Deportivos que transmiten emoción – Nuevos Audi TT Roadster y TTS Roadster

TTR140012

Son deportivos para proporcionar satisfacciones a los sentidos. Audi lanza la tercera generación del TT Roadster y el TTS Roadster. Estos biplaza de techo abierto demuestran los conocimientos de ingeniería de la marca en terrenos como la construcción ligera, los motores o la tracción permanente a las cuatro ruedas quattro, así como su capacidad de innovación con el nuevo Audi virtual cockpit.

El resultado es pura emoción y la diversión a cielo abierto. Esto se debe en parte al completo equipamiento del nuevo TT Roadster, con un buen número de elementos destinados al confort. El conductor puede conectar su teléfono móvil al sistema de información y entretenimiento a través del Audi phone box, mientras que el micrófono incorporado en el cinturón de seguridad proporciona una buena calidad de sonido, incluso cuando la capota esta plegada. Los asientos deportivos S de este biplaza ofrecen una sujeción y un confort óptimos e incluyen, como elemento opcional, la calefacción para la zona del cuello.

Audi virtual cockpit y MMI: completamente nuevos
La nueva generación del Audi TT coupé y Roadster cuenta con una pantalla y un concepto de manejo novedosos. Todo está centrado en el conductor y, permite una utilización más intuitiva. La innovación más destacable es el Audi virtual cockpit. El cuadro de instrumentos digital, con un monitor TFT de 12,3 pulgadas, presenta toda la información con gráficos de alto contraste en tres dimensiones. El conductor puede seleccionar distintas pantallas según la información que precise.

El terminal MMI situado en la consola del túnel central también sigue una nueva lógica de funcionamiento. Un menú que permite que casi todas las entradas se completen en unos pocos pasos, a menudo utilizando la búsqueda de texto libre y el control de voz. Cuando se combina con el paquete connectivity opcional o con el sistema MMI navigation plus, la superficie del pulsador giratorio incorpora una superficie de panel táctil denominado MMI touch. El conductor puede usarlo para introducir caracteres, moverse por la pantalla y hacer zoom.

Entre los elementos de control alternativos se incluyen dos versiones de volante multifunción y un sistema de control por voz muy avanzado. Éste también es capaz de entender el lenguaje cotidiano, reconociendo frases como por ejemplo “Quiero llamar a Pedro” o “¿Dónde está la gasolinera más cercana?” En el pasado, los comandos de palabras estaban predeterminados.

Diseño exterior: atlético y masculino
Los nuevos Audi TT Roadster y TTS Roadster miden 4,18 metros de longitud, con una distancia entre ejes de 2,51 metros. Sus voladizos son cortos y los coches tienen una presencia atlética rotunda. Los diseñadores de Audi han mantenido las líneas puras y atemporales del Audi TT de primera generación. Sin embargo, se han reinterpretado muchos elementos y el diseño ha mejorado con detalles distintivos. Los clientes pueden elegir entre 11 colores exteriores, uno de los cuales está disponible exclusivamente para el acabado S line. Siete de las tonalidades son nuevas para el Audi TT Roadster, y dos de ellas completamente nuevas en la gama Audi: el gris nano, con su aire tecnológico, y el rojo tango. El negro pantera con efecto cristalizado y el azul Sepang también está disponibles para el Audi TTS. El Audi TTS Roadster y el paquete exterior S line se pueden reconocer fácilmente por sus detalles como las entradas de aire de aspecto deportivo y los estribos laterales aerodinámicos.

Las líneas horizontales son predominantes en el frontal del nuevo Roadster. La parrilla Singleframe es ancha y plana, como la del deportivo Audi R8 de altas prestaciones. Audi también ofrece faros de LED o la innovadora tecnología Audi matrix LED.

Esta última utiliza pequeños LEDs, controlados individualmente, para la luz de carretera. Las luces diurnas brillan a través de unas barras que dividen los faros. Los intermitentes dinámicos son otra innovación de Audi.

Muchos de los elementos en el perfil de este biplaza descapotable son también una reminiscencia de la primera generación de este icono del diseño. Los anchos pasos de ruedas tienen distintas formas geométricas. En la aleta delantera se forma una intersección con el capó, que continúa a través de las puertas y de la línea tornado, y sigue el recorrido hacia la parte trasera. La tapa del depósito de combustible mantiene la clásica línea circular y, como en los coches de competición, no hay ningún otro tapón debajo de ella. Seis tornillos adornan el aro que hay alrededor de dicha tapa.

En la parte trasera las líneas horizontales acentúan la anchura del coche. La línea de los pilotos traseros de LED va encendida junto con las luces diurnas. La tercera luz de freno, una línea plana a lo largo del borde de la tapa del maletero, conecta ambos pilotos posteriores. Un difusor incorpora las salidas de los tubos de escape. A partir de 120 km/h se despliega un spoiler eléctrico colocado en el capó del maletero. Con el techo cerrado, el nuevo Audi TT Roadster consigue un coeficiente de resistencia aerodinámica de 0,30. El inconfundible diseño se conjuga a la perfección con una excelente aerodinámica.

