Citroën C4 Cactus, Diseño, Innovación y Eficiencia en el Salón de Barcelona

Citroen-c4-cactus

El Citroën C4 Cactus es el mejor embajador de la marca Citroën en el 38º Salón del Automóvil de Barcelona. Este modelo, “Coche del Año en España 2015”, resume tanto la nueva filosofía de la marca, humana, inteligente y optimista, como los valores que han convertido a Citroën en sinónimo de éxito en el mundo del automóvil, con 50 millones de vehículos vendidos en sus más de 95 años de historia.

Citroën llega al Salón de Barcelona con el C4 Cactus, un modelo revolucionario que no sólo destaca por la originalidad de su diseño o por su habitabilidad sino también por su eficiencia. Sus motores y su bajo peso le han convertido en uno de los modelos con menor consumo y emisiones, con 82 g/Km en diésel y 100 g/Km en gasolina.

Este modelo no es un mero ejercicio de estilo. Sus diseñadores han buscado conjugar la estética con los aspectos prácticos, en un esfuerzo constante por lograr los volúmenes ideales y la máxima eficiencia hasta en los más pequeños detalles. Como ocurre con los vehículos que han marcado una época, el Citroën C4 Cactus se identifica y se recuerda fácilmente. Se distingue por unas superficies depuradas y limpias y volúmenes fluidos que huyen de formas o ángulos agresivos.

Plantea las bases de una nueva forma de entender el automóvil: más diseño, más confort y más tecnología útil en un vehículo económico y ecológico. La estrategia que hay detrás del Citroën C4 Cactus es novedosa, ya que propone dar más valor a lo que realmente cuenta para los clientes, incorporando innovaciones tecnológicas y apostando fuertemente por la funcionalidad y la eficiencia. El resultado: un diseño diferente, confort para todos, facilidad de uso y bajo coste de utilización.

Si los Airbump® encarnan el diseño al servicio de la funcionalidad y el Airbag in Roof o la banqueta delantera inspirada en los sofás son un fiel reflejo de la importancia que se le ha dado a la habitabilidad y al confort, la visión inteligente del automóvil defendida por Citroën queda patente en los novedosos motores PureTech y BlueHDi, que han convertido al C4 Cactus en el uno de los vehículos de menor consumo de los que se comercializan en España.

La distancia entre ejes de 2,60 m del Citroën C4 Cactus (similar a la de un Citroën C4) permite una gran habitabilidad, en unas dimensiones de berlina compacta (longitud: 4,16 m; anchura: 1,73 m). Su perfil de diseño es ideal, con 1/3 de superficies acristaladas y 2/3 de carrocería, mientras que sus 1,48 m de altura benefician la aerodinámica. Además, ofrece un amplio maletero de 358 litros.

Reducción del peso
La búsqueda de la eficiencia y la reducción de lo superfluo son las claves para conseguir reducir los consumos y emisiones sin tener que recurrir a tecnologías costosas. Disminuir el peso de los vehículos permite adoptar las últimas generaciones de motores de menor cilindrada, con la ventaja de reducir tanto el consumo como las emisiones de CO2 sin perder ni un gramo de prestaciones y placer al volante.

El C4 Cactus se ha sometido a una severa “dieta”, que le ha hecho “perder” 200 Kg respecto a un Citroën C4, hasta alcanzar un peso de 965 Kg. Este resultado es consecuencia de la apuesta por una plataforma compacta y ligera, motores de última generación y el uso de materiales de altas prestaciones, como el acero de alto límite elástico (THLE) y el aluminio en el capó y los travesaños, que ha permitido recortar 5,4 Kg. Además, se han incorporado elementos diseñados específicamente para aligerar el vehículo como los cristales traseros batientes (-11 Kg) y la banqueta trasera abatible monobloque (-6 Kg). La aplicación de un procedimiento de soldadura láser en el techo ha permitido reducir 1 Kg. Además, se han disminuido 25 kg de peso a través de innovaciones como la integración de un techo panorámico, que, gracias al tratamiento térmico de su cristal, permite librarse de montar un parasol y perder así otros 6 kg. Finalmente, el sistema Magic Wash permite dividir entre dos el tamaño del depósito de líquido, con lo que se ahorran 1,5 kg.

Motores: prestaciones y bajo consumo
A finales de 1998, Citroën se convirtió en precursora en la tecnología que utiliza la inyección directa en mecánicas diésel. Desde entonces, la ha generalizado en toda su gama diésel. Las mejoras que se han ido aportando han permitido a la marca ofrecer prestaciones al mejor nivel del mercado. Citroën ofrece desde finales de 2013 una nueva generación de motorizaciones diésel, llamada BlueHDi, que permite una importante disminución de las emisiones de los óxidos de Nitrógeno (NOx), reduciendo al mismo tiempo las emisiones de CO2 hasta un 4%, lo que permite a la marca anticiparse a las futuras reglamentaciones Euro 6.2.

