Cómo adaptar el coche a personas con discapacidad para que disfruten del placer de la conducción

principal-imagen_1-es

Hoy se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, una jornada dedicada a impulsar y fomentar la integración de las personas que sufren algún tipo de discapacidad. Precisamente, uno de los grandes retos aquí es la movilidad y conseguir que nadie por el hecho de estar impedido se quede sin disfrutar del placer de conducir.

Por ello, la plataforma internacional AutoScout24 se suma a esta iniciativa y acerca a estas personas la manera de adaptar sus coches para seguir disfrutando de la conducción sin más límites que los de su imaginación.

Opciones para todos los bolsillos

En primer lugar conviene diferenciar las diferentes formas para adaptar un vehículo a las necesidades de las personas con discapacidad, pues de ello depende también la cuantía del gasto. Se puede adaptar un coche de manera electrónica o mecánica, pero la primera suele ser más cara que la segunda, aunque es más funcional, pues se lleva a cabo a través de poleas. En cualquier caso, lo fundamental es que actualmente casi todos los fabricantes pueden adaptar sus coches a los conductores con discapacidad, por lo que hay oferta de sobra para poder elegir y comparar precios.

Los pedales, al volante

Uno de los elementos más importantes del coche es el acelerador y también  una de las mayores preocupaciones para las personas con discapacidad en las piernas. ¿La solución? Colocarlo delante o detrás del volante, para que pueda ser accionado de forma manual. La adaptación más habitual es a modo de aro que se presiona con las manos. Existe una variante más pequeña para que el aro pueda manejarse con los pulgares. No obstante, también se pueden aunar todos los pedales (acelerador, freno y embrague) en una sola palanca auxiliar.

Facilidades para entrar y salir del coche

Para entrar y salir del vehículo también hay adaptaciones para las personas con discapacidad. Se trata de los asientos que giran en un ángulo de 90º, tanto para la plaza de conductor como para la de ocupante. Asimismo, existen asientos que salen directamente del coche e incluso se pueden instalar rampas eléctricas para las sillas de ruedas.

Complementos adaptados

Las posibilidades de adaptación de los vehículos son múltiples. Los fabricantes han lanzado al mercado toda una serie de complementos para facilitar la conducción a las personas que sufren alguna discapacidad. Por ejemplo, existen bases de pedales para personas de altura reducida, activación de limpiaparabrisas adaptados a la mano izquierda o luces intermitentes a la derecha, incluso pomos al volante para favorecer la maniobra de activación de luces.

Igualmente, hay una amplia gama de accesorios de gran utilidad como espejos retrovisores extra o de dimensiones y tamaños distintos a los habituales, los cuales facilitan la visibilidad dentro del vehículo.

Siempre homologados

Por último, cabe recordar que todos los dispositivos que incluya el coche deben estar homologados. Es importante, por ello, realizar la adaptación en talleres que aporten garantías de homologación, pues sin ellas no se podrá conducir ese vehículo. No dejemos que todo el esfuerzo en adaptar el coche para sentir el placer de la conducción haya sido en vano.

Comenta o Pregúntanos