Gemballa cierra sus puertas de manera definitiva

Gemballa cierra sus puertas de manera definitiva

El culebrón de Gemballa llega a su fin, pero aún con muchas incógnitas en el aire. Para refrescarnos la memoria, Uwe Gemballa – propietario del preparador de Porsche – desaparecía en Sudáfrica a principios de febrero. Los rumores pronto empezaron a aflorar, la propia Polizei germana se involucró en los intentos de búsqueda, que fueron infructuosos. Pronto empezaron a descubrirse trapos sucios, como la creación de una nueva socidad a nombre la madre de Uwe, y una conexión con un prófugo checo.

Este prófugo checo le había encargado un Gemballa MIG-U1, que se dice jamás fue entregado. El día antes de desaparecer la mujer de Gemballa ordenó una transferencia a una cuenta sudafricana de un millón de euros. Pistas muy sueltas que dejan entrever asuntos bastante oscuros a nivel económico-legal. El caso es que Gemballa no ha aparecido desde entonces, no sabemos muy bien que aventurar. Lo que sí es certero, es que la mujer de Uwe acaba de declarar en bancarrota el negocio de preparación.

Gemballa cierra sus puertas de manera definitiva

Las oficinas de Leonberg ya llevan vacías y desiertas desde finales de abril, momento en el que la liquidación de la firma de tuning se ha hecho efectiva. Así termina un negocio fundado hace 30 años, que ya pasó por una bancarrota en los años 90, rescatada por inversores privados en el último momento. Hemos sabido recientemente que la empresa se sometió a suspensión de pagos ya en enero, y que su visita a Sudáfrica tenía como primera escala, una parada en busca de inversiones en Dubai.

El organismo tributario alemán ha embargado las oficinas y los vehículos que había en taller, para poder pagar a los acreedores de Gemballa. Su mujer ha contratado a una firma de abogados para llevar a buen puerto la liquidación. Termina así una tradición de tuning que nos ha dejado vehículos como los espectaculares Avalanche basados en los 911 o el impresionante Mirage GT, basado en el Carrera GT. Puede que no fuesen del gusto de todos, pero seguro que han dejado una impresión en nosotros.

Comenta o Pregúntanos