Por otra parte, el Citroën C4 Cactus incorpora motorizaciones de gasolina de la familia PureTech, tanto en versiones atmosféricas como con turbocompresor. Adaptadas a los diferentes usos del C4 Cactus, estas mecánicas de tres cilindros presentan múltiples ventajas en cuanto a prestaciones y consumos.

BlueHDi 100: economía y respeto del medio ambiente
Con una cilindrada de 1.560 cm3, su árbol de levas en cabeza acciona una distribución de 2 válvulas por cilindro. Su sistema de conducto común (common rail) entrega una presión que puede alcanzar los 1.600 bares. Desarrolla una potencia máxima de 100 CV CEE a 3.750 rpm. Por su parte, el par máximo crece respecto a la generación precedente, situándose en los 254 Nm a 1.750 rpm. Consigue asociar prestaciones de alto nivel con unos consumos y emisiones de CO2 reducidos, cumpliendo desde ya la normativa Euro 6.

Además, la tecnología Stop&Start con sistema de arranque reforzado ofrece numerosas ventajas: silencio en las detenciones y reducción del consumo de carburante y las emisiones de gases de efecto invernadero. El motor se detiene a una velocidad de 0 km/h, con la caja de cambios en punto muerto y el pedal del embrague suelto. El motor se vuelve a poner en marcha en el momento en el que se pisa el pedal de embrague. Arranca en unos 500 ms, menos que el tiempo necesario para engranar una marcha. La transparencia de funcionamiento es total para el conductor, tanto en el apagado del motor como en su puesta en marcha.

Así, la motorización BlueHDi 100 manual del Citroën C4 Cactus muestra, en ciclo mixto y en su versión más eficiente, un consumo de 3,1 l/100 km, con neumáticos de Ultra Baja Resistencia al Rozamiento (UBBR), y unas emisiones de CO2 de 82 g/km. Para llegar a estos resultados, se ha trabajado exhaustivamente en la arquitectura del motor y en el sistema de tratamiento de los gases de escape.

Sin embargo, no se puede hablar de la eficiencia ni del respeto al medio ambiente de los motores BlueHDi sin centrarse en lo que hay bajo el capó. Cuenta con una innovadora línea de escape.

La tecnología empleada para el tratamiento de los óxidos de nitrógeno (NOx) consiste en la incorporación de un catalizador suplementario, el SCR. Implantado justo antes del filtro de partículas, transforma los NOx, de manera continua, en vapor de agua (H2O) y en nitrógeno (N2), ambos inofensivos.

Esta reacción química se consigue mediante la inyección de un líquido, AdBlue®, que está formado por una mezcla de agua (67,5%) y urea (32,5%). La inyección antes del SCR, al contacto con los gases de escape a alta temperatura, lo transforma en amoníaco (NH3), que asume el papel de reductor. En el interior del SCR, este amoniaco convierte los óxidos de nitrógeno en vapor de agua y nitrógeno. Requiere la adición de un depósito de AdBlue® con una capacidad de 17 litros. Se rellena aprovechando las operaciones de mantenimiento del vehículo.

El control del SCR se gestiona mediante un supervisor y sensores de temperatura y de nivel de NOx, implantados en diversos puntos de la línea de escape.

El SCR es eficaz de manera muy rápida incluso en las fases de subida de la temperatura del motor y se mantiene totalmente operativo en las fases de circulación en ciudad y en carretera, gracias a su implantación por delante del filtro de partículas, en una zona donde la temperatura de los gases de escape es elevada. Esta situación permite aumentar el rendimiento del motor, sobre todo gracias al incremento de la relación de compresión, y obtener una reducción del consumo de carburante y de las emisiones de CO2 que puede alcanzar el 4 %.

PureTech: la gasolina contraataca
El Citroën C4 Cactus incorpora motorizaciones de gasolina de la familia PureTech, tanto en versiones atmosféricas como con turbocompresor. Esta nueva generación de propulsores integra las tecnologías más modernas para responder de la mejor forma a las expectativas de los usuarios. Su desarrollo ha necesitado de múltiples evoluciones, entre las que destacan: la reducción de la cilindrada (downsizing), la elección de un motor de tres cilindros frente a uno de cuatro, la reducción del peso y un diseño más compacto, la disminución de los rozamientos internos y la optimización de la combustión.

