Industria y Renault acuerdan buscar nuevas posibilidades industriales en Castilla y León

Industria y Renault acuerdan buscar nuevas posibilidades industriales en Castilla y León

image
Ghosn confirmó al ministro Sebastián que en 2009 su marca producirá un 15% más en España debido al lanzamiento de la tercera generación de Mégane. Además, va a participar en la fabricación de un millón de coches eléctricos.

No será por optimismo ni voluntarismo. Miguel Sebastián, ministro de Industria, sostiene que el porvenir del automóvil en España «es brillante» y está convencido, además, de que el coche eléctrico de Renault va a fabricarse en sus plantas de Castilla y León.

Ambos extremos se antojan todavía hipotéticos, aunque la visita de Sebastián al despacho parisino de Carlos Ghosn, presidente de la compañía francesa, ha servido para despejar los temores de cierres y despidos que pueden concernir a las fábricas españolas de Renault, en Valladolid y Palencia.

La prueba está, según el ministro, en que la marca va a aumentar un 15% su producción en territorio español durante 2009. Un incremento que viene dado, según el mismo Sebastián admitió, debido al lanzamiento de la tercera generación del Mégane.
El ministro de Industria, Miguel Sebastián y Patrick Pélata, director general de Renault ayer en París.
ampliar foto
El ministro de Industria, Miguel Sebastián y Patrick Pélata, director general de Renault ayer en París.

«Ha sido un primer contacto positivo y lleno de esperanza, porque el futuro de la industria del automóvil en España es brillante a pesar de la situación coyuntural de crisis que está viviendo Europa», explicaba el ministro. Coyuntural o no, la crisis ha puesto en el camino del despido a 1.680 empleados de Nissan en Barcelona.

Una emergencia laboral de la que no se ocuparon ni Ghosn ni Sebastián. La excusa fue que el escenario de la cumbre era Renault y no la marca nipona. Sebastián se limitó a decir que piensa ocuparse del asunto «en las próximas semanas» y que mantendrá una reunión con la jerarquía de Nissan. Además, hay que precisar que, tras las salutaciones de rigor, Ghosn dejó el peso de la entrevista con el ministro español a su nuevo ‘número dos’ Patrick Pélata, que fue quien discutió los temas de la agenda.

El objetivo de la reunión de ayer, al cabo, era reivindicar mayor carga de trabajo para las fábricas de España y en particular, la construcción de vehículos eléctricos de Renault. Tres países, Israel, Dinamarca y Portugal, ya forman parte de la estrategia de la firma francesa respecto a este tipo de coches, mientras que las opciones industriales de Castilla y León dependen de los progresos de un grupo de trabajo bilateral.

Bilateral porque lo formarán actores principales de Renault y la secretaria de Industria, Teresa Santero, que acompañó al ministro a la reunión en la que también estuvo Jean Pierre Laurent, que asumirá la presidencia de la filial española el próximo 1 de enero.

En los meses que quedan por delante van a analizar las posibilidades de nuevas actividades industriales en la región. El ministro ha puesto especial énfasis en la fabricación de coches eléctricos, pero no se desdeñarán otras posibilidades. Ambas partes han estipulado llegar a conclusiones específicas en febrero de 2009, respecto a las que, de momento, no existe el menor compromiso vinculante.

Lo que sí existe es el optimismo de Sebastián, que está seguro de que España va a participar en la fabricación de un millón de coches eléctricos. Pone como fecha el año 2014 y se remanga la camisa porque «hay que ponerse a trabajar ya».

Comenta o Pregúntanos