Audi recupera la hegemonía en Le Mans con un triplete histórico

Audi recupera la hegemonía en Le Mans con un triplete histórico

En Le Mans, para acabar primero, primero hay que acabar. La velocidad pura no lo es todo, y forzar tus coches al 100% puede tener resultados fatales. Ese es el resumen que ha de sacar Peugeot de esta carrera. Ha perdido el coche #3 en las primeras horas de carrera porque tenía el monocasco tocado por un salto en los entrenamientos, hasta que ha acabado por arrancar la suspensión delantera.

El coche #1 ha padecido dos problemas. Uno relativamente pronto, con la rotura de un alternador, algo que a fin de cuentas “se puede perdonar”, pero después, en una lucha a la desesperada por la victoria, marcando vueltas más rápidas que la propia pole, ha acabado por reventar el motor. El coche #2 reventaba el motor esta mañana después de 16 horas de carrera, con problemas en el turbo al parecer.

Esto ha colocado en condiciones de conseguir el triplete a los coches de Audi, que a la postre sólo eran dos o tres segundos por vuelta más lentos que los franceses, pero han sabido guardar sus cartas, y no apretar las máquinas hasta romperlas. No ha ganado el coche más rápido, pero sí el más efectivo.

Y en este sentido, llama la atención que el mejor Audi, el #7, se haya quedado sin la victoria por un accidente menor que le ha retrasado en la clasificación.

El 908 de Oreca ha partido un palier, y de no haber sido así podría haber luchado por la victoria, pues el rendimiento del coche en el vuelta a vuelta era similar al de los oficiales, aunque las paradas en boxes eran más largas. A hora y poco del final el coche de Oreca acababa reventando el motor… Y con esto quedaba claro que el motor nuevo del equipo francés, siendo mucho más potente que el alemán, también es mucho más frágil.

El mejor Aston ha quedado por detrás del primer LMP2, después de que el coche 008 reventara su motor con menos de una hora por delante para acabar la carrera…

En LMP2 ha vencido, como era de esperar, un coche de Highcraft con motor Honda, mientras que en GT1 se ha confirmado la victoria de Saleen con su S7R después de la debacle de los Ford GT y los problemas del Corvette de Luc Alphand.

En GT2 hemos visto una de las luchas más bonitas entre el Ferrari de Risi y uno de los Corvette oficiales, pero al final ambos coches han quedado fuera de carrera por problemas técnicos, y luego, posteriormente, el otro Corvette oficial ha reventado también la mecánica.

Porsche, de esta manera, ha recuperado dos años después la victoria en GT2, mientras se rumoreaba por el box el trabajo en un nuevo LMP1 híbrido para 2011 de la casa de Stuttgart.

image

Comenta o Pregúntanos