Chrysler solicita 2.000 millones de dólares más en su plan de viabilidad

Chrysler solicita 2.000 millones de dólares más en su plan de viabilidad

image
Y seguimos con las noticias de tipo económico, más concretamente con el plan de viabilidad de Chrysler, que también conocimos ayer por la tarde-noche. La más pequeña de las tres de Detroit se adelantaba una hora y algo a GM en presentar sus planes de supervivencia, y lo hacía (cómo si no) pidiendo más dinero de las arcas públicas.

A los 4.000 millones de dólares ya recibidos (3.175 millones de euros aproximadamente al cambio de hoy) y los 3.000 millones de dólares (2.380 millones de euros) que el departamento del tesoro hará entrega de manera inmediata, Chrysler pide un extra de 2.000 millones de dólares más (1.590 millones de euros) para ayudar a poder llevar a cabo su plan de viabilidad al completo. De esta manera, la deuda total de Chrysler con el departamento del tesoro se elevaría a 9.000 millones de dólares (7.140 millones de euros).
Todo este plan de Chrysler se asienta sobre una estimación de ventas medias anuales de vehículos en su mercado nacional de 10,1 millones de unidades de 2009 a 2012 (una media algo inferior a la propuesta por GM en sus previsiones para los dos próximos ejercicios).

Los puntos más determinantes de todo el plan los podemos resumir en las siguientes medidas básicas:

* Cerrar el acuerdo de intenciones con Fiat, para que Chrysler pueda comercializar vehículos de pequeño tamaño y mayor eficiencia energética.
* Ampliar su red de distribución en países emergentes.
* Renovar su gama de modelos de cara a 2010 (300C, Grand Cherokee, Dodge Charger, Dodge Durango y Dodge RAM). En un rato os ponemos algún dato más de estas renovaciones.
* Ampliar su gama con el lanzamiento de sus modelos eléctricos desarrollados bajo el plan ENVI (recemos para que el 200C esté dentro de estos planes, y no se reduzcan al Dodge Circuit EV)

Los planes incluyen, además, un recorte de 700 millones de dólares (555 millones de euros) en los costes operativos de la compañía (entendemos que anuales), así como el despido de nada menos que 3.000 trabajadores, con idea de reducir la capacidad productiva en 100.000 unidades anuales.

La casa del pentágono estrellado pretende también vender activos de la compañía que actualmente no están produciendo beneficios, y espera sacar de ellos unos 300 millones de dólares (240 millones de euros, aproximadamente). Tres modelos de entre todas las marcas de la sociedad desaparecerán de los concesionarios.

El plan de reestructuración es larguísimo (177 páginas) así que resumirlo en unas pocas lineas es algo complicado. Es por ello que si quieres más información (o algo para leer esta noche si tienes problemas para conciliar el sueño) puedes encontrarlo en formato PDF y perfecto inglés haciendo clic aquí.

Comenta o Pregúntanos