Ginebra 2010: Porsche 911 Turbo S, cuando mucho no es suficiente

Ginebra 2010: Porsche 911 Turbo S, cuando mucho no es suficiente

Cuando toda la potencia del 911 Turbo te parece poca, es que eres un enfermo del mundo del motor… Como nosotros. Y aunque no te lo creas, parece que existe una cura posible: Se llama 911 Turbo S, y viene con 530 caballos, así como todo el arsenal de opcionales que se ofrecen en la variante normal, como son el control vectorial de la guiñada a través del reparto inteligente de par en las ruedas traseras, o las llantas monotuerca.

Obviamente, la estética no da el cantazo, pero es de estos coches que corren más de lo que aparentan, por más que aparente ser (y sea) un 911. Desgraciadamente (o afortunadamente, según se mire), como todo Turbo S, también es el canto del cisne de su generación, y no tardaremos en ver un nuevo nueve once que lo supere, una vez más.

Gallery: Ginebra 2010: Porsche 911 Turbo S

Comenta o Pregúntanos