Cómo afrontar un viaje ante una de las operaciones de tráfico más difíciles del año

1246612001_1

Los desplazamientos de largo recorrido se unen a los trayectos cortos por la Fiesta de la Virgen

– Durante este fin de semana se producirán casi 5 millones de desplazamientos, tanto de los que acaban o comienzan sus vacaciones, como los trayectos por la festividad de la Virgen que se celebra en muchas localidades.

– Desde el 1 de julio hasta el día 12 de agosto se han producido 153 fallecidos en las carreteras, con datos a 24 horas.

– La falta de mantenimiento de los vehículos puede aumentar el riesgo de sufrir averías mecánicas o accidentes. Los vídeos de RACECheck nos podrán ayudar.

– Hay que prestar especial atención a las vías secundarias y a los trayectos cortos, que es donde se produce la mayoría de los siniestros mortales.

Mañana viernes arranca una de las operaciones de tráfico más complicadas del año en nuestro país, en la que millones de conductores coincidirán en la carretera, tanto por las vacaciones estivales como por la celebración de la Fiesta de la Asunción en cientos de localidades de toda España. Por este motivo, es importante recordar algunas recomendaciones a la hora de viajar, planificando la salida, aumentando la distancia de seguridad y haciendo uso de los sistemas de seguridad.

Además, un correcto mantenimiento del vehículo nos ayudará a reducir el riesgo de averías, así como una respuesta fiable en caso de sufrir un incidente en carretera. Desde el 1 de julio hasta el 11 de agosto, habían muerto en las carreteras 153 personas, 4 más que en el mismo periodo de 2014.

Cambio de quincena, el retorno de los que han disfrutado de sus vacaciones, los que se tomarán un merecido descanso, las fiestas patronales de cientos de localidades… Desde mañana viernes, y hasta el domingo 16, arranca uno de los momentos más complicados del año, donde se producirán millones de trayectos tanto de largo recorrido como los que se dan en vías secundarias con distancias cortas, y que son los más peligrosos. Por este motivo, los conductores deben extremar la precaución, y no bajar la guardia aunque sean vías cercanas y conocidas.

Uno de los elementos más importantes a tener en cuenta a la hora de iniciar un viaje es, una vez más, el estado del coche. Un vehículo en mal estado tiene más probabilidades de provocar un fallo mecánico o incluso un accidente si no prestamos atención a elementos como neumáticos o luces. Los datos de RACE muestran en este sentido un importante aumento de las averías (incluso cerca del 60% en las semanas de mayor calor), lo que provoca situaciones de riesgo en carretera.

Para una revisión de tu vehículo, consulta este vídeo, en el que un técnico mecánico del RACE nos da algunos consejos: http://bit.ly/RACECheckMantenimiento

Una pequeña revisión nos puede ahorrar disgustos
Ante un desplazamiento de largo recorrido en el que vamos a someter a nuestro vehículo a un esfuerzo mayor, debemos realizar una rápida revisión, teniendo en cuenta unos puntos básicos de control. Para ello, el programa RACE Check te puede servir de ayuda.

– Comprobar el estado de los neumáticos, como la profundidad del dibujo, y la presión de los mismos (sin olvidar la rueda de repuesto). Hay que tener en cuenta la carga para ajustar la presión, y seguir las recomendaciones del manual del vehículo.

Tienes consejos para verificar las ruedas en http://bit.ly/RACECheckneumáticos
– Comprobar el nivel de líquidos: aceite de motor, refrigerante, frenos, dirección… Es aconsejable llevar un poco de aceite en el coche, por si es necesario rellenar el nivel.

Mira cómo medir los niveles en http://bit.ly/RACECheckniveles

– Comprobar el estado de la dirección y frenos. Una inspección visual para chequear su estado. En el caso de detectar alguna anomalía, se debe acudir urgentemente a un taller para su revisión en profundidad.

Consejos y pautas de actuación ante una avería en http://bit.ly/RACECheckaverías

– Comprobar el estado y ajuste en altura del alumbrado, sobre todo si se va a conducir de noche, y se lleva el coche cargado. La regulación se puede hacer normalmente desde el interior del vehículo, mediante las distintas posiciones de ajuste. Así se evita deslumbrar al resto de usuarios.

