Ferrari aumenta matriculaciones, producción y beneficios

Ferrari aumenta matriculaciones, producción y beneficios

image
El fabricante italiano no se ha visto muy afectado por la crisis, sino que se ha liberado de especuladores. Continúa con su lista de espera, incluso amplía su gama con el modelo California, cuyo primer año de fabricación está ya adjudicado.

La crisis no está afectado por igual al todas las marcas. La prueba es Ferrari, el fabricante italiano de coches deportivos y gran protagonista de la Fórmula 1 independientemente que gane o no. Para esta marca siguen existiendo listas de espera mientras que quienes producen coches de gran serie están teniendo que parar sus fábricas y enviar a casa a sus trabajadores, por días, semanas e incluso meses a fin de poder absorber los stocks de coches sin vender que tienen.

«Nosotros mantenemos nuestra lista de espera. Lo que nos ha permitido esta crisis, es librarnos de los especuladores, es decir, de aquellos que hacían una petición y negociaban con ella, lo que no nos favorecía demasiado como imagen de marca», explica Andrea Ferrari, el responsable de marketing.

En los últimos 10 años, Ferrari ha duplicado las ventas. Ha pasado de poco más de 3.000 unidades al año, a 6.000. La cifra sigue siendo baja, pero indica claramente una tendencia respecto a la demanda de sus modelos, muy deportivos, muy especiales, y muy caros.

De todas formas, el director de marketing de la marca señalaba que «si se analizan las ventas en Europa, en Estados Unidos o Japón, apenas han crecido. Todo ese incremento viene de países como China, Rusia, y algún otro de la región Asía-Pacífico, cuyos mercados no existían para nosotros».

«Hace una decena de años», continúa, «estábamos presentes en unos 36 países, ahora lo estamos en 53. Esa nueva demanda es lo que hace crecer las ventas mientras. No hay por tanto ningún riesgo que la imagen de exclusividad que tiene Ferrari se vaya a diluir».

No obstante, si este año se cerrará con las 6.000 ventas mencionadas, para el año que viene se espera crecer a una cifra entre 6.200 y 6.300 unidades. Pero eso no quiere decir que exista un objetivo de seguir creciendo hasta una cifra determinada como pueden ser los 10.000 coches que se ha marcado Bentley como límite.

Ferrari acaba de modernizar su factoría lo que, implícitamente, supone una ampliación de la capacidad. Algo que reconocen los responsables de la marca puesto que la factoría de Maranello trabaja a un solo turno. Esto quiere decir que una organización a dos turnos permitiría llegar a igualar las 10.000 unidades de Bentley.

Sin embargo, parece poco probable que Ferrari vaya a dar ese salto que implicaría tener que aumentar su eficiente y bien adiestrada plantilla de poco más de 250 personas entre las cuales se incluyen las que trabajan en la escudería de Fórmula 1.

Esto, unido a la consistente demanda de sus coches hace que sus resultados sean altamente positivos. La pasada semana, su presidente, Lucia di Montezzemolo comunicó los resultados del tercer trimestre que suponen una facturación de 450 millones de euros, lo que se traduce en un incremento del 22,3% respecto al mismo periodo del año anterior. Mientras, los beneficios se incrementaron un 41,1 % hasta los 79 millones de euros, representando un 17,6% respecto a la facturación, lo que pone de manifiesto la alta rentabilidad de la compañía.

Por el momento, Ferrari produce cuatro modelos: el F430 en sus tres versiones, coupé, Spider y la más deportiva denominada Scudería; el 599 Fiorano y el 612 Scaglietti. A ellos se suma ahora el California. En lo que no quiere meterse Ferrari -al menos Montezzemolo ha dicho que mientras el sea presidente no se hará un coche de ese tipo- es en el desarrollo de una berlina de cuatro puertas para competir con el Porsche Panamera, el Aston Martin Rapide o el Lamborghini Estoque.

Sólo se fabricarán 13.000 unidades

El Ferrari California supone la ampliación de la gama de la marca y un intento de conquistar nuevos clientes. Pese a que bajo su capó, el motor de ocho cilindros en ‘V’ de 4,3 litros desarrolla 460 caballos, Ferrari se ha esforzado en hacer un coche menos radical, más confortable y fácil de llevar. Además, entre Pininfarina y Webasto han desarrollado para Ferrari un techo metálico (en aluminio), plegable, que apenas quita espacio en el maletero. En su interior dispone, además de las plazas delanteras, otras dos posteriores, suficientes en trayectos cortos.

En él ha dado el primer paso para conseguir el 40% de la reducción en la media de emisiones de los modelos de su gama a que se ha comprometido en 2012. Para ello ha desarrollado este nuevo motor de inyección directa de gasolina y mayor fiabilidad si cabe, puesto que espera que si la utilización media anual que hacían los usuarios de sus coches era de 8.000 kilómetros, con el California suba a 15.000 kilómetros.

De momento, la única opción es la equipada con un cambio tipo DSG. En Italia, el precio básico del coche será de 165.000 euros. La previsión es que a lo largo de la vida del California -unos seis o siete años- se fabriquen unas 13.000 unidades. De momento, para 2009 se han previsto 2.500 que ya están vendidos.

Comenta o Pregúntanos