Peugeot 308 R Hybrid: cuatro ruedas motrices, tres motores, dos energías, una berlina compacta única con prestaciones de supercar

portada_peugeot

El éxito de los vehículos híbridos es un reflejo del interés de los conductores en nuevas respuestas en aspectos como el vehículo individual o los motores. Peugeot Sport ha creado la primera berlina híbrida compacta en la que se conjugan placer de conducir, prestaciones radicales y bajo consumo.

Sobre la base de un Peugeot 308, Peugeot Sport ha desarrollado el 308 R Hybrid. Este híbrido gasolina plug-in lleva los límites de deportividad en su segmento a un nuevo nivel, ofreciendo prestaciones extraordinarias.

Desde su presentación en Shanghái en abril de 2015, Peugeot Sport ha seguido trabajando en el desarrollo de la cadena de tracción, en la que se combinan un motor de gasolina con dos propulsores eléctricos.

Gracias a los últimos avances, los 500 CV y los 730 Nm de par están disponibles en tres modos de conducción (ZEV, HYbrid y HYbrid Sport) y en una estrategia de Launch Control, supervisados por el conductor a través del Peugeot i Cockpit®.

“El Peugeot 308 es todo un éxito comercial. Ya se le ha distinguido con 27 galardones, entre las que destaca el prestigioso “Coche del Año en Europa”, en 2014. El Peugeot 308 afianza su carácter de vehículo mundial, con el lanzamiento del nuevo 308 S en China y, su vocación deportiva, con el nuevo 308 GTi by Peugeot Sport. El 308 R HYbrid lo convierte en el modelo icónico de la Marca”.

Maxime Picat, director general de Peugeot

“La experiencia y los conocimientos de Peugeot Sport son la mejor garantía para alcanzar cualquier objetivo. Hemos desarrollado el 308 GTi by Peugeot Sport, que supone una revolución en su segmento. La aplicación de un sistema de propulsión híbrido de altas prestaciones en el 308 permite entrever el enorme potencial de esta tecnología en la creación de futuros vehículos superdeportivos”.

Bruno Famin, director de Peugeot Sport

Diseño equilibrado y radical

El Peugeot 308 R HYbrid presenta unas proporciones ideales en su búsqueda de las prestaciones puras: compacidad notable, voladizos cortos y equilibrio perfecto. Para lograr este objetivo, tiene la ventaja de estar basada en la berlina 308 y su plataforma EMP2. Perfectamente identificables, la elegancia y la deportividad del 308 se han combinado con los códigos de diseño explorados por el concept Quartz para lograr una expresión radical.

“Las proporciones equilibradas del Peugeot 308 y su diseño puro y tecnológico son la base perfecta para un modelo de corte radical. El Peugeot 308 R HYbrid explota sus cualidades para ofrecer un diseño todavía más potente y dinámico”.

Gilles Vidal, director de diseño de Peugeot.

Pegado al suelo con sus neumáticos 235/35 R19, montados en vías ensanchadas de 80 mm, el Peugeot 308 R HYbrid parece devorar el asfalto con su impresionante frontal, coronado con un capó con unas expresivas tomas de aire y un paragolpes mineral con aristas vivas y planos lisos.

Con su rejilla ajedrezada, la parrilla proporciona aire fresco al innovador sistema de propulsión híbrido que desarrolla 500 CV. Las salidas de aire laterales incorporan intermitentes secuenciales de LED, mientras que la toma central exhibe la firma del coche, un distintivo con la denominación 308 R HYbrid grabada.

Las líneas, cinceladas lo más cerca posible de la mecánica, captan la luz y guían a la vista en el descubrimiento del resto del vehículo. El Peugeot 308 R HYbrid se viste de un azul particularmente intenso mediante la integración de pigmentos fluorescentes y partículas de cristal. Este color evoca, al mismo tiempo, el sistema híbrido y el tono históricamente reservado a los coches de competición franceses. Este azul se combina, a la altura de las puertas traseras, con un negro mate en una nueva expresión del corte limpio, la “coupe franche”, signo de identidad de los modelos Peugeot más extremos.

