Mazda CX-7 2010

Mazda CX-7 2010

image
El Mazda CX-7 es el modelo de la marca japonesa que congenia características de SUV con características de berlina, determinando un modelo de buen uso y comodidad para la carretera y la ciudad con ciertas aptitudes, aunque muy discretas, para salir fuera de estos dos campos. En Ginebra se ha presentado el modelo para este año que renueva ciertos aspectos de su diseño y además obtiene para su gama un nuevo motor diésel. Este modelo lleva dos años fuera de Japón y ha tenido un éxito variado, con gran acogida en Norteamérica y escaso recibimiento en Europa.

Con el fin de neutralizar estos negativos movimientos por el viejo continente Mazda ha decidido aplicarle un pequeño lavado de cara. Estéticamente mantiene esa actitud de coupé elevado y de utilidad gracias a sus cinco puertas aunque con ciertos caracteres renovados como una parrilla rediseñada, con ciertos recuerdos al nuevo Mazda 3, con unos nuevos parachoques en ambos extremos con aspecto más juvenil o con unas nuevas llantas en 19 pulgadas. En cuestión de medidas permanece invariable con sus 4.68 metros de longitud, 1.87 metros de anchura y 1.65 metros de altura junto a una distancia entre ejes de 2.75 metros.

Estas mejoras parecen trasladarse además al interior en el que Mazda promete demostrar su trabajo con un nivel de ruidos mucho menor, gracias a los nuevos aislantes instalados, y a un general mayor nivel de los materiales empleados. Aún con ello el CX-7 muestra una importante habitabilidad para sus cinco ocupantes y un diseño bastante clásico, con el salpicadero terminado de forma recta y una consola central sin nueva orientación. Esta parte ha recibido mejoras, incorporando también las salidas del aire redondeadas y los displays de información y de navegación en la parte superior.

La nueva pantalla de información citada es sólo una de las novedades en cuestión de equipamiento pues también se ha mejorado la calidad del navegador integrado y se mantiene el climatizador, la conexión Bluetooth para el manos libres móvil en un nuevo equipo de sonido MP3, el sistema de visión trasera para el aparcamiento, etc. En seguridad el CX-7 incorpora más de seis airbags, el control de estabilidad, una nueva dirección asistida variable o un sistema que alerta con las luces cuando se realiza una deceleración muy brusca, tratando de evitar una posible colisión.

El propulsor principal del Mazda CX-7 sigue siendo el feroz MZR turbogasolina de 2.3 litros y 260 CV a 5.500 rpm , un potente motor disponible desde el inicio y que hace de las suyas en el pequeño Mazda 3 MPS. Ofrece un fulgurante par máximo de 380 Nm recogido a las medianas 3.000 vueltas, capacitándolo para elevarse en velocidad hasta los 210 km/h y para asentar una aceleración de sólo 7.9 segundos hasta los 100 km/h. El consumo es alto pero lógico para este modelo, rondando los 10.2 l/100 km de media. Mecánicamente la novedad recae en un más económico motor turbodiésel.

El 2.2 litros DISI, fabricado con la última tecnología common-rail de inyección directa, propone una salida de 173 CV de potencia a 3.500 rpm y un par máximo de 400 Nm que se dispone desde las bajas 2.000 vueltas. Para las generosas medidas geométricas y en peso del CX-7 lo cierto es que este potente impulsor es muy ahorrativo, generando un consumo medio de 7.5 litros cada 100 km. A la par sus medidas de rendimiento son muy correctas, teniendo en cuenta de nuevo los parámetros anteriores: resta 11.3 segundos para alcanzar el centenar de km/h y su valor máximo en el velocímetro ronda los 200 km/h.

Ambos modelos acogen de serie la tracción total de Mazda denominada Active Torque-Split All-Wheel Drive. Este tipo de tracción a las cuatro ruedas no permanente juega con el par transmitido a cada eje, partiendo de una situación estándar de 100 % / 0 % para los ejes delantero y trasero. La máxima distribución hacia el tren trasero se produce en ocasiones de pérdida de adherencia proporcionándose la fuerza en un 50 % / 50 % para cada eje. La utilización de la transmisión delantera por defecto contribuye a minimizar el consumo.

Podría decirse que tiene entre sus rivales al compatriota Nissan Murano al Peugeot 4007, y por consiguiente al Citroën C-Crosser y al Mitsubishi Outlander pues estos tres modelos comparten plataforma entre otras cosas. Estaremos atentos a nuevos detalles y al impacto de su renovación en el mercado continental, especialmente en el nuestro.

Comenta o Pregúntanos