Grip Control de Peugeot: seguridad sobre ruedas en Navidad y durante todo el año

portada_peugeot

Grip Control es un sistema de antideslizamiento inteligente, que mejora la motricidad del vehículo en condiciones específicas como nieve, arena o barro.

Esta tecnología actúa sobre las ruedas motrices delanteras, independientemente del escenario.

Modelos como el 2008, 3008, 508 RXH y Partner pueden circular sobre nieve o hielo con total agilidad gracias al Grip Control.

Grip Control es un sistema de optimización de la motricidad en condiciones de baja adherencia, como en el caso de carreteras o pistas nevadas o con placas de hielo. Esta tecnología, que actúa sobre las ruedas motrices delanteras, se activa a través del mando giratorio situado en la consola central. El conductor puede elegir entre uno de los cinco modos de uso disponibles, según los cuales limita la transferencia del par motor sobre el tren delantero y gestiona el frenado, en función del terreno.

El conductor puede determinar en todo momento si permite que el sistema actúe de forma inteligente, a través del modo Standard, o si selecciona manualmente, mediante el mando giratorio, el modo que quiere emplear en función del contexto. El funcionamiento es el siguiente:

El modo Standard se destina a condiciones de carretera normales, sin problemas de adherencia.

El modo Nieve adapta de manera instantánea el control de tracción de cada una de las dos ruedas motrices a las condiciones de adherencia existentes. Cuando el coche supera los 50 km/h el sistema pasa automáticamente al modo Standard.

El modo Todocamino permite circular sin problemas por terrenos deslizantes como barro o hierba húmeda. Asegura el arranque del vehículo en estas condiciones transfiriendo el máximo par posible a la rueda que más adherencia tenga. Funciona como un diferencial de deslizamiento limitado, se adapta perfectamente a la circulación en pistas y se mantiene activo por debajo de 80 km/h.

El modo Arena mantiene el deslizamiento de las dos ruedas motrices simultáneamente para permitir la progresión sobre suelo blando y limitar el riesgo de quedar atrapado en la arena. Este modo funciona hasta 120 km/h y cambia a modo Standard si se supera esa velocidad.

El modo ESP Off ofrece al conductor la posibilidad de desconectar totalmente el ESP y el Grip Control, hasta 50 km/h, y gestionar la motricidad de manera autónoma.

Los modelos de Peugeot que disfrutan de esta tecnología son los 2008, 3008, 508 RXH y Peugeot Partner. El Peugeot 2008 es la oferta de la Marca para el segmento de los crossovers urbanos. Un vehículo cuyos atributos lo hacen perfecto para la ciudad, y a la vez, le otorgan la posibilidad de abandonar el asfalto en terrenos off-road, gracias a equipamientos específicos como el Grip Control.

Robusto y dinámico, el 3008 propone una experiencia de conducción inédita. Diseño compacto, motores eficientes y equipamiento tecnológico hechos con el fin de dominar la carretera y disfrutar de una conducción dinámica, incluso en las condiciones más difíciles.

Por su parte, con sus 4 ruedas motrices y su agarre en carretera ejemplar, el 508 RXH ha sido concebido para afrontar de la mejor manera todas las situaciones. La motorización híbrida diésel y eléctrica de este rutero conjuga rendimiento y control del consumo.

La tecnología se convierte también en una de las señas de identidad de uno de los vehículos polivalentes de referencia de la Marca: el Peugeot Partner. Pantalla táctil con navegador, cámara de visión trasera o detector de obstáculos trasero son algunos de los sistemas que, unidos al Grip Control, hacen de este modelo uno de los más completos de su segmento.

Comenta o Pregúntanos