El Ibiza cumple un cuarto de siglo

El Ibiza cumple un cuarto de siglo

image
Veinticinco años dan para mucho. Y más si hablamos de la vida de un modelo de automóvil. No es fácil estar tantos años al pie del cañón pero el Ibiza se ha convertido en santo y seña de Seat, con más de cinco millones de unidades vendidas desde que en 1984, se iniciara su comercialización.

Hoy, 27 de abril, se cumplen 25 años desde que salió el primer Seat Ibiza de la historia desde la antigua fábrica de Seat en la Zona Franca de Barcelona.

Seat lanzó este modelo para sustituir al desfasado 127. Desde entonces, se ha convertido en santo y seña de la marca española, al ser líder de ventas durante años. Encuadrado en el segmento B, actualmente supera los cinco millones de unidades vendidas, una cifra impresionante.

La primera generación, cuya comercialización se inició hace ahora 25 años, tuvo una gran aceptación entre los jóvenes durante casi una década, hasta que en 1993, Seat decidió crear la segunda generación. En estos nueve años, el Ibiza tuvo algún que otro retoque además de la inclusión de varias motorizaciones que no estaban previstas al inicio de su comercialización.

Esta primera generación tenía un aspecto muy robusto y gozaba de poca calidad en los acabados aunque con la entrada de Volkswagen en Seat, este problema vio su fin.

Ya en 1993, coincidiendo con la inauguración de la fábrica de Martorell, la segunda generación del Ibiza compartió plataforma con el Polo de Volkswagen. Estuvo a la venta hasta 2002, con dos rediseños. El más profundo tuvo lugar en 1999, con la inclusión del control de tracción TCS y el ESP por primera vez en este tipo de vehículos, lo que ha confundido a muchos de los compradores sobre si se trataba de una nueva generación o no.

Esta segunda generación nada tenía que ver con la primera. La entrada de Volkswagen dotó de calidad al Ibiza. Por primera vez se introdujo la tecnología TDI con los motores diésel. Su diseño exterior fue modificado para darle modernidad a un modelo que gozaba de gran aceptación entre los jovenes. El interior, algo más amplio que la versión anterior y el equipamiento, mejoró sensiblemente.

En 2002 arranca la comercialización de la tercera generación del Ibiza. Con un aumento significativo de equipamiento con respecto a la anterior generación, llama la atención la introducción de las versiones Cupra y FR, las más deportivas. En muchos mercados son los más demandados a pesar del sensible aumento de precio. Además, un atractivo diseño se unió a un elevado nivel tecnológico como la soldadura por láser.

En 2008, la cuarta generación del Ibiza que estrena la plataforma que después utilizan el Polo V, el Fabia III y el Audi A1.

El modelo, que representa el principal puntal de la marca española con el 45% de sus ventas, necesitó de 23 meses de desarrollo. Buena parte de la gama está exenta del impuesto de matriculación al no superar los 120 g/km de emisiones de CO2 lo que le confiere otro plus de cara al futuro comprador. En un principio se lanzó la versión de cinco puertas y después la de tres, denominada SportCoupé. Además, esta generación volvió a fabricarse en la planta de Martorell tras la decisión de Volkswagen de llevarla a Bratislava en 2002.

Además, Seat ha anunciado que incorporará durante el próximo mes de julio el nuevo motor 1.6 TDI CR, que ofrece un consumo medio de 4.2 litros a los 100 km. Con una potencia de 90 caballos, este motor sustituirá al 1.9 TDI de idéntica potencia y cumple con la normativa Euro5 que entrará en vigor en 2010. Sus emisiones se limitan a 109 g/km por lo que está exento del impuesto de matriculación. Su precio: entre 14.480 y 16.540 euros.

Comenta o Pregúntanos