La F1 peligra

La F1 peligra

image
Después de que Ferrari perdiese su contencioso judicial con la FIA, cada vez parece más complicado que se alcance un acuerdo para que en 2010 se dispute un campeonato de F1 tal y como hoy lo conocemos. Para echar más leña al fuego, hay varios equipos interesados en entrar en el Gran Circo si se mantiene el límite presupuestario.

Las ganas de Max Mosley de perpetuarse en el sillón presidencial de la FIA están haciendo mucho daño a su campeonato estrella, la Fórmula 1. El problema nace de las próximas elecciones a dicho organismo, ya que Mosley trata de ganarse apoyos proponiendo normas disparatadas y, a cambio de no llevarlas a cabo, obtener la fidelidad de los votantes. Desde este punto de vista surge la propuesta del límite presupuestario y la F1 de dos niveles. Que hace falta recortar costes es un hecho, y los equipos están de acuerdo con ello (siempre y cuando se haga de forma gradual, y no de golpe como se pretende). Lo que de verdad chirría es el tema de las dos divisiones. Es totalmente absurdo tener dos reglamentos diferentes para una misma competición, y fruto de ello, las grandes marcas han amenazado con irse.

El límite presupuestario hace que nuevos equipos, entre los que no se encontraría el Barwa Addax Team de Alejandro Agag como se había especulado, se interesen por entrar en la F1. Antes del 29 de mayo tienen que estar las inscripciones realizadas, pero no significa que ese día se acabe la posibilidad de participar en F1 el año que viene. Si después de ese día aún quedan plazas libres (como mucho, puede haber 13 equipos) se podrán inscribir más escuderías a posteriori.

Los miembros de la FOTA tratan de llegar a un acuerdo que les posibilite presentar una propuesta común a la FIA para que el reglamento de 2010 tenga cierta coherencia. Sin embargo, la posición de Mosley es firme, y sus objetivos claros. Parece que la polémica y los tira y afloja se alargarán bastante, y solamente hay alguien que pueda solucionar esto, Bernie Ecclestone. El poseedor de los derechos comerciales de la F1 hará todo lo posible para que las grandes marcas, en especial el buque insignia, Ferrari, no abandonen la competición por una regla de tres bien sencilla. Si en la futura F1 compiten equipos como USF1, Epsilon Euskadi etc… (con todo nuestro respeto para ellos) pero faltan Ferrari, BMW, Renault y compañía, la audiencia de las carreras bajará considerablemente, con lo que también descenderán los ingresos por publicidad y patrocinio, y por tanto, Ecclestone perderá dinero, algo que no le gusta mucho al pequeño genio británico. Habrá que esperar todavía un tiempo para ver como se resuelve todo esto, pero desde Autosport.es no creemos que la F1 vaya a desaparecer como tal porque todas las partes se necesitan mutuamente y están condenadas a entenderse.

Comenta o Pregúntanos