbrar la posibilidad de que subieran hasta los 200 dólares. Nadie predijo entonces que el hundimiento de la demanda, como consecuencia de la entrada en recesión del mundo desarrollado, reduciría el importe del barril, hasta dejarlo por debajo de los 50 dólares.

El desplome era patente a principios de septiembre, cuando la OPEP decidió recortar la oferta en 500.000 barriles diarios, pero los precios siguieron acelerando su descenso y la organización convocó otra reunión de emergencia, el 24 de septiembre, donde acordó una reducción adicional del bombeo –de 1,5 millones de barriles diarios.

En vista de ello, el cartel decidió convocar otra cumbre en El Cairo para el 29 de noviembre, donde varios de los representantes abogaron por seguir reduciendo la oferta.

Finalmente, en la conferencia extraordinaria que el grupo celebró el 17 de diciembre en Argelia, la OPEP decidió reducir el bombeo en 2,2 millones de barriles diarios. A pesar de esta menor oferta, la recesión global ha abaratado esta materia prima vital para el desarrollo económico.

Comenta o Pregúntanos