Nuevo Kia Sportage

Nuevo Kia Sportage

Más grande, más ancho, más alto y más ligero que el modelo al que sustituye -90, 15 y 60 mm respectivamente, además de 91 kilos menos-, la tercera generación del Kia Sportage apuesta por un diseño robusto y agresivo que deja muy atrás a la segunda generación de este modelo que ha totalizado unas ventas de 860.000 unidades en su vida comercial y sigue avanzando las líneas maestras del diseño del mañana de esta marca coreana a la que se añadirán el año próximo los nuevos Kia Picanto y Rio.

El responsable de diseño de Kia, Peter Schreyer, no duda en tildar a este nuevo Sportage con el calificativo de ‘urbano amigable’ lo que denota que no se ha buscado darle un cariz demasiado campero pese a la posibilidad de desdoblarse como 4×2 o 4×4 –muy similar en su sistema al que ya conocemos en el recién comercializado Kia Sorento y sólo asociado a las dos mecánicas más potentes-, a la vez que se nos anuncia que las perspectivas de evolución de los SUV compactos en Europa son muy favorables hablando de ventas. Este nuevo Kia Sportage se fabricará en la planta eslovaca de Zilina y se ofrecerá con diez colores posibles de carrocería. Para cromatismo interior, monotono oscuro o posibilidad de toques coloristas en tono más chillones como el anaranjado.
En cuanto a mecánicas

Cuatro motores, dos gasolina y dos Diesel cubrirán una banda de potencias entre 115 y 163 CV y se combinarán con cambios manuales de cinco y seis relaciones y una opción automática de seis con posibilidad de modo sport –más adelante llegará como opción el control mediante levas en el volante-. Primero llegarán los más potentes -2.0 Diesel 136 CV y gasolina 163 CV- y antes de final de año será el turno de los motores menos tragones 1.7 Diesel 115 CV y 1.6 GDi 140 CV –primera incursión de Kia en la inyección directa de gasolina para ahorrar un 10 por ciento de combustible- que abrirán la gama Sportage en ambos tipos de combustible.

Tambiénse incorpora el start&stop a finales de año como opción en los motores más pequeños y que posibilitará que el nuevo Kia Sportage menos contaminante emita 138 g/km de CO2. Además, cerrando el capítulo ecológico, el casi obligatorio indicador de marcha eficiente se incluye de serie con dos formatos dependiendo de si nuestro Sportage es manual o automático.
Cambios visibles e invisibles

image

Novedades técnicas son también para este nuevo SUV la adopción de una dirección eléctrica que aportará mayor sensibilidad y precisión desde el volante con menores esfuerzos a la hora de conducir en ciudad y aparcar, y todo ello con una influencia final en el consumo de combustible. También es nueva la suspensión trasera que se moderniza apostando por el más efectivo y compacto multibrazo.

En el capítulo de seguridad, el ESP se ofrece de serie en toda la gama, combinado con sensores antivuelco que activan instantáneamente todos los airbags y pretensores de cinturones, control de arranque en pendiente y de descenso en cuestas pronunciadas –a 8 km/h-, así como puesta automática de luces de emergencia ante una frenada intensa…

Opcionalmente, podremos disponer de cámara de visión trasera para facilitar maniobras de aparcamiento, xenón en sus faros combinados con leds, acceso sin llave, arranque por botón.

Pese al crecimiento del vehículo hasta 4,4 metros frente a la anterior generación del Kia Sportage, el maletero permanece casi igual aunque la adopción de un nuevo sistema de suspensión trasero hace sus formas más aprovechables. De todos modos, presumen de una capacidad de maletero de 564 litros con los asientos traseros ocupados y hasta 1.353 litros si abatimos la banqueta trasera. También se ha trabajado en la insonorización del habitáculo para crear un ambiente mucho más relajado y menos fatigoso en la conducción y vida a bordo para conductor y ocupantes.

Comenta o Pregúntanos