Chrysler confirma el lanzamiento de 24 modelos en los próximos tres años

Chrysler confirma el lanzamiento de 24 modelos en los próximos tres años

image
No es noticia saber que una compañía está trabajando en renovar su catálogo, pero cuando hablamos de Chrysler, es casi como ver la luz al final del túnel. En un mensaje enviado a todos los empleados, concesionarios, proveedores y accionistas de la compañía, Bob Nardelli, consejero delegado del Grupo Chrysler, ha desglosado brevemente sus planes para el futuro. A saber: mejorar la calidad de sus productos, renovar la relación entre los concesionarios y los consumidores, introducir nuevos vehículos, y ampliar su mercado con alianzas globales que ayuden a llenar los huecos en el catálogo del fabricante.

Para ello, hace falta dinero. Y a eso va Chrysler. La firma de Auburn Hills ha conseguido reducir sus gastos en 3.400 millones de dólares. Este ahorro, único al préstamo concedido por la Casa Blanca, será aprovechado para invertir con fuerza en nuevos modelos: 24 lanzamientos de aquí a 2011. Cualquiera sabe que la mayoría serán refrescos, pero dentro de ese número también se engloban las nuevas generaciones de los Jeep Grand Cherokee, Dodge Charger, Dodge Durango y Chrysler 300. Este último es uno de los coches más esperados en los últimos años, tanto por su importancia económica, como por su papel simbólico (a fin de cuentas, se ha convertido en el rostro de la empresa).

El desarrollo de vehículos eléctricos bajo el programa ENVI y los nuevos urbanos potencialmente co-desarrollados junto a Fiat serán también objeto de inversión. Los motores V6 Phoenix siguen en camino, al igual que los planes para tener varios modelos a baterías a corto y medio plazo; uno en 2010, y cuatro en 2013.

Mientras tanto y como ya comentábamos, Chrysler y Fiat seguirán trabajando en ver cómo pueden ayudarse la una a la otra. De rubricarse un acuerdo definitivo, Fiat recibiría el 35% de Chrysler a cambio de la tecnología necesaria para fabricar varios modelos pequeños. Nardelli no se corta un pelo al mencionar que el intercambio no será económico, por lo que el dinero de los contribuyentes estadounidenses está a salvo. Además, Fiat proporcionará ayuda en la reestructuración de Chrysler, ofreciendo los conocimientos ganados durante la Era Marchionne.

¿Suficiente? El tiempo lo dirá. De entrada creo que estamos todos particularmente intrigados sobre la forma en que podría fructificar su alianza con Fiat. Y qué vamos a decir del secretismo con el que está trabajando en los nuevos Grand Cherokee y 300. Estos son tiempos difíciles para Chrysler, pero también emocionantes para cualquier seguidor del Grupo.

Comenta o Pregúntanos