En la parte trasera, el Peugeot 308 R HYbrid expresa su radicalidad con una notable sobriedad. La zaga es un anticipo del comportamiento en carretera del coche mientras que el pequeño alerón en la parte superior del portón culmina el trabajo aerodinámico. Unos toques de blanco cerámico en los embellecedores de las tomas de aire y las taloneras ponen de relieve el dinamismo del coche.

Peugeot i-Cockpit, para un pilotaje eficaz

Al abrir las puertas se descubre un habitáculo impresionante, estructurado por una consola central que atraviesa el interior longitudinalmente y que configura el espacio para cuatro asientos de tipo baquet. Los materiales y los colores utilizados confirman de manera distintiva el objetivo del Peugeot 308 R HYbrid: las prestaciones.

Así, los acabados de la parte superior del habitáculo y del techo son de color antracita. Los asientos baquet están tapizados en un cuero beige. En la más pura tradición de la los automóviles deportivos, los toques de rojo se reparten por el interior, especialmente en el marco de los instrumentos principales, la referencia para el centrado del volante y la consola central.

Por primera vez, el Peugeot 308 R HYbrid adopta, en un coche basado en un vehículo de serie, materiales hasta la fecha sólo empleados en concept cars. Así, el salpicadero está forrado con un material textil obtenido mediante una técnica de tejido digital. Este procedimiento, muy innovador, permite tapizar piezas complejas de gran tamaño y darles un tacto blando sin necesidad de recurrir a espumas y sin aumentar el peso de los distintos componentes. Este tejido digital se combina en los paneles de las puertas con cuero en colores negro y beige.

Gracias a la innovadora arquitectura del Peugeot i-Cockpit, el conductor controla con naturalidad los 500 CV que desarrolla la mecánica. Para ello, se han puesto tres mandos a su disposición. En la consola central, dos botones le permiten supervisar la cadena de tracción. El primero pone en marcha el potente sistema de propulsión del vehículo, mientras que el segundo activa la transición del modo Hybrid al ZEV (100% eléctrico).

El volante compacto, forrado en cuero perforado y adornado con el logo 308 R Hybrid, permite tomar las curvas de un modo preciso e incisivo. Con el pulgar derecho, puede pasar al modo Hybrid Sport, pulsando sobre un botón en el volante.

Muy cerca del volante, las levas para el cambio de marchas permiten gestionar la caja de seis velocidades con las yemas de los dedos.

La instrumentación elevada, por su parte, proporciona todas las informaciones necesarias sin necesidad de apartar la vista de la carretera. La consola central proporciona todos los datos sobre la cadena de tracción: marcha engranda, modo activado, nivel de carga y estado instantáneo (aportación de potencia o recarga) de la batería. Asimismo, el indicador de cambio de velocidad permite exprimir al máximo la mecánica de este vehículo, indicando el momento ideal para pasar a la marcha superior. Para ello, cuando está a punto de activarse el interruptor, muestra sus datos en rojo y suena una alarma.

Híbrido gasolina plug-in con prestaciones radicales

El desarrollo del Peugeot 308 R HYbrid se ha confiado a Peugeot Sport.  Se trataba de todo un desafío: desarrollar un sistema de propulsión híbrido de gasolina plug-in de elevadísimas prestaciones, integrarlo en la plataforma EMP2 y llevar su rendimiento a nuevos horizontes.

El resultado está a la altura del reto: impresionante. Con una potencia de 500 CV y cuatro ruedas motrices, el Peugeot 308 R HYbrid alcanza 250 km/h, velocidad limitada electrónicamente, realiza el 0 a 100 km/h en apenas 4,0 segundos y cubre los 1.000 metros en salida parada en sólo 22 segundos. Todo ello con unas emisiones de CO2 de tan sólo 70 g/Km.