Carrocería y techo de lona: la última tecnología
La carrocería del nuevo deportivo compacto es una evolución del concepto Audi Space Frame (ASF), basado en la Plataforma Modular Transversal (MQB). Componentes de acero de alta resistencia refuerzan el piso del habitáculo, cuya célula y todos los paneles exteriores y piezas atornilladas están realizados en aluminio, con la forma de los clásicos nodos de fundición y perfiles extruidos.

Los ingenieros de Audi han reforzado las zonas clave de la carrocería del Roadster en comparación con la del Coupé para ganar seguridad y rigidez torsional. Esto incluye los pilares A, los montantes laterales y las áreas que hay por debajo del frontal y de la parte trasera. Una estructura sólida separa el habitáculo del compartimento del maletero. En la zona superior se alojan las barras antivuelco de acero. Con el motor 2.0 TFSI y la transmisión manual, el peso en vacío del TT Roadster (sin conductor) es de sólo 1.320 kilos.

El suave tejido de la capota de lona permite que el techo sólo pese 39 kilos en la báscula.
Cuando se abre queda plegada y apenas reduce el volumen a 280 litros de que dispone el maletero. El accionamiento eléctrico de serie abre y cierra la capota en diez segundos, incluso si se circula a velocidades de hasta 50 km/h.

Una vez desplegada, la capota permanece tensa incluso a altas velocidades, y ofrece una magnífica insonorización, gracias a una capa especial acústica. Entre el equipamiento se incluye un deflector de viento eléctrico de serie y calefacción para la zona del cuello opcionalmente, junto con los asientos deportivos S, que también son un extra.

Los motores: potencia y gran eficiencia
Para el lanzamiento, Audi ofrece un motor TDI y otro TFSI en el nuevo Audi TT Roadster. El Audi TTS Roadster también utiliza un propulsor TFSI. Estos motores turbo de dos litros y cuatro cilindros desarrollan entre 184 y 310 caballos, y son considerablemente más eficientes que los de la generación anterior. El sistema start-stop es de serie. También llevan a bordo un actuador de sonido, si se elige el sistema opcional Audi drive select dynamic (de serie en el Audi TTS Roadster).

El Audi TT Roadster 2.0 TDI ultra con transmisión manual y tracción delantera tiene 184 CV y 380 Nm de par. Como todos los motores del nuevo Audi TT Roadster, el diésel cumple con los límites de emisiones de la norma Euro 6. Su consumo medio es de sólo 4,3 litros de combustible por cada 100 kilómetros recorridos, lo que corresponde a 114 gramos de CO2 por kilómetro, un nueva referencia en el segmento. El 2.0 TFSI desarrolla 230 CV y 370 Nm en el Audi TT Roadster, mientras que en el TTS llega a 310 CV y 380 Nm. Con el cambio S tronic, éste último acelera de 0 a 100 km/h en tan sólo 4,9 segundos. Unas mariposas regulables proporcionan un sonido aún más rotundo durante la aceleración.

Independientemente de la versión de motor, la potencia se transmite a través de una caja de cambios manual de seis velocidades. La transmisión S tronic de seis marchas está disponible como opción para los dos propulsores TFSI. La transmisión de doble embrague cambia de una a otra marcha con gran rapidez y sin que apenas se interrumpa la tracción.

Además, el conductor puede controlarla por medio de unas levas situadas en el volante. En el modo efficiency del sistema Audi drive select, el S tronic se desconecta automáticamente del motor cuando el conductor quita el pie del acelerador.

De esa manera se ayuda a la reducción del consumo de combustible.

Tracción permanente a las cuatro ruedas quattro: la última evolución
Audi ha dado un gran paso en la evolución del sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas quattro, que es opcional en el nuevo Audi TT Roadster 2.0 TFSI y viene de serie en el Audi TTS Roadster. El embrague multidisco controlado electrohidráulicamente distribuye de forma óptima la potencia entre los ejes delantero y trasero, dependiendo de la situación de conducción, las características de la carretera y el tipo de conducción que estemos practicando en cada momento.

La gestión electrónica del embrague lleva el placer de conducción y la seguridad a niveles más altos. Si se conduce de forma deportiva, el sistema envía más potencia al tren trasero.

En superficies de baja adherencia, el sistema de tracción quattro, junto al Programa electrónico de estabilización (ESC), permite derrapajes controlados con seguridad.

Por primera vez Audi ha integrado la gestión del embrague para la tracción permanente a las cuatro ruedas quattro en el sistema opcional Audi drive select (de serie en el Audi TTS Roadster), que ofrece varios modos de conducción. El sistema controla la función del pedal del acelerador y de la asistencia a la dirección, e integra múltiples módulos opcionales, incluido el sistema de amortiguación adaptativa Audi magnetic ride (de serie en el Audi TTS Roadster).

