El BMW i3 “safety car” de la San Silvestre del Jarama-RACE

P90207094_highRes_bmw-i3-san-silvestre

Hoy 31 de diciembre, el Circuito del Jarama-RACE ha acogido la segunda edición de la San Silvestre del Jarama, una prueba deportiva en la que cientos de runners han tenido la oportunidad de batir sus marcas en los 5 ó 10 kilómetros propuestos en el trazado del Circuito. La carrera se ha combinado con eventos para toda la familia en un ambiente muy festivo, con actividades para niños y muchas sorpresas. Una cita que por segundo año consecutivo ha permitido disfrutar a los corredores del mejor deporte el último día del 2015, y llegar a compartir la cena de fin de año con familiares y amigos.

Desde las 10:30 de la mañana, la recta de meta del Circuito ha acogido las primeras carreras infantiles. Y tras ésta, las carreras de los adultos, que con respecto a la primera edición de la San Silvestre Jarama-RACE 2014 sufrían una variación importante: en lugar de dar dos vueltas al circuito como el año pasado, la organización ha planteado dos retos a los corredores: superar la distancia de 5 kilómetros o batir los 10 kilómetros.

Ha sido en estas dos últimas modalidades dónde el vehículo totalmente eléctrico de BMW, el i3, ha guiado y servido de cronómetro a los corredores por el trazado del Circuito. Potente, ágil, conectado a la red y sobre todo libre de emisiones: gracias a éstas cualidades, el BMW i3, ha sido elegido por el RACE para desempeñar esta función en la San Silvestre del Jarama.

El BMW i3 presenta una arquitectura desarrollada específicamente para los modelos eléctricos y enchufables. Sus elementos clave son la cabina de plástico reforzado con fibra de carbono (PRFC) y un chasis de aluminio que incorpora todos los componentes de la transmisión y suspensión. Este método de construcción ayuda a proporcionar al coche, de cuatro metros de largo y cinco puertas, no sólo un interior muy amplio y versátil, sino también un reducido radio de giro, así como características de conducción ágiles y seguras. La alta posición de asiento y una excelente visibilidad panorámica ofrecen las condiciones ideales para su uso en condiciones de tráfico urbano. Con un motor eléctrico de 170 CV, el BMW i3 (consumo de combustible combinado: 0,0 l/100 km; consumo combinado de potencia: 12.9 kWh/100 km; emisiones combinadas de CO2: 0 g/km) es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 7,2 segundos. La batería de alto voltaje de iones de litio del coche permite una autonomía de hasta 160 kilómetros en su funcionamiento diario.

Comenta o Pregúntanos