Le retiran el carnet por superar el límite de velocidad para salvar la vida de su hija

Le retiran el carnet por superar el límite de velocidad para salvar la vida de su hija

A David Weber, de 32 años de edad, le han retirado el carné de conducir por circular a 170 km/h. El caso es que este canadiense llevaba en su Honda Civic a su mujer, embarazada de 38 semanas y con fuertes contracciones, al hospital, según recoge La Información. Debido a una complicación en el nacimiento de su primera hija, los médicos habían advertido a los Weber que un parto natural podría poner en riesgo la vida del futuro bebé. “Tenía que venir al hospital tan pronto como fuera posible, si no hubiera habido consecuencias nefastas para el bebé y posiblemente la madre”, ha manifestado el Dr. JB. “A la luz de estas circunstancias, creo que Genevieve y su esposo hicieron lo correcto… Era por lo tanto inevitable que ellos fueran más rápido de lo normal”, ha añadido.

En el momento en que David se dirigía con su coche al hospital a toda velocidad, fue parado por la Policía. “Estábamos pensando, ¡ahora vamos a llegar acompañados!”, ha informado la mujer. En vez de eso, el agente les puso una multa de 1.000 dólares por exceso de velocidad. “Si vais al Brandon, no quiero veros corriendo de nuevo hasta allí”, espetó el policía. De nuevo en la carretera, David volvió a sacar todo el poderío de su coche, pero 30 minutos más tarde volvió a ser detenido por un oficial de la Policía Montada que había sido alertado. Nueva multa y 15 minutos de espera hasta que llegó la ambulancia. “No podía creer lo que estaba pasando”, ha expuesto la señora Weber.

Anabela, que es así como se llama el bebé que venía en camino, nació sana tras una cesárea de emergencia. Poco después, David Weber se presentó ante el juez para pedir compasión. Este se negó a quitarle la multa, pero sí que la redujo a 400 dólares. En junio fue llamado ante el oficial de juzgado para explicar las causas de su exceso de velocidad. El veredicto fue la suspensión de su licencia. Para recuperarla tendrá que hacer un curso de conducción segura y pagar 1.000 dólares.

“¿Qué habría pasado si le pasa algo a mi esposa o a mi bebé? ¿Quién habría sido el responsable entonces? ¿No hay compasión?”, ha lamentado David Weber.

Comenta o Pregúntanos