GM y Chrysler, cerca de la fusión

GM y Chrysler, cerca de la fusión

image
Las conversaciones para la fusión de General Motors y Chrysler se han acelerando y los equipos negociadores involucrados esperan terminar el acuerdo antes de las elecciones presidenciales del 4 de noviembre, según algunos medios.

Hoy, el periódico “USA Today” señaló que tanto General Motors como el fondo de inversiones Cerberus -propietaria del 80,1 por ciento del accionariado de Chrysler- confían en una rápida resolución de las negociaciones y que el gobierno federal proporcionará ayudas económicas para completar el acuerdo.

También hoy, el periódico “The Detroit News”, dijo que el fundador de Cerberus, Stephen Feinberg, está presionando para que GM y Chrysler lleguen a un acuerdo lo antes posible.

Mientras, el rotativo dijo que el consejero delegado de GM, Rick Wagoner, tiene dudas sobre la conveniencia de fusionar dos fabricantes de automóviles deficitarios a pesar de que el presidente de GM, Frederick Henderson, y el vicepresidente, Bob Lutz, apoyan el acuerdo.

Wagoner ya se opuso en 2006 a la fusión entre GM y Nissan-Renault, tal y como quería el entonces principal accionista individual de General Motors, el multimillonario Kirk Kerkorian.

Precisamente, al parecer Nissan-Renault también está considerando una oferta por el Grupo Chrysler, según han publicado varios medios de comunicación, a pesar de que oficialmente la compañía francesa ha negado tener interés en un posible acuerdo.

A pesar de lo publicado en los últimos día sobre la fusión de los dos fabricantes de automóviles, ni General Motors ni Chrysler o Cerberus han confirmado oficialmente que están negociando.

“The Detroit News” dijo que la revelación la semana pasada de que las dos empresas estaban negociando ha provocado ciertas complicaciones, lo que explicaría el silencio de todas las partes implicadas.

Por su parte, “The Wall Street Journal” afirmó en su edición de hoy que GM ha empezado las conversaciones formales para la venta de la marca Hummer, especializada en la producción de todoterrenos de gran tamaño y elevado consumo.

La venta de Hummer, cuyas ventas se han desplomado a medida que los precios del petróleo se disparaban en los pasados meses, está relacionada con la posible compra del Grupo Chrysler, empresa que produce vehículos bajo las marcasChrysler, Dodge y Jeep.

Por un lado proporcionaría liquidez a las arcas de GM en un momento en el que varios analistas han indicado que la compañía necesita varios miles de millones de dólares para poder funcionar sin problemas hasta finales del 2009.

Por otro, parece que GM estaría interesado en mantener sólo la marca Jeep, especializada en la producción de todoterrenos.

Según lo publicado en las últimas horas, las conversaciones están perfilando un futuro en el que GM absorberá las marcas de Chrysler y se hará con los más de 11.000 millones de dólares en efectivo que el tercer fabricante de automóviles estadounidense tiene en sus arcas.

General Motors cerraría numerosas factorías e instalaciones del Grupo Chrysler y aprovecharía los 11.000 millones de dólares en efectivo para financiar sus operaciones hasta el 2010 cuando los analistas preven la recuperación del mercado estadounidense.

General Motors ha perdido casi 19.000 millones de dólares en los primeros seis meses del año y los analistas calculan que tiene un déficit mensual de mil millones de dólares.

El mayor fabricante estadounidense de automóviles contaba en junio con 21.000 millones de dólares en efectivo y en otros instrumentos financieros, así como acceso a 5.000 millones de dólares en créditos. Cerberus adquirió en 2007 a la alemana Daimler el 80,1 por ciento del Grupo Chrysler a cambio de 7.200 millones de dólares.

Inmediatamente después de su adquisición, analistas y líderes sindicales expresaron su temor de que Cerberus estaba interesado en la liquidación del fabricante de automóviles.

Tanto los directivos del fondo de inversiones como los nuevos gestores de Chrysler afirmaron que los planes de Cerberus eran quedarse con el fabricante a largo plazo.

Pero Feinberg teme que el sector del automóvil estadounidense esté a punto de reventar y quiere que Cerberus esté fuera de Chrysler antes de que eso pase.

J.D. Power advirtió la semana pasada de que las ventas de automóviles en todo el mundo se pueden “colapsar” el próximo año.

Para 2008 las ventas de vehículos nuevos en Estados Unidos no llegarán a los 14 millones de unidades, 2,1 millones menos que en 2007, y que se hundirán hasta los 13 millones en 2009.

Comenta o Pregúntanos