Discutir en el coche aumenta el riesgo de accidente

Discutir en el coche aumenta el riesgo de accidente

Discutir con el conductor multiplica por tres el riesgo de sufrir un accidente de tráfico, según los estudios preliminares que la empresa Prevensis ha realizado para poner en marcha el Zen Car, un coche que mide el nivel de activación y la frecuencia cardiaca del conductor y que la compañía va a utilizar para establecer la relación entre emociones y conducción.

El proyecto, galardonado en la última edición de Premio de Seguridad de la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa), tiene como objetivo estudiar la relación entre el control emocional y el riesgo de sufrir un accidente para, una vez establecida la misma, poder recomendar medidas preventivas o de autocontrol que reduzcan ese riesgo.

El Prevensis Zen Car proporciona mediciones de diferentes ondas cerebrales y variables fisiológicas. Estos datos se cruzarán con los eventos ocurridos en el trayecto, que se grabarán en video. Los equipos utilizan una tecnología similar a la que usa el Ejército EE.UU para entrenar a sus pilotos y los deportistas de elite en su preparación psicológica para la alta competición.

De acuerdo a estudios previos, sólo un 27,8 por ciento de los conductores tienen un nivel suficientemente alto de control emocional. Los factores emocionales que más influyen son las tensiones personales del día a día, las peleas con los pasajeros durante el trayecto y las acciones de otros conductores, según la empresa. Pero no sólo las emociones negativas alteran la conducción, también determinados niveles de euforia provocan comportamientos de grave riesgo al volante.

Así, durante la calibración del Zen Car, la compañía ha comprobado que hablar por el móvil al volante incrementa hasta en un 27 por ciento la frecuencia cardiaca, cantar una de las canciones preferidas mientras conduces aumenta el ‘nivel emocional’ hasta en un 17 por ciento, un adelantamiento en carretera aumenta la activación hasta un 33 por ciento durante los tres minutos posteriores y conducir cansado aumenta la irritabilidad hasta en un 14 por ciento.

Comenta o Pregúntanos