Audi TT Coupé S line competition, porque existe deportividad más allá del TT-RS

Audi TT Coupé S line competition, porque existe deportividad más allá del TT-RS

Conscientes de que un Audi TT-RS es un coupé deportivo no apto para todos los públicos, y de que son muchos los clientes que desean un Audi TT optando a mecánicas muy modestas y aún así no desean renunciar a un toque distinguido y una mayor deportividad estética, Audi ha decidido introducir un paquete aerodinámico y de equipamiento que ofrezca la cara más deportiva y agresiva de su coupé sin que nadie tenga que hipotecarse de por vida invirtiendo más de 60.000€ en todo un TT-RS.

El Audi TT Coupé S line competition exhibe un diseño aerodinámico muy llamativo, sinceramente no tan alejado de todo un TT-RS, con la ventaja añadida de que tan sólo supone un coste añadido de 4.300€ y está disponible para todas las mecánicas de la gama Audi TT hasta los 211 CV de potencia. En otras palabras, detrás de su apariencia agresiva con alerón fijo, difusor, llantas de rotor y entras de aire en el frontal dignas del propio TT-RS o incluso de todo un Audi R8, se esconde un precio ajustado y mecánicas relativamente modestas que no excederán en ningún caso de los 211 CV.

A día de hoy no existe ninguna opción como este Audi TT Coupé S line competition que gane tanta deportividad sin tener que recurrir a motores muy potentes con el desembolso económico que eso supone.

Por 4.300€ el Audi TT se transforma en un coupé muy deportivo y agresivo, sin necesidad de invertir más de 60.000€ en un TT-RS.
Las defensas han sido remodeladas respecto a un Audi TT S line básico y la carrocería rebajada convenientemente. La parrilla inferior es ahora más llamativa y su tamaño ha crecido, aprovechando el toque que le confiere el entramado en forma de panel de abejas. Este coupé calza unas llantas de 19” con diseño de tipo Rotor de cinco radios, que a diferencia de las empleadas por el RS o el RS plus, han sido rematadas con aluminio desnudo y negro mate para el área central. Las suspensiones están rebajadas 10 milímetros.

En el habitáculo el paquete S line, además de detalles como el alféizar protegido con aluminio, cuenta con asientos tapizados en Alcantara y piel negra y costuras grisáceas visibles. También se han incorporado inserciones en aluminio pulido que en el caso de las unidades con carrocería de color naranja Samoa, serán del mismo color que el apreciado en el exterior. Además de este tono también podrá configurarse, sin ningún coste añadido, en blanco Glacier, gris Daytona con efecto perlado y el rojo Misano que se aprecia en estas fotografías.

Pensemos que esta edición tan deportiva y exclusiva podrá conseguirse desde poco más de 37.000€ asociado al motor más asequible, el 1.8 TFSI de 160 CV y cambio manual.

Comenta o Pregúntanos