SsangYong España tranquiliza a sus clientes

SsangYong España tranquiliza a sus clientes

image
No es ningún secreto que la delicada situación que está atravesando SsangYong ha disparado los temores de los clientes de la marca surcoreana. Hay gente que cree que el fabricante se encuentra al borde de su desaparición o en riesgo de quedarse sin piezas de repuesto; un panorama que han querido aclarar desde SsangYong España mediante un comunicado oficial que te dejamos tras el salto.

Al margen de las explicaciones de la casa, resulta especialmente interesante eso de que “hay varias empresas interesadas en entrar en SsangYong, entre ellas fabricantes de automóviles de diferentes nacionalidades”. Recordemos que SsangYong es actualmente propiedad del grupo chino SAIC, a su vez, dueño de los restos de MG Rover.

Nota de prensa:

LOS CLIENTES DE SSANGYONG PUEDEN ESTAR TRANQUILOS
Madrid, 29 de Enero de 2009

Las diferentes noticias aparecidas en los medios hacen necesaria una serie de aclaraciones sobre la situación real de SsangYong en nuestro país. SsangYong España, S.A. cuenta con un stock de recambios y accesorios suficiente para abastecer a todos sus clientes hasta que el fabricante resuelva su situación. La red de concesionarios de SsangYong es muy fuerte y tiene presencia en toda España, un total de 70 concesionarios y más de 80 puntos de asistencia garantizan la atención, tanto en venta como en postventa, a todos sus clientes.

SsangYong en Corea está pasando por unos momentos de tensión debido al descenso de las ventas, la falta de liquidez y la necesidad de ajustar la masa laboral, por todo ello necesita un plan de reestructuración general. Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre los accionistas y los trabajadores, los gestores de la sociedad decidieron, el pasado 9 de enero, presentar una solicitud de Concurso de acreedores.

El Concurso de acreedores en Corea se ajusta al Capitulo 11 de la legislación Norteamericana, diferente de la que tenemos en España. La Compañía solicita ayuda al Estado, a través de un juez, quien congela el pago de las deudas y al mismo tiempo nombra un interventor externo que tiene las funciones de Consejero Delegado, cuyo objetivo principal es realizar un plan de reestructuración que haga viable la empresa.

Los plazos son muy rápidos; en un periodo máximo de 1 mes se hace un estudio pormenorizado de la compañía, y se toma la decisión de si se nombra el interventor y se realiza el plan de reestructuración, que en el caso de SsangYong está prácticamente garantizado, debido al potencial que tiene la marca así como al impacto que puede tener en la economía coreana. Después el plan tiene que estar realizado en unos 3 meses más, durante este tiempo es muy probable que se realicen los recortes de personal, pero ya con la colaboración del gobierno.

Acabado el plan de reestructuración se devuelve la compañía a los dueños con unos muy probables cambios accionariales que dan entrada a los acreedores en alguna medida y a posibles nuevos socios. Hay varias empresas interesadas en entrar en SsangYong, entre ellas fabricantes de automóviles de diferentes nacionalidades. Estos accionistas deben aportar las condiciones que aseguren el funcionamiento estable de la Compañía promulgada por el juez.

Compañías como KIA en 1998, Daewoo Motor en el 2000, Delphi en 2005 o Delta Airlines se han acogido a ese modelo de Concurso de acreedores o Capítulo 11, como todo el mundo sabe, todas ellas superaron con éxito ese período, y con total seguridad SsangYong también lo hará.

Comenta o Pregúntanos