Ford podría vender Volvo

Ford podría vender Volvo

image
Ford anunció ayer que está considerando la venta de la marca sueca Volvo ante las dificultades económicas en que se encuentra y como parte del plan del fabricante estadounidense para mejorar su situación financiera. La firma presenta hoy al Congreso de Estados Unidos este plan de reestructuración basado en la producción de coches más pequeños y eficientes.

El presidente y consejero delegado de Ford, Alan Mulally, señaló ayer, a través de un comunicado, que “dadas las dificultades externas sin precedente que encara Ford y todo el sector, es prudente que Ford evalúe sus opciones sobre Volvo”. Mulally añadió que “a medida que efectuamos esta revisión, nos comprometemos ha tomar la mejor decisión tanto para Ford como para Volvo”.

Ford, en medio de la peor crisis financiera de la historia del sector estadounidense, ya se ha desprendido en los últimos años de las marcas británicas Aston Martin, Jaguar y Land Rover en un intento de eliminar pérdidas y conseguir liquidez que le permitan superar la crisis.

La empresa dijo que la revisión de la situación de Volvo probablemente llevará varios meses y que durante ese tiempo seguirá implementando el plan de reestructuración junto con el consejero delegado de Volvo, Stephen Odell. Odell subrayó que seguridad, medio ambiente y “diseño escandinavo contemporáneo seguirán siendo los cimientos sobre los que edificaremos una empresa más sólida para el futuro”.

Plan de reestructuración de Ford

Ford presenta hoy al Congreso de Estados Unidos un plan de reestructuración basado en el abandono de los grandes vehículos y en la producción de coches pequeños y eficientes para obtener ayuda financiera, según The Wall Street Journal.

El rotativo también informó en su edición electrónica de que el presidente de Ford, Alan Mulally, viajará de Detroit a Washington por carretera tras las críticas de los congresistas durante su última comparecencia. En noviembre los directivos de General Motors, Ford y Chrysler, viajaron a Washington en aviones privados para solicitar miles de millones de dólares en ayudas para reflotar sus empresas.

Desde el “incidente” de los aviones, GM y Ford han anunciado que reducirán o eliminarán sus flotas de aviones privados.

The Wall Street Journal dijo que Ford presentará un plan basado en la utilización generalizada de motores turboalimentados con inyección directa, que reducen sustancialmente el consumo de gasolina, y con la importación de vehículos de pequeñas dimensiones diseñados en Europa. Mulally también aceptará algún tipo de reducción de su remuneración.

En noviembre, el Congreso dijo a los directivos de General Motors, Ford y Chrysler que tenían que presentar los planes concretos que aplicarán para sobrevivir la crisis que sufren como requisito para recibir fondos públicos.

Los “Tres Grandes de Detroit” pretenden alrededor de 25.000 millones de dólares en ayudas pero Washington quiere asegurarse de que tienen planes de viabilidad a largo plazo. Mulally, Rick Wagoner, presidente de General Motors, y Bob Nardelli, presidente de Chrysler, tienen previsto presentar hoy sus planes ante los congresistas.

Comenta o Pregúntanos