El Camaro se vuelve a disfrazar de Bumblebee con la Transformers Special Edition

El Camaro se vuelve a disfrazar de Bumblebee con la Transformers Special Edition

General Motors no puede tener mejor aliado en Hollywood que Michael Bay. Aunque realmente, la reacción entre el fabricante estadounidense y el Santo Patrón de los maestros falleros es casi simbiótica. Ya cuando estaba rodando La Isla, Bay pidió ayuda a General Motors para ver si podía reducir su faraónico presupuesto con algún tipo de acuerdo publicitario, que finalmente culminó con la espectacular aparición del Cadillac Cien en la película (por lo demás, totalmente infumable). Con Transformers repitió jugada, y la cosa salió tan bien, que no solo Bay y GM han extendido su colaboración a las secuelas de la película original, sino que hasta Chevrolet ha podido aprovecharse directamente de la popularidad de sus autobots con el lanzamiento de dos ediciones especiales del Camaro. Tal es el éxito de Bumblebee, que el anuncio se ha transformado en producto.

El nuevo Camaro Transformers Special Edition toma el testigo del Camaro Bumblebee de 2009, mejorando lo visto para mayor deleite de los fans de Transformers. Las novedades más importantes en el figurado Autobot (que incorpora los extras del paquete RS) se encuentran en los pasos de rueda, los apoyacabezas, y el reposabrazos central, donde figura el logo de “los buenos” de la película; las franjas negras sobre fondo amarillo ya representativas de Bumblebee (no en vano su nombre significa abejorro en inglés), un nuevo spoiler trasero específico de esta edición especial, y llantas oscurecidas con el escudo Autobot en el centro. Opcionalmente, los concesionarios podrán instalar un kit de iluminación de suelo (!) y llantas de 21 pulgadas en caso de que el dueño estime pequeñas las originales.

Gallery: Chevrolet Camaro Transformers Special Edition 2012

El Camaro Transformers Special Edition estará disponible como actualización de los modelos 2LT (3.6 V6 312 CV) y 2SS (6.3 V8 426 CV), y tendrá un sobreprecio de sólo 3.000 dólares, lo que a ojo de buen calderero debería dejar su importe final por unos 30.000 dólares antes de impuestos en el modelo base.

Gallery: Chevrolet Camaro 2010

Comenta o Pregúntanos