La compra de Opel por Magna, por el buen camino

La compra de Opel por Magna, por el buen camino

El comisario europeo de Industria, el alemán Günter Verheugen, ve la operación de compraventa de Opel -el denominado ‘New Opel’- en el buen camino, pese a los recelos expresados por su colega de la Competencia, Neelie Kroes, a las ayudas comprometidas por el Gobierno alemán a Magna.

Todos ven la necesidad o ven correcto darle una nueva oportunidad a esa empresa’, ha indicado Verheugen, en declaraciones a la radio pública alemana Deutschlandfunk.

Con los recelos expresados por Kroes, se pretende aclarar cuestiones de procedimiento, a ser posible rápidamente, ya que de otro modo podrían implicar un largo proceso de revisión, ha dicho Verheugen.

Kroes pide del Gobierno alemán garantías por escrito de que las ayudas prometidas -4.500 millones de euros- no están condicionadas a un único inversor, en este caso Magna.

El ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, ha expresado su confianza en que la operación de compra por parte de Magna no fracasará y que se encontrará ‘la respuesta adecuada a lo que solicita Kroes. El ministro ha admitido asimismo que probablemente ha habido algún malentendido por ‘ciertas declaraciones’.

Desde el Gobierno alemán se ha dejado claro, desde el inicio de las operaciones y mientras había otros potenciales inversores -como Fiat-, que Los últimos movimientos de Magna era su opción favorita.

En una carta a Guttenberg, la comisaria Kroes ha advertido al ministro de la existencia de ‘indicios significativos’ de que las ayudas prometidas por Alemania a Opel en la operación de compraventa acordada con Magna podrían violar las normas comunitarias.

Según la investigación preliminar de la CE, hay ‘indicios significativos’ de que la ayuda prometida por Berlín estaba ‘condicionada’ a que Magna, que cuenta con el apoyo del banco ruso Sberbank, fuese la elegida para hacerse con el control de Opel.

Berlín se ha comprometido a facilitar ayudas, créditos y avales por un importe de 4.500 millones de euros, para posibilitar la operación de compra, y aspira a que el resto de países implicados participen en la financiación.

Varios países en los que Opel tiene plantas, como España, Bélgica y el Reino Unido, habían expresado a Bruselas su preocupación ante un posible acuerdo de Alemania con Magna para que ésta diese un trato preferente a las fábricas en su territorio.

El acuerdo de compra-venta por parte de Magna debía haberse firmado el pasado jueves, pero la operación se postergó, al parecer por quedar aspectos pendientes de renegociación, entre ellos los recelos de la Comisión Europea.

Comenta o Pregúntanos