Fiat desmantela la división eléctrica de Chrysler

Fiat desmantela la división eléctrica de Chrysler

La conferencia de Chrysler del pasado día 4 nos dejó un poco decepcionados. No tanto por las noticias en sí mismas, como por la falta de nueva información. Durante ocho horas estuvimos pegados al webcast y refrescando nuestros lectores RSS para ver qué se estaba cociendo en los pucheros de Sergio Marchionne, pero al final nos quedamos prácticamente con la confirmación de varios rumores que ya conocíamos y dos nuevos logos. Lo más importante nos ha ido llegando durante los días siguientes, y hoy podemos dar respuesta a una de las preguntas que todavía nos quedaban: ¿Qué sucederá con el programa Envi?

Según informa Reuters, Fiat ha decidido acabar con la división de vehículos eléctricos iniciada bajo el mandato de Cerberus. En palabras de un portavoz de Chrysler citado por la agencia de noticias “Envi será absorbido por el programa de desarrollo de vehículos convencionales”. Sergio Marchionne cree basándose en las estimaciones de los analistas que las ventas de automóviles a baterías sólo representarían entre un 1% y un 2% de las ventas totales de Chrysler, así que ha decidido centrarse en proyectos menos arriesgados mientras mejora la capacidad de los sistemas de almacenamiento eléctrico. No podemos culparle viendo la situación en la que se encuentra Chrysler, pero tampoco podemos evitar un cierto sentimiento de decepción.

La iniciativa Envi, lanzada en septiembre de 2008, vio la luz con el anuncio de tres prototipos eléctricos de propósitos bien diferenciados: el Chrysler EV, una versión del Grand Voyager con una mecánica muy parecida a la del Chevrolet Volt; el Jeep EV, un Wrangler técnicamente similar al monovolumen; y el Dodge EV, un Lotus Europa a baterías remarcado para la ocasión. Aunque la falta de metas públicas y la ausencia de noticias señalaba que todo se trataba de una maniobra para conseguir ayudas del gobierno estadounidense, Chrysler se tomó la molestia de rebautizar y rediseñar el modelo de Dodge, hasta el punto de que llegó a parecer posible su lanzamiento. Finalmente, nos quedaremos con las ganas.

¿Quiere decir esto que Chrysler se quedara para siempre con los motores de gasolina? Obviamente no. Cualquier ejecutivo con dos dedos de frente sabe que el futuro funcionará con baterías, y es conocido por todos que Fiat se encuentra trabajando en sistemas de propulsión eléctricos. Lou Rhodes, de hecho, ha dejado su puesto en la asimilada división Envi para dirigir el desarrollo de modelos sin emisiones para Chrysler y Fiat. Hasta que lleguen al mercado, el pentágono estrellado se limitará a comercializar vehículos con motorizaciones híbridas y convencionales.

Comenta o Pregúntanos