Además de las mejoras en pesos y rozamientos, la tecnología del downsizing permite reducir de manera muy importante los consumos de carburante y las emisiones de CO2. Aplicada con éxito en muchas otras motorizaciones de gasolina y diésel de la marca, su uso cobra mayor relevancia en esta gama de motores. La elección de una motorización de 3 cilindros sobre una de 4 presenta múltiples ventajas: la reducción de pérdidas por rozamiento, la disminución del número de piezas en movimiento, la reducción del peso o las dimensiones compactas permiten limitar el consumo de carburante. Se han hecho modificaciones en varias piezas principales, para reducir las pérdidas mecánicas por rozamiento, que representan cerca del 20% de la potencia consumida por un motor. Las principales piezas u órganos afectados son el cigüeñal, especialmente por sus dimensiones y el descentrado de las camisas de los pistones. Los ejes de los pistones, los segmentos y los empujadores de la distribución están dotados de un revestimiento de baja fricción (DLC – Diamond Like Carbon) para limitar los rozamientos.

Gracias a la reducción del número de cilindros y a la redefinición de diversos órganos mecánicos, la disminución del peso es superior al 20%, en comparación con las motorizaciones reemplazadas para el motor montado y sin los accesorios (alternador, motor de arranque…).

El C4 Cactus puede disponer de la versión con turbocompresor de la familia de motores de 3 cilindros: el PureTech 110 S&S, que desarrolla una potencia máxima de 110 CV CEE a 5.500 rpm y un par de 205 Nm a 1.500 rpm. Asociado con la caja de cambios manual de 5 velocidades y dotado con la tecnología Stop&Start con sistema de arranque reforzado, esta motorización confiere al Citroën C4 Cactus un agrado de conducción y unas prestaciones de alto nivel, ofreciendo un consumo mixto de 4,6 l/100 km y 105 g de CO2 por km con unos neumáticos Ultra Baja Resistencia al Rozamiento (UBRR).

El motor PureTech 82, de 1.199 cm3 de cilindrada constituye la otra alternativa en la gama de gasolina del Citroën C4 Cactus. Desarrolla 82 CV CEE a 5.750 rpm. Su par máximo se eleva a 118 Nm a 2.750 rpm. Asociado con una caja de cambios manual de 5 velocidades, su consumo, en ciclo mixto, es de 4,6 l/100 km, con unas emisiones de 107 g de CO2 por km, con neumáticos Ultra Baja Resistencia al Rozamiento (UBRR).

Un nuevo concepto de automóvil
Como tantas veces en la historia, Citroën propone, con el C4 Cactus, desterrar viejas ideas y apostar por una nueva forma de entender el automóvil. La creatividad es un elemento clave en todos los vehículos que llevan el emblema del doble chevrón. Una creatividad que tiene su reflejo en un diseño único que conjuga estética y funcionalidad, como muestran los Airbump®, una exclusiva Citroën que, además de darle un carácter inconfundible, protege la carrocería contra pequeños choques o roces.

Otro aspecto esencial en toda la gama Citroën y en el C4 Cactus es el confort y la preocupación por responder a las necesidades del momento. Esto se puede ver en los asientos delanteros, cuya estética se inspira en la de los sofás y el airbag del acompañante en el techo (Airbag in Roof), una exclusiva mundial que ofrece al pasajero más espacio. Todos los componentes del airbag del pasajero, como el cojín de aire, el generador de gas o el canal de difusión de gas, se han desplazado al techo. Se despliega frente al pasajero a lo largo del parabrisas y no desde el salpicadero. Esta innovación permite tener una guantera “Top Box” de apertura superior y una visibilidad directa sobre todos los objetos guardados en este lugar. El Airbag in Roof aporta la misma protección que un airbag en el salpicadero. Su forma de coma permite un buen inflado sea cual sea la posición del pasajero. Por otra parte, el volumen de la bolsa del airbag se ha aumentado hasta 120 litros para cubrir la zona de la pantalla táctil.

El C4 Cactus concentra toda la tecnología útil necesaria para facilitar la vida a bordo del conductor y sus pasajeros. Así, cuenta con una interfaz de conducción 100% digital, con pantalla táctil de 7 pulgadas, desde la que se pueden controlar las ayudas a la conducción como el limitador-regulador de velocidad programable o la climatización. Además de permitir un manejo sencillo e intuitivo, libera el salpicadero de mandos y botones, lo que permite mejorar la habitabilidad.

Por otra parte, para permitir un manejo relajado del coche, este modelo está dotado del sistema Park Assist, que ayuda al conductor a realizar la maniobra de aparcamiento. Además, cuenta con la función Hill Assist para facilitar la salida en pendiente.

Fabricado en España
El Citroën C4 Cactus es, además, y sobre todo, un coche “made in Spain”. Desde las líneas de producción de la factoría de Villaverde, en Madrid, los C4 Cactus se distribuyen, con éxito, por todo el mundo. Un éxito que demuestran los cerca de 40 premios internacionales con los que ha sido galardonado, entre ellos el prestigioso “Mejor Coche del Año en España 2015”, otorgado por 36 firmas prestigiosas del periodismo del motor reunidas por el diario ABC.

Comenta o Pregúntanos