Los empleados de Seat aceptan en referéndum que se congelen sus salarios

Los empleados de Seat aceptan en referéndum que se congelen sus salarios

image
Por una amplia mayoría, la plantilla de Seat votó en referéndum que se le congele el sueldo durante 2009 para apoyar que el Grupo Volkswagen adjudique la fabricación de un nuevo modelo Audi a la planta de Martorell.

La plantilla de Seat ha aceptado mayoritariamente esta congelación salarial como medida de apoyo a que la factoría de Martorell (Barcelona) -cuyos trabajadores tienen la media salarial más alta del sector- se adjudique la fabricación del Audi Q3 que permitiría el lanzamiento de un nuevo modelo para Seat.

La propuesta había sido impulsada por UGT en solitario, aunque en vista del resultado, CCOO ha decidido aceptar también la congelación salarial. Entre ambos sindicatos, los de mayor representación en la empresa, las diferencias residían en la paga mínima de 200 euros que propone UGT para 2011, a fin de compensar la congelación salarial de la plantilla en 2009. CCOO exigía que esta paga se plasmara en las tablas salariales.

Sin embargo, el presidente del comité ejecutivo de Seat, Erich Schmitt, alertó de que la planta de Martorell no podrá presentar su propuesta para producir el nuevo todocamino pequeño de Audi hasta que tenga el comité intercentros se comprometa a aceptar una congelación salarial por dos años.

Schmitt hizo estas declaraciones tras la presentación de resultados de 2008, la última que va a presidir, ya que ha anunciado su jubilación adelantada el próximo 1 de septiembre. El máximo ejecutivo de la marca española del Grupo Volkswagen insistió en que «sólo el compromiso firme del comité tiene validez jurídica y hasta que no lo tengamos no podemos empezar a competir con otras plantas del grupo», aclaró.

Por eso restó importancia al referéndum de Seat, en el que el 65,5% -votó el 76,4% de la plantilla- apoyó la propuesta de UGT de congelar los salarios este año y limitar la subida en 2010 a la mitad del IPC. «El referéndum supone un apoyo pero no tiene ninguna validez y no hubiera hecho falta si el comité hubiese adoptado la misma decisión por su cuenta», opinó Schmitt.

El presidente ejecutivo de Seat explicó que, además de la congelación salarial, es necesario conseguir el apoyo de las administraciones públicas, posiblemente a través de ayudas directas a la planta, e incentivos fiscales que él mismo ha negociado con las administraciones central y autonómica.

Aseguró que ha hecho todo lo posible para conseguir esos apoyos institucionales, pero que todavía no tiene en sus manos un paquete de medidas que le permita completar una oferta, con la que competir con otras fábricas para fabricar el modelo de Audi.

Mientras tanto, el tiempo corre en contra de Martorell porque aumentan las ofertas de diferentes plantas del grupo para fabricar el futuro modelo de Audi. El propio Schmitt confirmó que «ahora hay más competidores que hace unos meses». La planta de Volkswagen en Bratislava (Eslovaquia), la de Audi en Gyor (Hungría) e incluso la central de Audi en Ingolstadt (Alemania), aspiran a producir el Q3.

Conseguir este modelo es fundamental para Seat. Por un lado, supone poder llenar la capacidad de producción de la factoría catalana y, por otro, y posiblemente más importante, porque es la única opción para poder producir su propio todocamino, un modelo que derivaría el prototipo Tribu, presentado en 2007 en el Salón de Fráncfort. Producirlo por separado, supondría un coste demasiado alto para las posibilidades de venta de Seat, mientras que lanzarlo en paralelo con Audi, con el que tendrá muchos componentes en común, generaría economías de escala.

El Tribu, o como quiera que se llame en su versión comercial, es uno de los modelos que deben añadir nuevas ventas a la marca, para que pueda alcanzar un tamaño crítico suficiente -que ahora no tiene- que asegure su supervivencia. El pasado año, en Martorell, que tiene una capacidad de 550.000 unidades, se fabricaron 380.575 coches, un 7,7% menos que en 2007 y este año la cifra puede ser aún más baja. En 2008 las matriculaciones a cliente final de Seat descendieron un 14,6%, hasta los 368.104 coches.

