Volkswagen Golf 7, por fin es oficial

Volkswagen Golf 7, por fin es oficial

Cuenta Walter de Silva que una de las claves del éxito del Golf es su estética, y como icono, la continuidad era clave
Kike te lo ha adelantado unas pocas horas atrás, pero ahora es, por fin, oficial. Después de 36 años de historia y 29 millones de unidades vendidas, llega la séptima generación del mítico modelo compacto de Volkswagen, sin grandes novedades estéticas que apreciar, ni por dentro, ni por fuera, pero cargado de diferencias tecnológicas para avanzar una vez más, e intentar seguir siendo el líder indiscutible del mercado europeo automovilístico.

El nuevo Golf 7 (Volkswagen ya no usa la denominación romana VII) se erige sobre la plataforma MQB de VAG, la misma que da origen a sus primos hermanos, el SEAT León y el Audi A3. Las grandes claves de esta nueva plataforma, y del nuevo coche en consecuencia, son una reducción del peso, que es de 100 kilogramos de media para versiones y equipamientos equivalentes respecto a la generación anterior del modelo, y un incremento de la eficiencia energética del 23%.

Pero a pesar de la pérdida de peso, el coche es más rígido, gracias al empleo de aceros de mayor módulo elástico, y nuevos procesos de fabricación como la estampación en caliente, o el empleo de aceros de espesor variable en dichas estampaciones.

Gallery: Volkswagen Golf 7

Dimensionalmente el nuevo Golf es 56 milímetros más largo que su antecesor, llegando hasta los 4.255 milímetros. También resulta más ancho, con 1.799 milímetros de cota, 13 milímetros más que su antecesor. Su altura se queda en 1.452 milímetros, lo que supone una reducción de 28 milímetros, lo que le permite además mejorar su aerodinámica, ofreciendo menos sección transversal, con un techo que resulta más recto que la sexta edición del modelo.

La batalla se amplía 59 milímetros, principalmente gracias a que las ruedas delanteras se desplazan hacia adelante 43 milímetros respecto al pilar A. Esto permite reducir el voladizo delantero, lo que ha de redundar en una mejora en el comportamiento relacionada con menos momento polar de inercia. El coeficiente aerodinámico se rebaja hasta 0,27, un 10% de mejora.

Dentro del habitáculo hay más espacio para todos los pasajeros, en gran medida gracias al incremento de batalla. Hay 15 milímetros extra para las piernas de los pasajeros traseros, y 20 milímetros más para los delanteros. El ancho interior también se incrementa, con más espacio para hombros y codos tanto delante como detrás.

Hay 380 litros de carga para el maletero (+30 litros), con una boca de carga a sólo 685 milímetros del suelo, para facilitar meter en él objetos pesados. Los asientos se abaten completamente, dejando un piso plano, y el asiento del pasajero delantero también se puede tumbar completamente.

Por dentro vemos un interior muy continuista, pero el infoentretenimiento estará a la última, aunque seguimos pensado que un LCD en una posición más alta para el navegador es una solución mejor
En el apartado de infoentretenimiento, de serie se cuenta con una pantalla de 5,8 pulgadas táctil monocromo, que crece hasta las ocho pulgadas en las variantes más equipadas, con sistema tridimensional, y con comandos táctiles que Volkswagen asegura que son muy similares a los empleados en los teléfonos Android o Apple.

A nivel de seguridad, de serie es el freno de mano eléctrico y el frenado automático en caso de que se detecte una posible colisión. Además, opcionalmente se puede optar por un control de crucero adaptativo, y muchas otras ayudas a la conducción, como el control de salida del carril, que redirige ligeramente el volante, control del cansancio, obviamente ESP y demás parafernalia. También hay un sistema de preparación para un accidente inminente, que pretensiona los cinturones de seguridad entre otras tareas.

Los grupos ópticos pueden contar con el sistema activo de iluminiación con largas y cortas automáticas. El sistema de aparcamiento automático mejora para conseguir meter el coche en espacios de 5 metros (antes necesitaba más).

En cuanto a la dinámica de conducción y las motorizaciones, el Golf cuenta con un sistema activo para elegir entre diversos perfiles de conducción, actuando sobre el comportamiento de la dirección asistida y el mapa del acelerador electrónico.

Cuenta con cuatro modos de funcionamiento: Eco, Normal, Sport e Individual, este último programable a gusto del usuario.

La gama de motores en el momento del lanzamiento se conformará de la siguiente manera:

1.2 TSI gasolina de 85 CV (4,9 L/100)
1.4 TSI gasolina de 140 CV con control activo de desactivación de cilindros (4,8 L/100)
1.6 TDI CR diésel de 105 CV (3,8 L /100)
2.0 TDI CR diésel de 150 CV (4,1 L/100)

El nuevo Golf comenzará a venderse en las primeras semanas de octubre, a un precio que arrancará en los 16.975€ para el 1,2 TSI de 85 caballos más básico
Las primeras ventas arrancan en octubre, justo después de que termine el Salón de París donde se presenta y donde lo conoceremos en vivo, antes de poder probarlo a fondo. Poco a poco, después, como viene siendo habitual, se ampliará la gama con más motorizaciones más potentes, y la llegada de los esperados GTI y R.

¿Y nosotros qué pensamos de este coche? Es complicado opinar sin herir sensibilidades. Volkswagen está haciendo con el Golf lo que Porsche hace con el 911: continuidad y perfeccionamiento. El diseño del Golf es un icono que funciona muy bien en el mercado, y no se ha querido tocar, sólo se le ha añadido algo de “toque chic” para que mejore su apariencia.

Por dentro tal vez hayamos quedado algo decepcionados, sobre todo al compararlo con el tecnológico salpicadero del Audi A3, y su LCD que surge del salpicadero, en una posición más adecuada para utilizarla (aunque no sea táctil). La estrategia de precios será clave en su éxito. Por el momento sabemos que arrancará de los 16.975€ para la variante más básica de gasolina.

Comenta o Pregúntanos