París 2010: Ford Focus ST 2012

París 2010: Ford Focus ST 2012

Vaya por delante que no podemos sacar tacha técnica al Focus. Como compacto generalista su comportamiento ya está entre lo mejor del mercado, y la nueva generación piensa subir el listón aún más arriba; Kike ya te lo adelantaba ayer con su lista de motorizaciones y equipamiento, pero ahora, tocaba echarle el vistazo en vivo y en directo a la versión deportiva.

Lo cierto es que el ST, igual que el modelo normal, no ha causado la misma impresión a ambos lados del océano. Los compañeros de la prensa estadounidense se derriten solo con un ligero pestañeo de sus pilotos, pero si hemos de preguntar entre los medios europeos… la acogida está siendo algo tibia. Los hay que no digieren su enorme bocaza, casi nadie termina de encajar la zaga (dicho sea de paso, no es tan bestia en persona como en fotos oficiales) y en general, transmite una cierta sensación de desequilibrio estético, como si hubieran querido satisfacer gustos totalmente encontrados en un mismo coche.

Gallery: París 2010: Ford Focus ST 2012

Donde no hay pega posible es en los 250 CV de su motor 2.0 EcoBoost, y si hemos de hablar del habitáculo, sacarle defectos casi parece un ejercicio de pedantería (con la excepción si quieres de los relojes de la consola central, que podrían ser un poco más visibles). En términos generales, el coche en vivo nos deja igual que las fotos oficiales: confusos. Esperamos que el tiempo y los colores alternativos ofrecidos por Ford nos ayuden a acostumbrarnos de aquí a su lanzamiento en 2012.

Gallery: Ford Focus ST 2012

Comenta o Pregúntanos