Tráfico estudia cambiar de lugar los radares menos eficaces

Tráfico estudia cambiar de lugar los radares menos eficaces

Tráfico no prevé instalar más radares en las carreteras españolas, aunque sí estudia cambiar de lugar aquellos menos eficaces con el fin de mejorar la seguridad vial. Esta medida se une a la reducción a 90 km/h de la velocidad en las vías convencionales y a la supresión de los ciclistas en las aceras. La tasa cero de alcoholemia al volante se plantea a largo plazo.

La DGT está cambiando desde la llegada de María Seguí. Si hace poco te contábamos la nueva velocidad de 90 km/h en las carreteras convencionales, ahora la última novedad es que Tráfico pretende cambiar de lugar los radares menos eficaces. Se trata de hacer un uso “más eficiente y racional de los recursos”, apuntan desde la DGT, ya que se ha descartado ampliar el número de estos dispositivos.

“Lo que debemos hacer es sacar más rendimiento de esos radares que tenemos y ponerlos allá donde sabemos que la velocidad contribuye de forma incuestionable a la siniestralidad”, sostiene la directora general de la DGT. Eso sí, Seguí ha dejado claro que continuarán existiendo radares en tramos “aparentemente seguros” a fin de impedir que las velocidades se disparen, lo que a la larga también es un factor de riesgo. Por ahora se está procediendo a reparar los dispositivos averiados.

En cualquier caso, Seguí ha negado tajantemente que en Tráfico tengan un afán recaudatorio, como se le achaca desde algunos sectores, y ha recordado que todas las políticas de seguridad vial se financian a través de las multas que pagan los ciudadanos.

Además de la medida para cambiar de lugar los radares menos eficaces, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ya anunció la nueva velocidad en las vías secundarias, donde se concentra el 75% de los accidentes de tráfico con víctimas. “La actual velocidad máxima de las carreteras convencionales parece a todas luces excesiva”, alerta Seguí.

En cuanto a la posibilidad de elevar la velocidad máxima en autopistas y autovías a 130 km/h, la directora cree que es una hipótesis que “no se puede descartar”, aunque rechaza que pueda plantearse como un “intercambio de cromos” con respecto a la reducción de la velocidad en secundarias.

La acera, para los peatones

Las aceras pasarán a partir de ahora a ser para uso exclusivo de los peatones, algo que ya sucede en lugares como Madrid, con el nuevo Reglamento General de Circulación de Tráfico, donde se contemplan las nuevas medidas que propone Seguí. Todas están enfocadas, al igual que cambiar de lugar los radares menos eficaces, a mejorar la seguridad vial, según la DGT.

“En la acera tenemos personas a las que nos interesa por su salud y por la movilidad en general que caminen, y que caminen tranquilas. Por eso también hay que protegerlas”, señala.

Tráfico también apuesta por que el casco sea obligatorio para los ciclistas tanto en carretera como en ciudad, fomentando además su uso entre los más jóvenes, que son además los más vulnerables.

Tasa cero de alcohol al volante

La tasa cero de alcohol al volante es otra de las apuestas a largo plazo de la DGT, aunque Seguí cree que a día de hoy no es un asunto prioritario: “Tal vez no sea la batalla que haga falta lidiar ahora”.

Nuevo cálculo para los fallecidos en accidente

Uno de los primeros anuncios de María Seguí al poco de llegar a la DGT, el pasado mes de febrero, fue la elaboración de una nueva estadística de los fallecidos en accidente de tráfico que incluya datos reales de las personas muertas en el hospital hasta 30 días después del siniestro.

Hasta ahora, la DGT calculaba este dato mediante un coeficiente corrector, lo que arroja una simple estimación, no un cifra totalmente contrastada.

La directora de Tráfico espera que hacia el próximo mes de septiembre se pueda hacer público el balance de siniestralidad ya con ese nuevo método de cálculo, cuyos datos -avanza Seguí-, no difieren demasiado con las actuales estimaciones.

“La buena noticia es que se confirma la tendencia descendente de la cifra de fallecidos de los últimos años, incluso con ese indicador alternativo”, se felicita. “¿Si me da miedo que las cifras pueden aumentar? Por supuesto, y por eso estamos trabajando todos los días y con todo nuestro afán. Nos sobran las razones para seguir peleando cada día para vencer esa epidemia en la que no estamos solos en el mundo”, subraya.

La DGT ha cambiado su discurso y a partir de ahora concienciarán al conductor sobre la importancia que tiene cada uno para mejorar la seguridad en las carreteras. “Todos somos usuarios, todos tenemos arte y parte en la solución de este problema”, destaca Seguí.

Todas estas medidas se unen a la idea de cambiar de lugar aquellos radares menos eficaces, con el único objetivo, según Tráfico, de mejorar la seguridad vial.

Comenta o Pregúntanos