Una sentencia podría acabar con las cámaras en semáforos

Una sentencia podría acabar con las cámaras en semáforos

Una nueva sentencia podría acabar con las cámaras en semáforos de la ciudad de Madrid. El recurso, interpuesto por Automovilistas Europeos Asociados asegura que las fotografías no son prueba suficiente para demostrar la infracción.

Una sentencia podría acabar con las cámaras en los semáforos. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 23 de Madrid responde así a un recurso promovido por la asociación Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

La sentencia anula la sanción que la Dirección de Movilidad le impuso a un conductor por saltarse un semáforo en rojo en el número 105 del Paseo de la Castellana (Madrid). El conductor se ha ahorrado una multa de 200 euros y cuatro puntos de su carnet. El juez así lo declaró tras alegar que las fotografías son un “mero indicio” y están desprovistas de la “presunción de veracidad”.

No se trata del único caso. Entre diciembre de 2012 y enero se han anulado otras tres sanciones del mismo tipo, por lo que cada vez parece más cercana la posibilidad de que salga adelante la sentencia que podría acabar con las cámaras en los semáforos de la capital, puestas en funcionamiento en noviembre de 2009 (los últimos once semáforos con cámara en Madrid se pusieron a finales de 2011).

La AEA se queja de que el Ayuntamiento de Madrid quiere sacar dinero de donde sea y como sea, incluso con denuncias basadas en fotografías captadas por un sistema “no sometido al control metrológico” y que no pueden “tener el valor probatorio que la Ley de Seguridad Vial otorga a aquellas otras observadas directamente”.

A esto añaden que muchas de las cámaras multan cuando el semáforo está todavía en ámbar, un fallo del que ya se tuvo noticia en marzo de 2010, cuando detectaron “numerosos errores de sincronía entre las cámaras y las fases de control semafórico”. Dicho de una manera más simple, que el dispositivo de la cámara no tiene claro el color del semáforo en cada momento.

La, en ocasiones, poco educada relación entre semáforos y conductores es algo que trae de cabeza a Tráfico, de hecho, hace no mucho la DGT puso en marcha una campaña para respetar los semáforos.

No se sabe si la nueva sentencia que podría acabar con las cámaras en los semáforos tendrá éxito, lo que es seguro es que los más de 200.000 conductores afectados por multas de este tipo no verán con buenos ojos que a ellos sí y a otros no.

Comenta o Pregúntanos