No nos sacamos el carné de conducir

No nos sacamos el carné de conducir

El año pasado se han expedido alrededor de un millón de permisos y licencias de conducción, 363.894 menos que en 2008, lo que implica un descenso del 36 por ciento, según las cifras que maneja la Confederación Nacional de Autoescuelas de España (CNAE), que ha advertido de las ‘preocupantes’ consecuencias que puede tener este descenso para el sector.

A esta cifra habría que restarle los 144.802 permisos, fruto de los canjes con terceros países (que también se han reducido un 29 por ciento), por lo que, en realidad, la cantidad total de aspirantes a conductores que obtuvieron el carné en 2009 después de pasar por un centro de formación vial sumando las licencias quedaría en 861.791.

Es la cifra más baja desde 2003 y la primera vez que el número de permisos no llega a un millón. Además, una de las caídas más grandes se ha producido precisamente en el permiso B, que habilita para conducir un coche, y que ‘ha caído aproximadamente un 31 por ciento’, según ha indicado el secretario general de CNAE, Rubén Castro.

Por su parte, el número de permisos A1, para motocicletas ligeras, ha caído un 43 por ciento; el A, para motocicletas de mayor cilindrada, un 32,6 por ciento; el C1, un 9 por ciento; el C, un 23 por ciento; el D1, un 35 por ciento; el D, un 41 por ciento; y el E, un 26,6 por ciento. Así, las cosas, el único que ha aumentado ha sido el BTP, para conductores profesionales como los taxistas, que creció un 0,8 por ciento.

Menos de 8 alumnos nuevos al mes

Según estas cifras, la media de permisos y licencias por escuela y sección no llega a ocho alumnos nuevos al mes, mientras que si sólo se tiene en cuenta el permiso B esta proporción de nuevos alumnos apenas rebasa los 4,6 alumnos al mes, lo que ha disparado la alarma en las autoescuelas, que afirman que el sector está pasando ‘uno de sus peores momentos’ y achacan esta caída a la ‘situación económica que atraviesa el país’.

‘Nuestra gran demanda se produce en la franja de edad entre los 18 y 28 años, en ese momento, los estudiantes pueden valorarlo como una apuesta de futuro para entrar en el mercado laboral, pero como dependen fundamentalmente de la economía familiar, si la economía familiar en estos momentos es la que es y va de capa caída, evidentemente, el tema del permiso queda en un segundo plano’, ha explicado Castro.

Para CNAE, una posible solución para reactivar el sector, que hasta hace poco ‘se jactaba de no tener paro’, ha señalado Castro, es reactivar el carné por un euro al día, una iniciativa que ha nacido en noviembre de 2007 con una inversión de 50 millones de euros y se interrumpió en diciembre de 2008.

Se trata de que los jóvenes de entre 17 y 25 años pudiesen financiar su permiso de conducir de la clase B gracias a un crédito de entre 500 y 1.000 euros al 0 por ciento de interés. ‘Ayudaría también al sector de las autoescuelas, ya que al haberse reducido considerablemente el número de alumnos tenemos muchos vehículos parados y profesores de formación vial sin trabajo y además contribuiría a reducir el número de personas que conducen sin carné’, señala en un comunicado el presidente de CNAE, José Miguel Báez.

El programa, que podría beneficiar a unos 100.000 jóvenes al año, había salido adelante gracias a la cooperación entre el Gobierno, la DGT y CNAE, pero actualmente se encuentra, a juicio de las autoescuelas, ‘inexplicablemente se encuentra estancado’.

Comenta o Pregúntanos