Perfectamente equilibrado, con un reparto del peso del 60% en la parte delantera y un 40% en la trasera, el Peugeot 308 R HYbrid presenta un temperamento fogoso, con una relación peso/potencia de apenas 3,1 kg/CV.

“Sólo nuestra pasión por los grandes retos y la excelencia del 308 permiten alcanzar este nivel de prestaciones en un coche del segmento C. El Peugeot 308 R HYbrid forma parte de un club muy restringido, el de los coches capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos”.

Jean-Philippe Delaire, Peugeot Sport, responsable de Desarrollo del Sistema de Propulsión del Peugeot 308 R HYbrid

De manera sistemática, Peugeot Sport utiliza su experiencia técnica y su palmarés en competición para determinar las características de los componentes y su emplazamiento ideal. De este modo, el sistema de propulsión de este modelo incluye tres fuentes de potencia:

– El motor cuatro cilindros de gasolina 1.6 THP 270 S&S, la mecánica de serie con la mayor potencia específica del mundo en este nivel de cilindrada, con 169 CV/l.

– Un motor eléctrico, con una potencia de 85 kW / 115 CV, acoplado a las ruedas delanteras a través de la caja de cambios de seis velocidades.

– Un segundo motor eléctrico, con las mismas características, situado sobre el tren trasero.

Al arrancar, el 308 R HYbrid activa automáticamente el modo ZEV, que recurre al motor eléctrico trasero para propulsar el vehículo.  Con sus 115 CV, el modo ZEV permanece en funcionamiento hasta que se alcanzan los 100 Km/h. Si la batería tiene un nivel de carga insuficiente, el 308 R Hybrid pasa, de una forma totalmente autónoma, al modo HYbrid. El conductor también puede pasar a esta modalidad de funcionamiento pulsando el mando situado en la consola central.

En modo HYbrid, la potencia y el par que se transmiten a las ruedas alcanzan unos máximos de 270 CV y 330 Nm, respectivamente. El motor gasolina es la mecánica principal del 308 R Hybrid. La unidad eléctrica delantera interviene en tres fases. En aceleraciones a bajo régimen, compensa el tiempo de respuesta del turbo. Cuando se cambia de marcha, sustituye al motor térmico para asegurar un par constante.  Además, también puede recargar la batería. Para ello, el motor gasolina desarrolla una potencia superior a la demandada por el conductor. La potencia extra se traslada hacia la batería. Cuando se funciona en este modo, una batería totalmente descargada requiere menos de 15 Km para volver a su plena capacidad, aumentando la disponibilidad del último modo, el Hybrid Sport, accesible desde un botón situado en la parte derecha del volante. Al pisar fuertemente el pedal del acelerador, los motores eléctricos actúan como un boost y se asocian al motor gasolina para desarrollar hasta 400 CV y 530 Nm. De esta forma, el 308 R HYbrid presenta aceleraciones desconocidas, hasta ahora, en un modelo compacto.

En el eje delantero, el motor eléctrico aporta 15 CV adicionales en el tren delantero y, además, interviene de la misma manera que en el modo HYbrid. En la zaga, la potencia del motor eléctrico decrece a media que aumenta la velocidad, optimizando  la disponibilidad del modo HYbrid Sport, al requerir menos energía de la batería.

Además de estos tres modos, el 308 R Hybrid dispone de una estrategia de Launch Control, pensada para lograr las mejores salidas desde parado. Los 500 CV y 730 Nm del sistema de propulsión se gestionan automáticamente.

Para ello, cuando el vehículo está parado, el conductor pone en marcha el modo HYbrid Sport, desconecta el ESP, pisa el freno, engrana la segunda velocidad y acelera a fondo, con el motor gasolina regulándose automáticamente a 4000 rpm. En ese momento, basta soltar el pedal del freno para poner el cronómetro en marcha y asaltar los 1000 m en salida desde parado.

