Viajar en transporte público en España es un 30% más barato que en la media de la UE

portada_atuc

Viajar en autobús, metro o tren puede llegar a ser hasta un 30% más barato en España que en el resto de principales capitales europeas. Así se desprende de los datos difundidos por la Asociación de Empresas Gestoras de Transportes Urbanos Colectivos (Atuc) con motivo de la Semana Europea de la Movilidad, que se celebra desde mañana y hasta el 22 de septiembre.

El informe –que analiza la movilidad de las principales capitales europeas- muestra cómo los ciudadanos que se deciden por el transporte público como método de desplazamiento, pagan de media 1,5 euros en ciudades como Madrid, Barcelona o Bilbao, mientras que en el resto de grandes urbes de la UE cuesta algo más de 2 euros.

Eso sí, el bolsillo del español no sólo nota el ahorro en un viaje sencillo, sino que cuando se trata de cubrir trayectos ilimitados durante el mes en curso, el abono mensual también sale más ‘rentable’ en España. En concreto, en Madrid se paga un 26% menos que en otras grandes capitales europeas. Así, en las 19 áreas urbanas españolas más importantes, la Administración cubre el 52,8% de los costes operativos. Es decir, en promedio los usuarios no llegan a pagar ni la mitad de lo que cuestan los servicios de transporte urbano.

Estas tarifas han favorecido que en España se utilice más el transporte público que en el resto de la UE, donde lo usan dos de cada diez viajeros. En nuestro país, con Madrid a la cabeza, cuatro de cada diez ciudadanos eligen moverse en autobús, metro o tren. De hecho, y según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) del pasado mes de junio, en España ya usan estos medios de transporte 234,7, millones de personas.

En este contexto, el peaje que pagamos los españoles por tener un transporte público más barato es que es más lento que en el resto de países vecinos, pues la velocidad media de los autobuses urbanos en las ciudades analizadas es de 20 kilómetros por hora, mientras que en Madrid es de poco más de 13 kilómetros la hora.

A pesar de ello, los españoles recorremos más kilómetros al mes en transporte público que nuestros vecinos europeos, ya que en autobús, por ejemplo, llegamos a acumular más de 40 kilómetros cada mes gracias a las 2,23 paradas que hay por cada 1.000 habitantes (en Europa es de 2,63).

Cuidamos el medio ambiente y también el bolsillo

Para tratar estos y otros asuntos, las ciudades y municipios se darán cita en la Semana Europea de la Movilidad con el objetivo de poner en marcha una serie de actividades para concienciar a la población de los beneficios del uso del transporte público, tanto para el medio ambiente como para el bolsillo.

Precisamente, de cada 100 euros que los hogares españoles dedican al transporte, 90 todavía van destinados al vehículo particular, mientras que el transporte público solo representa 5 euros, según datos del INE.

Una cuestión que no es baladí si se tiene en cuenta que en la UE hay una media de entre 350 y 500 vehículos por cada 1.000 habitantes y apenas un tren de metro puede sustituir el uso de 400 automóviles, según los datos de Atuc.

No obstante, desde la Asociación plantean la convivencia del transporte público con otras alternativas de movilidad sostenible, como la bicicleta o las flotas de carsharing, otras opciones de transporte que son más respetuosas con el medio ambiente y que permiten ahorrar.

Medidas para lograr un trasporte público más sostenible

La Semana Europea de la Movilidad no sólo es sólo una cita importante para que los ciudadanos conozcan los beneficios del transporte público, sino que también es un escenario idóneo para que tanto Atuc como el resto de principales operadores europeos de transporte urbano reclamen a la UE la adopción de una serie de medidas que garanticen la sostenibilidad del sistema de transporte público, tanto en términos medioambientales como económicos.

En este sentido, Atuc apuesta por un modelo de movilidad sostenible mediante el que se ponga la calidad de vida de las personas como centro de atención, logrando que las ciudades españolas sean más limpias, sanas y habitables y para muestra un botón: utilizando el transporte público se evita la emisión de 2,5 millones de toneladas de CO2 al año.

Tal y como explica el secretario general de la Asociación, Jesús Herrero, “hay que poner en marcha soluciones inteligentes en las que el transporte público se integre con los demás medios de transporte, convirtiéndose en el eje de una movilidad urbana sostenible. También es necesario conceder una protección especial a los peatones y a los ciudadanos que circulan en bicicleta, así como poner en marcha acciones que permitan la utilización moderada y respetuosa con el medio ambiente del vehículo particular”.

Comenta o Pregúntanos