Protege tu coche del frío: recomendaciones para cambiar el lubricante en invierno

portada_shell

Ante la llegada de las bajas temperaturas conviene hacer una revisión completa del coche.

Shell Lubricantes ha elaborado una serie de consejos que permiten mantener el coche a punto durante los meses de invierno.

Toda la actividad del motor depende de su correcta lubricación, de ahí que el cambio de lubricante sea un paso esencial para mantener su buen funcionamiento.

Contar con la lubricación correcta puede suponer un ahorro de combustible de hasta un 3%.

Durante estos meses del año, las bajas temperaturas desafían al motor del coche y ponen a prueba su buen funcionamiento. La llegada de una nueva estación ha de venir acompañada de una revisión exhaustiva del automóvil, poniendo el foco en aquellos aspectos que más se pueden ver afectados por los cambios de temperatura, la lluvia o la nieve.

A continuación, proponemos cinco recomendaciones para hacer más sencilla la puesta a punto del coche, coincidiendo con la llegada del invierno:

1.Elige el lubricante que mejor se ajuste a las necesidades del motor. En este sentido, hay que tener en cuenta la viscosidad del aceite, es decir, la resistencia del líquido a fluir, que varía con la temperatura. Un lubricante sintético de baja viscosidad fluye con mayor rapidez y minimiza la fricción y el desgaste de las piezas en el arranque en frío. Numerosas herramientas interactivas como Shell LubeMatch ofrecen información a los conductores sobre qué aceite utilizar, en qué cantidad y otros datos técnicos acerca de sus propiedades.

2.Escoge un lubricante que cumpla con las especificaciones del fabricante. El uso del aceite correcto permitirá reducir no solo su consumo, sino también del combustible que utiliza el vehículo: en algunos casos, el ahorro es de hasta un 3%. Un lubricante sintético de altas prestaciones, que cumpla con los requerimientos del fabricante del vehículo, es una garantía de que nuestro motor estará protegido en el momento más crítico: el arranque en frío.

3.Acude al lugar adecuado. Cuando nos enfrentamos a realizar un cambio de aceite, lo más recomendable es recurrir a nuestro concesionario o taller de confianza y contar con un profesional.

4.Vigila la cantidad del aceite. Como conductores, debemos comprobar a menudo que el nivel de aceite es correcto y se encuentra entre el mínimo y el máximo que marca la varilla. En caso de necesitar añadir, es esencial hacerlo en la cantidad justa de aceite, ya que, tanto en exceso como por defecto, puede afectar al funcionamiento del motor.

5.Respeta los intervalos de cambio. El intervalo de cambio del aceite es un parámetro clave y va normalmente asociado al kilometraje del vehículo o al límite de tiempo recomendado para el uso del lubricante, lo que suceda antes. Este aspecto es esencial, ya que si se supera cualquiera de los dos intervalos, el nivel de impurezas del aceite puede llegar a ser más elevado de lo conveniente. El uso de lubricantes sintéticos como el nuevo Shell Helix Ultra con tecnología Pure Plus, elaborado con gas natural en lugar de petróleo, supone alargar los tiempos de cambio a la vez que se reduce el consumo de aceite, con el consecuente ahorro para el conductor.

Comenta o Pregúntanos