Controles de alcoholemia: tus derechos

Controles de alcoholemia: tus derechos

El conocimiento es la mejor de las armas. Por este motivo, saber cuáles son tus derechos en una prueba de alcoholemia resulta esencial para presentar las alegaciones pertinentes. La mayoría de los conductores no los conocen, una realidad que esperamos cambiar con este reportaje.

Sábado, 03:00 de la madrugada, control de alcoholemia. Un habitual de las carreteras españolas. Como conductor debes saber que tienes una serie de obligaciones si eres detenido en un control de la Policía o la Guardia Civil. No obstante, también disfrutas de diversos derechos que has de tener muy presente cuando seas sometido a una prueba. Estos son vitales en caso de que consideres injusto el trato y la sanción que te hayan impuesto: la violación de cualquiera de ellos es una valiosa prueba en el momento de recurrir la multa.
Alcohol, la cantidad importa

Evidentemente, no es lo mismo haberse tomado tres cervezas que tres copas de whisky. Pero la realidad es que, se puede dar positivo con la ingesta de tres vasos de vino o cerveza (depende de diversos factores físicos y como afecte al organismo) y ello implica una falta muy grave que es duramente penada. No obstante, no has de olvidar que la mejor tasa para conducir es 0,0: evita el alcohol cuando vayas a coger el coche.

¿Qué dice la ley? — Está considerada una infracción administrativa muy grave: superar en 0,50 gramos de alcohol por litro de sangre o en 0,25 miligramos de alcohol por aire espirado. (Multa: de entre 300 y 600 euros; de 4 a 6 puntos del carné; retirada de un mes del permiso de conducir)

— Está considerado delito penal: superar la tasa de alcohol en 1,2 gramos por litro de sangre o en 0,60 miligramos por litro de aire espirado. (Penas de prisión de 6 a 12 meses o multa de 360 hasta 144.000 euros. Trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días. Retirada del carné entre uno y cuatro años).

— No obstante, aun no superando la tasa de 0,60 o incluso no dando positivo (por ejemplo en el caso de que el conductor se niegue a someterse a la prueba o que exista un fallo en el etilómetro), puede ser considerado delito penal.

Aunque se beba una poca cantidad de alcohol, se puede dar positivo. La mejor opción es 0,0.

Control de alcoholemia, ¿qué pasa si doy positivo?

Esta prueba no ha cambiado desde su regulación legislativa, puesta en vigor en 2003: se somete al conductor a un análisis mediante un dispositivo electrónico conocido como alcoholímetro o etilómetro. Éste se encarga de medir cuantitativamente el grado de impregnación alcohólica en el organismo del conductor sometido a la prueba.

No olvides que existe la posibilidad de que el resultado sea un falso positivo, que se debe, en la mayoría de los casos, al fallo o deficiencia del alcoholímetro. Por este motivo, cualquier conductor tiene derecho a solicitar una segunda prueba. El tiempo mínimo que debe transcurrir entre el primer y el segundo análisis debe ser de diez minutos; si no, la prueba no será valida. Debes tenerlo muy presente si quieres recurrir.

Si la segunda prueba también es positiva, los agentes proceden a emitir la sanción administrativa o, en caso de que la cantidad implique delito, a la detención del conductor. En cualquiera de los dos supuestos se inmoviliza el vehículo. Si en ese momento circulabas con otra persona y ésta se encuentra en plenas facultades y posee el permiso de conducir, se puede hacer cargo del coche. E incluso, según nos detalla Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), estás en tu derecho de llamar a un tercero para que venga a recoger tu vehículo y, como hemos constatado al asistir ‘in situ’ a un control de alcoholemia, es un hecho muy habitual en los positivos.

Por último, si no estás de acuerdo con el resultado de la prueba, puedes solicitar con total libertad un análisis clínico, ya sea de orina o de sangre. En caso de ser negativo, la Jefatura Central de Tráfico asumirá los gastos de laboratorio, pero si es positivo es el conductor quien debe pagar dicho coste.

Tras dar positivo, se debe realizar una segunda prueba de contraste, como mínimo, diez minutos después.

Otros de tus derechos en una prueba de alcoholemia

— El agente debe comunicarte en cada momento todos los procedimientos que va a realizar.
— Antes de ser sometido a la prueba, deben informarte de todos tus derechos.
— Puedes solicitar la documentación del etilómetro y el agente está obligado a mostrártela. En ésta debes comprobar que está homologado, que ha pasado las verificaciones anuales y el control metrológico correspondiente. Cualquier anomalía en la documentación resulta una valiosa prueba, pues no se puede determinar el correcto funcionamiento del dispositivo.
— Tienes derecho a presentar alegaciones en caso de no estar de acuerdo con el procedimiento y/o con el resultado y solicitar el testimonio de un testigo en caso de que lo hubiera. Los oficiales están para aclararte cualquier duda sobre este proceso.
— Recuerda que cualquier incumplimiento de tus derechos puede ser utilizado como prueba ante un juez a la hora de recurrir una multa de alcoholemia.

Desde Autopista.es te recordamos que lo ideal es coger el coche sin una gota de alcohol en tu sangre. No olvides que unas 1.500 personas mueren al año y 50.000 resultan heridas en accidentes de tráfico relacionados con el consumo de alcohol, y el 10 por ciento de los siniestros más graves están provocados por el consumo de drogas ilegales.

Comenta o Pregúntanos