En cuanto se ha asegurado la salida desde parado, el 308 R Hybrid entrega todo su potencial hasta que el conductor suelta el acelerador, pasando automáticamente a modo HYbrid Sport.

Para lograr un tiempo de tan sólo 4,0 s en el 0 a 100 Km/h, es indispensable transmitir la potencia al suelo, controlando el deslizamiento de las ruedas delanteras. Con este fin, cuando el motor gasolina se mantiene en sus revoluciones para entregar toda su potencia, el eléctrico delantero interviene desde el momento en el que se supera el límite de adherencia. Al funcionar como generador, consume el par térmico excesivo y mantiene las ruedas delanteras en su punto óptimo de motricidad.

Este control de tracción por medio del motor eléctrico es eficiente tanto en aspectos mecánicos como energéticos. Por medio de este sistema, se requiere menos esfuerzo a las transmisiones y se recupera el exceso de energía proporcionada por el motor gasolina.

Las prestaciones del 308 R HYbrid están al nivel de las de los supercars, algo radical para una berlina del segmento C. Con una velocidad limitada electrónicamente a 250 Km/h, el 308 R Hybrid pasa de 0 a 100 Km/h en 4,0 s y recorre los 400 m con salida desde parado en 12,5 s y los 1.000 con salida desde parado en apenas 22,5 s.

Para garantizar un comportamiento dinámico intachable y acorde con sus prestaciones, los pesos del 308 R Hybrid se han centrado y rebajado al máximo, repartiéndose entre sus 4 ruedas motrices gracias a un diseño eficiente.

El motor gasolina y el eléctrico son solidarios: ambos engranan la corona dentada Este montaje tiene la ventaja de eliminar movimientos parásitos en los cambios de marcha. Cuando el par motor se reduce, el motor eléctrico delantero interviene para compensar la caída de par. De este modo, las cuñas del motor se mantienen en tensión durante las fases transitorias. Los pasos de velocidad se efectúan de un modo muy rápido, transparente para el conductor y sin sacudidas.

Con una capacidad de 50 litros, el depósito de combustible se ha trasladado al maletero, justo encima del motor eléctrico trasero y los dos transformadores. En su búsqueda de la perfección, los ingenieros de Peugeot Sport han modificado el fondo del depósito para que se sitúe lo más cerca posible del resto de elementos mecánicos. De esta manera se han ganado algunos milímetros suplementarios en altura, en beneficio de las prestaciones.

La batería de iones de litio de 3 kWh, con una excelente relación potencia/tamaño, se ha situado bajo los asientos traseros, en el lugar que habitualmente ocupa el depósito. Los motores eléctricos y los onduladores se refrigeran por medio de un circuito de agua especial. La temperatura del motor de gasolina se gestiona de un modo independiente, para garantizar su rendimiento en cualquier circunstancia.

El sistema de frenos está a la altura de las prestaciones: delante monta discos ventilados de 380 mm de diámetro con pinzas de cuatro pistones, procedentes del 308 GTi, mientras que en el eje trasero monta discos de 290 mm.  No obstante, no se utiliza en todas las maniobras de frenada.

Peugeot Sport ha desarrollado el sistema de propulsión para decelerar con la ayuda de los motores eléctricos en toda la gama de velocidades, es decir, desde los 250 km/h.  Además de preservar los discos y las pinzas, esta frenada regenerativa es uno de los métodos de recarga de las baterías, que se suma a la transferencia de energía en los modos HYbrid o HYbrid Sport y a la conexión a un puesto de recarga rápida, solución que permite que la batería recupere su carga máxima en apenas 30 minutos.

El Peugeot 308 R HYbrid demuestra de manera brillante el talento de los ingenieros y diseñadores así como la excelencia del Peugeot 308. Un Peugeot proporciona siempre sensaciones excepcionales.

Comenta o Pregúntanos