El chasis: dinamismo y gran precisión
El sofisticado chasis y su puesta a punto proporcionan al biplaza descapotable un comportamiento muy dinámico y de una gran precisión. Algunas piezas de la suspensión delantera están realizadas en aluminio. La dirección de desmultiplicación variable y asistida electromecánicamente es de serie; su cremallera hace que la relación sea más directa según se incrementa el ángulo de giro. La suspensión trasera de cuatro brazos puede procesar las fuerzas longitudinales y transversales de forma separada. La carrocería está rebajada diez milímetros en el Audi TTS Roadster equipado con el paquete deportivo S line y el sistema Audi magnetic ride.

El Audi TT Roadster incluye de serie unas llantas de 17 pulgadas muy ligeras, a las que se acoplan unos neumáticos en formato 225/50. El Audi TTS Roadster y el paquete deportivo S line cuentan con llantas de 18 pulgadas y neumáticos 245/40. Opcionalmente hay disponibles llantas de hasta 20 pulgadas. Dependiendo de la versión de motor, los discos
delanteros ventilados pueden medir hasta 338 milímetros de diámetro. En el Audi TTS Roadster van unidos a unas pinzas de freno de aluminio muy ligeras.

Otro de los aspectos destacados que proporcionan esa deportividad en el manejo es el Programa electrónico de estabilización (ESC), que se puede desconectar total o parcialmente. Al trazar curvas rápidas, la función que distribuye selectivamente el par entre las ruedas frena ligeramente el neumático interior del eje delantero (en los coches con tracción delantera) o ambos neumáticos interiores (cuando lleva la tracción permanente quattro). Debido a la diferencia en las fuerzas de tracción, el Audi TT Roadster fuerza ligeramente el giro hacia el interior de la curva, con lo que el comportamiento es aún más preciso, neutro y estable.

El diseño interior: aspecto deportivo
Con sus líneas musculosas, el acabado de gran calidad y los nuevos colores y materiales, el interior es una expresión tangible del carácter deportivo que de la nueva generación del Audi TT. Visto desde arriba, el delgado panel de instrumentos se asemeja al ala de un avión. Los difusores de aire redondos, una característica clásica del Audi TT, recuerdan a los motores de un jet. Albergan los mandos del aire acondicionado o del climatizador automático opcional.

Los asientos deportivos, también de nuevo diseño, están montados en una posición baja y llevan los reposacabezas integrados. En conjunto pesan cinco kilos menos que los asientos del modelo anterior. Los asientos deportivos opcionales S (de serie en el Audi TTS Roadster) están disponibles con una amplia variedad de posibilidades de personalización, incluyendo el ajuste eléctrico. La regulación neumática para que el contorno del asiento envuelva perfectamente el cuerpo es otra opción. El maletero de este biplaza descapotable tiene una capacidad de 280 litros.

Hay tres colores de interior disponibles como equipamiento de serie para el Audi TT Roadster y el TTS Roadster. Éste último cuenta con detalles de color en el interior, que son una opción para el Audi TT Roadster. Bajo pedido, Audi tapiza los asientos en Alcántara o cuero. El paquete deportivo S line transforma el habitáculo a un tono negro. Una alternativa de diseño exclusiva de Audi design selection es el azul almirante.

El equipamiento: generoso y atractivo
El nuevo Audi TT Roadster inició su comercialización en España durante el último trimestre de 2014 y el Audi TTS Roadster se empezará a vender durante el primer trimestre de 2015. El precio base del 2.0 TFSI será de 44.650 euros. El equipamiento de serie es generoso y, además, se completa con una atractiva lista de opciones. La variedad de sistemas de asistencia al conductor incluye desde el indicador que ayuda en el cambio de carril o el Audi side assist hasta el asistente capaz de mantenernos en el carril adecuado, el Audi active lane assist (de serie en los modelos con motores TFSI), pasando
por el mecanismo de reconocimiento de las señales de tráfico o la ayuda al aparcamiento con una pantalla que proyecta los alrededores del vehículo.

El MMI navigation plus con MMI touch se sitúa en lo más alto de la gama, en cuanto a sistemas de información y entretenimiento. Utiliza la segunda generación de la plataforma modular de “infotainment” (MIB), con un chip Tegra 30 de alto rendimiento, fruto de la cooperación de Audi y su socio NVIDIA, que trabajan estrechamente con el procesador del Audi virtual cockpit. Audi connect es un módulo de hardware complementario que proporciona los servicios de internet de la marca para el coche, a través del rapidísimo estándar de transmisión LTE.

El Audi phone box facilita la conexión de los teléfonos móviles con el sistema de infotainment. El equipo de sonido Bang & Olufsen transforma el habitáculo en una sala de audición, por medio de sus 12 altavoces y de los woofers de graves que incluyen aros con una deportiva línea de LED. El micrófono del cinturón de seguridad proporciona una buena calidad de audio, incluso cuando la capota está quitada.

Descargar dossier

Comenta o Pregúntanos