Este año Seat tiene aprobados 59 días de regulación hasta junio, aunque el tirón del mercado alemán, gracias a las ayudas al achatarramiento, permitirán trabajar cuatro días más en la línea del Ibiza. Schmitt destacó que la medida puesta en marcha en Alemania «es buena para el mercado, el empleo, el Estado y el medio ambiente», incitando a la Administración española a aplicarla en lugar o conjuntamente con el Plan Vive.

Beneficios, pero con ayudas

Las deducciones fiscales y las aportaciones de algunas filiales han permitido al ‘holding’ Seat SA presentar un beneficio neto de 44,4 millones de euros en el ejercicio 2008.

Estas contribuciones han logrado enmascarar el resultado de la marca Seat, que registró unas pérdidas operativas de 141,2 millones de euros.

Los ingresos financieros, los dividendos de sociedades participadas -sobre todo de la planta de Landaben (Navarra), que produce el nuevo Volkswagen Polo y que tuvo un beneficio de 49 millones de euros- y las deducciones fiscales de las que se sigue beneficiando la compañía, le permitieron compensar esas pérdidas y cerrar el balance con beneficios.

Las pérdidas operativas habrían sido mayores sin una contención de los gastos generales, que disminuyeron un 33%, y un recorte de 11 millones en los gastos de personal, porque los ingresos sufrieron un recorte del 13,5%, respecto a 2007.

Lo paradójico es que la marca Seat, el ‘holding’ que agrupa a Seat SA y a las filiales comerciales en España, Portugal y Alemania, arrojó unas pérdidas de 78 millones de euros. Esto contrasta con los ocho millones de beneficio consignado en libros el ejercicio precedente.

En esta ocasión los peores resultados se deben a los malos resultados de las filiales comerciales.

Seat es la única de las sociedades consolidadas en el Grupo Volkswagen que cerró 2008 con pérdidas. Todo lo contrario de lo ocurrido con algunas marcas hermanas, como Audi o Volkswagen, que concluyeron el pasado año con los mejores resultados de toda su historia.

Corbacho asegura que el acuerdo no es extrapolable a otros sectores

Celestino Corbacho, ministro de Trabajo, elogió ayer la responsabilidad de los trabajadores de Seat, que votaron a favor de la congelación salarial. No obstante, indicó que se trata de una situación particular, y que, por lo tanto, «no hay que extrapolar el modelo a ningún otro lugar».

En declaraciones efectuadas en Bruselas, el responsable ministerial agregó que el hecho de que dos de cada tres empleados de la marca de Martorell -el 65,5%- apoyasen la contención de los sueldos no rompe el diálogo social, ya que obedece a «una situación concreta que se ha vivido en Seat, como se vivió en Nissan», según informan Europa Press y Efe.

En su opinión, la única conclusión que puede extraerse de la votación del miércoles es que «en un momento de dificultad», los empleados de Seat, han sabido hacer «un sacrificio para preservar el tejido productivo».

Señaló, asimismo, que confía en que esta demostración de madurez por parte de los sindicatos permita una creciente integración de estas organizaciones en la toma de decisiones dentro de las empresas.

Agregó que «estaría bien que los altos directivos tomaran ejemplo de la responsabilidad demostrada por las trabajadoras y los trabajadores de Seat».

La aprobación del acuerdo de congelación salarial fue igualmente saludado por los sindicatos mayoritarios.

UGT

Cándido Méndez, secretario general del sindicato socialista, destacó que los trabajadores de Seat «han predicado con el ejemplo» y han mostrado cómo hay que comprometerse para asegurar el futuro de una empresa.

Añadió que esta decisión colectiva debe estar acompañada de medidas de austeridad, como el «recorte de [los] escandalosos dividendos».

CCOO

Ignacio Fernández Toxo, máximo dirigente de la central obrera, saludó la decisión de los trabajadores de Seat, pero agregó que la congelación salarial debe ser una medida excepcional y no debe convertirse en un «chantaje».

CGT

Considera que es «una farsa» que una empresa que ha tenido un beneficio de 44 millones de euros pida dos años de congelación salarial a su plantilla.

PATRONAL

Fomento del Trabajo alaba el sacrificio hecho por los trabajadores de Seat y alaba la actuación coordinada de la empresa y sus empleados.

GENERALITAT

El Gobierno catalán considera que con este acuerdo ha quedado despejado el camino para la adjudicación a la planta de Martorell de la producción del Audi Q3.

Comenta o Pregúntanos