Para ver y ser vistos, sigue estos consejos: http://bit.ly/RACECheckiluminación

También hay que verificar que llevamos algunos elementos necesarios en caso de avería como linterna, juego de lámparas, gato, tuerca de seguridad y llave por posible pinchazo (y herramientas), triángulos de pre-señalización de peligro, chaleco reflectante y, por supuesto, el teléfono de contacto de la asistencia en viaje. Una avería en carretera supone un problema y un riesgo, tanto para el conductor como para los ocupantes durante el viaje. Por ello, un vehículo correctamente mantenido y revisado mejora la seguridad, reduce las probabilidades de sufrir un accidente por fallo mecánico, y responderá mejor ante un incidente.

Consejos para viajar con seguridad
– Programar el viaje con antelación, y ver las horas de posibles congestiones.

– Para evitar los atascos intentar modificar los horarios de salida, tanto a la ida como a la vuelta, adelantando o retrasando el viaje. Estudiar el trayecto, ya que en caso de atasco prolongado se podrá buscar una ruta o paradas alternativas, sobre todo si viaja con niños.

– No ponerse horas de llegada, ni intentar recuperar el tiempo tras un atasco: cuando pensamos que la circulación se restablece, puede aparecer de nuevo las retenciones, y una leve distracción puede provocar colisiones por alcance.

En ruta
– Descansar cada dos horas o 200 kilómetros, ya que la fatiga reduce su capacidad de conducción, aumentando el riesgo.

– No beber alcohol si se va a conducir, respetar las normas y utilizar sistemas de retención.

– Mantener siempre la distancia de seguridad, y prever situaciones de peligro con tiempo suficiente, indicando de la situación al resto de los conductores.

– En caso de observar o sufrir un accidente, recordar la conducta PAS: Prevenir nuevos riesgo, Avisar a las emergencias y Socorrer a los heridos en casos de extrema gravedad.

– Si se va a conducir de noche, ser consciente de la fatiga provocada por la tensión. Revisar faros, adaptar su altura a la carga del vehículo, y aumentar la distancia de seguridad. Ante el primer síntoma de cansancio, pare y descanse.

– Durante el momento final del trayecto aumentar el riesgo: la fatiga acumulada, las ganas de llegar al destino y las posibles retenciones en las entradas aumentan el riesgo.

– Ante una retención, frenar con suavidad, avisar al resto de vehículos del atasco, y observar una posible salida de escape en el caso de que el conductor que circula detrás de nosotros no pueda frenar a tiempo.

– Y mantener la seguridad también en los recorridos cortos. Muchos accidentes en vacaciones se producen en el destino, en pequeños recorridos donde nos confiamos.

Algunos consejos para los atascos…
Lo mejor es evitar los atascos, adelantando o retrasando el viaje, buscando toda la información en las apps de RACE, DGT… o en la web. Si no se pueden cambiar los horarios, mirar rutas alternativas. También hay que tener en cuenta los viajes con niños: ellos sufren mucho los atascos, por lo que conocer puntos de parada ayudará en caso de problema.

Un conductor que circula durante horas en un atasco ve aumentado el riesgo de sufrir un accidente, provocado por la fatiga, la somnolencia o el estrés. Tras un atasco, las ganas de terminar el viaje pueden hacer que el conductor quiera recuperar el tiempo perdido, sin tener en cuenta el “efecto acordeón” de los atascos. No hay que ponerse horas de llegada: cuando pensamos que la circulación ya está reestablecida, aparecen de nuevo las retenciones, y una leve distracción puede provocar una grave colisión por alcance.

Uno de los momentos más peligrosos es cuando nos aproximamos a la retención. Frenar con suavidad, avisar al resto de vehículos del atasco, y observar una posible salida de escape en el caso de que el conductor que circula detrás de nosotros no pueda frenar a tiempo. Llevar los reposacabezas bien ajustados, y no llevar objetos sueltos en el interior del habitáculo para evitar daños a los ocupantes en caso de frenazo. Y nunca aprovechar la detención del coche en el atasco para estirar las piernas, ni salir con niños, o pasear a los animales.

Comenta o Pregúntanos