Ford gana menos por las llamadas a revisión

Ford gana menos por las llamadas a revisión

En un reflejo de lo que también le ha ocurrido a su paisana General Motors, Ford anunció un recorte de ingresos y ganancias en el primer trimestre del año, fundamentalmente debido a los costes de garantías derivados de llamadas a revisión.

La compañía de Michigan facturó más en este primer trimestre del año que en el mismo periodo del ejercicio anterior, ascendiendo hasta los 35.900 millones de dólares (26.200 millones de euros), un 0,84% de crecimiento. Las ventas totales de coches se fueron hasta 1.589.000 matriculaciones nuevas, un 6% más. Viendo esto, está claro que el precio medio de venta de Ford ha caído claramente en este primer trimestre.

Las ganancias económicas derivadas de estos resultados de facturación ascienden a 989 millones de dólares, lo que representa una caída del 39%. Ford cita el hecho de haber metido 400 millones de dólares en un fondo de reserva para garantías como principal problema causante de esta pérdida de beneficios.

Las buenas noticias le llegan desde Europa. En el viejo continente Ford logró volver a reducir a la mitad las pérdidas del primer trimestre de 2014 respecto al mismo periodo de 2013, y sigue en el buen camino para lograr la rentabilidad ya en 2015. Ford ha logrado crecer un 14% en lo que va de año en ventas en Europa, en un mercado donde se está creciendo a un ritmo del 7%, lo que avala la buena marcha de la compañía norteamericana.

Ford prevé facturar “tanto o más” que el año pasado para el ejercicio completo, pero prevé ganar menos dinero, dado que lanzará 23 coches nuevos, un récord para la compañía en un único ejercicio, lo que conllevará gastos extraordinarios, a los que se acumularán las campañas de garantías. Pero tener a Europa rozando el equilibrio financiero es ya de por sí un notición para los estadounidenses.

La llegada del remozado Focus, el lanzamiento del Mondeo antes de que acabe el año, y el efecto “halo” del lanzamiento comercial del nuevo Ford Mustang deberían terminar de poner la guinda al pastel de productos europeo para convencer a los clientes del atractivo de Ford.

Comenta o Pregúntanos