EEUU clama contra el arranque sin llave en los coches

EEUU clama contra el arranque sin llave en los coches

Una vez más, volvemos de hablar de denuncias en EEUU que serían impensables en Europa. Después del caso Pedalgate de Toyota, hay muchos ciudadanos estadounidenses que ven en este fallo todo un filón para aprovecharse de las marcas por los supuestos fallos que sus coches presentan. Esta es la única explicación que encuentro después de ver que se han dado tres casos de denuncias en el país por la peligrosidad que supone el acceso y arranque sin llave que cada vez montan más coches nuevos.

Este sistema nació para hacer más fácil el hecho de entrar en el coche y comenzar a circular, ya que no se necesita sacar la llave del bolsillo para que se abra, y tampoco es necesario introducirla en ningún lugar para arrancar el coche. Aunque se pierde parte del encanto del ritual de comenzar a conducir, se ganan unos segundos y una mayor comodidad. En EEUU este sistema está más generalizado que aquí, pero ello no quita de que se hayan denunciado tres casos de intoxicación por monóxido de carbono como consecuencia de dejar encendido el motor en coches equipados con este dispositivo.

El único caso del que ha trascendido información relevante es el ocurrido en el estado de Nueva York. Data del 27 de febrero de 2009, día en el que una mujer aparcó su Lexus en el garaje anexo a su casa particular. Al salir del coche, lo dejó encendido por olvido, y desgraciadamente al día siguiente el cuerpo de una persona que vivía con ella apareció sin vida, y ella misma estaba inconsciente. Posteriormente se comprobó que la inhalación de monóxido de carbono fue la causa de esta tragedia.

Ahora bien ¿de quién es la culpa de este incidente? La mujer se olvidó de apagar el coche y he ahí el inicio de todo. Sin embargo, la familia de los afectados ha denunciado a Toyota porque consideran que la marca es la culpable de que el coche no se hubiera apagado al salir la mujer del mismo. Puede que efectivamente el arranque sin llave cree más despistes de la cuenta ya que se pierde la costumbre de tener que interaccionar con la llave para funcionar el coche, pero resulta muy difícil creerse que el ruido del motor no se oiga al salir, y menos en un recinto cerrado como es un garaje privado.

Sin conocer más detalles, me aventuro a decir que es muy difícil justificar que Toyota es la causa de este problema, aunque en EEUU cualquier cosa es posible. Además, se une el hecho de la fijación que muchos habitantes de este país tiene por Toyota desde el caso Pedalgate, conscientes de que la marca aún se encuentra tambaleante por los problemas del acelerador. Sinceramente, creo que el objetivo último de esta denuncia es sacar dinero a destajo de Toyota, aunque ojalá me equivoque.

¿Y qué pasaría si el juez da la razón a la familia? Casi mejor no pensar en las consecuencias, porque entonces cualquier problema sufrido con el coche podría ser justificado por una negligencia en la fabricación de algún dispositivo. Pero, como decía, en EEUU cualquier cosa es posible y seguramente en los próximos meses veamos más denuncias “extravagantes” como ésta.

Comenta o Pregúntanos