Toyota sigue probando coches de hidrógeno

Toyota sigue probando coches de hidrógeno

Ya sé que ahora lo que está de moda es hablar de coches eléctricos de baterías en todas sus variantes, y que no es politicamente correcto hablar de coches de hidrógeno, pero dentro de unos años me agradeceréis que os haya tenido al tanto de la evolución de los coches con célula de combustible.

En esta ocasión vuelve a la palestra la casa Toyota, que ha anunciado el desarrollo de otra prueba más con vehículos propulsados por hidrógeno. El ensayo se llevará a cabo en Estados Unidos, y contará, para 2013, con un centenar de unidades de su FCHV-adv que empezarán a ser entregados en breve a empresas, universidades y organismos de la administración de los estados de Nueva York y California.

Por supuesto, se trata de demostrar la fiabilidad, facilidad de uso y rendimiento de estos vehículos dotados de célula de combustible en el tráfico diario. Algo que, a mi entender, ya ha quedado sobradamente demostrado en la multitud de ensayos de este tipo que han sido llevados a cabo en estos últimos años por fabricantes como Honda, General Motors, BMW y Daimler.

Sin embargo, lo realmente importante, y así parece entenderlo Toyota, es seguir manteniendo el interés por este tipo de vehículos, y, especialmente, concienciar a las fuerzas vivas de la política de que lo importante es implusar la creación de la infraestructura necesaria para dar servicio a los coches de hidrógeno. Si los políticos están a la altura, Toyota podrá cumplir su promesa de ofrecer su primer coche de serie con esta tecnología para el año 2015.

image

La última generación de híbridos de célula de combustible, el Toyota FCHV-adv, que incorpora una nueva célula del combustible Toyota FC Stack de alto rendimiento, recibió la homologación del Ministerio japonés de desarrollo territorial, infraestructuras y transportes el 3 de junio de 2008.

El Toyota FCHV-adv mejora en un 25% la eficiencia en el consumo de combustible y, gracias a los depósitos de almacenamiento de hidrógeno a alta presión de 700 bares, desarrollados por Toyota, presenta una autonomía cercana a los 830 km. (más del doble que su predecesor, el Toyota FCHV). Además, el Toyota FCHV-adv puede funcionar a temperaturas de hasta -30 grados Celsius, lo cual supone una gran mejora de su rendimiento en climas fríos.

Comenta o Pregúntanos