Renault afina el lanzamiento en España del Mégane III

Renault afina el lanzamiento en España del Mégane III

image
El precio de salida del coche será netamente inferior al de la mayoría de sus rivales directos.

Renault prepara el lanzamiento en España de la tercera generación del Mégane, para evitar un ‘pinchazo’. Se trata de un modelo de vital importancia para la compañía y su filial española, la segunda más importante a nivel mundial.

Uno de los dilemas a los que se enfrenta la marca francesa es el de definir el equipamiento del nuevo automóvil. En particular, el de las versiones que montarán motores diésel. El problema radica, en concreto, en el filtro de partículas de los diésel. Este elemento representa un coste adicional de unos 200 euros. Una cifra apreciable en un segmento cuyo cliente es muy sensible al precio.

Por ello, y porque en España no existen los incentivos que ya han instaurado otros países europeos para popularizar esta tecnología, Renault estudia si incorporarla o no de serie.
Renault afina el lanzamiento en España del nuevo Mégane
ampliar foto

Como alternativa, se contempla también la posibilidad de ofrecerlo como una opción o simplemente eliminarlo de los vehículos que se vendan a clientes particulares. En cambio, el filtro sí se instalaría como equipo de serie en los destinados a flotas.

Por otra parte, después de una serie de estudios, en la marca francesa se ha decidido que se detenga la producción de las versiones de tres y cinco puertas de la segunda generación del Mégane –la que actualmente se encuentra a la venta– tan pronto como se hayan cumplido todos los compromisos de suministro.

Las versiones que las sustituirán irán llegando al mercado a lo largo del próximo año y medio.

Inicialmente se planteó mantener la producción en Palencia de una serie, denominada Mégane Campus, que estaría basada en el modelo que ahora desaparece. Los coches contarían con un amplio equipamiento y su precio sería, además, muy competitivo.

La fórmula ya se ensayó cuando comenzó la comercialización de la tercera generación del utilitario Clio. Sin embargo, transcurrido un tiempo, se comprobó que las ventas de su sucesor estaban viéndose afectadas por las del Clio Campus, que aún sigue en producción en la planta eslovena de Novo Mesto. En vista de ello, de la difícil situación en la que se encuentran la mayoría de sus mercados y del escaso entusiasmo que el Laguna III está despertando en la mayoría de los países europeos, los responsables del lanzamiento del nuevo Mégane han decidido no tentar a la suerte y llevar a cabo el relevo de forma natural.

Además, la marca francesa ha optado por poner en marcha una política de precios bastante agresiva, ya que éste es un argumento decisivo a la hora de adquirir un vehículo de este tipo. Por ello, las tarifas del Mégane III se moverán entre los 14.500 y los 21.500 euros, por debajo del de la mayoría de sus rivales.

La producción del X95, que es el nombre que el coche ha tenido durante su proceso de desarrollo, está ya a pleno rendimiento en la factoría de Palencia. Desde el pasado 15 de septiembre, esta planta ha vuelto a recuperar los tres turnos de trabajo, lo que ha supuesto la contratación de cerca de 1.000 personas, que se incorporarán de forma paulatina.

Estos nuevos empleos forman parte del acuerdo que Renault firmó con la Junta de Castilla y León, y que tiene vigencia hasta el año 2010. En virtud de este convenio, la marca se compromete a firmar 4.200 nuevos contratos, un número que dadas las actuales condiciones del mercado podría verse reducido. La producción diaria de la planta de Palencia debería superar las 1.100 unidades diarias del compacto.

Comenta o Pregúntanos