Ancove solicita a la DGT modificaciones en los informes de Tráfico y las placas rojas

Los informes que emite la DGT sobre el estado de un vehículo no son vinculantes como en otros países, lo que supone que el comerciante no sabe con certeza lo que se va a encontrar a la hora de adquirir un vehículo.

Los permisos temporales de circulación para empresas (placas rojas) exigen un funcionamiento muy farragoso que desincentiva a los comerciales su uso, con el consiguiente riesgo legal.

Una vez constituido el nuevo Gobierno y nombrados algunos de los cargos con responsabilidad en materias que afectan directamente a la distribución de vehículos, Ancove ha empezado a solicitar reuniones con los responsables de estos departamentos. El objetivo es trasladarles las preocupaciones y las sugerencias de los comerciantes a los que Ancove representa.

El primer contacto se ha realizado con el nuevo director general de la DGT, Gregorio Serrano, con el que el presidente de Ancove, Elías Iglesias, quiere intercambiar opiniones, entre otras cuestiones, de tres materias consideradas prioritarias para los comerciantes de vehículos.

Informes de Tráfico

La DGT emite informes, previo pago, recogiendo el estado de un vehículo informando de los datos del propietario actual; la fecha de matriculación y si ha sido rematriculado; el domicilio del vehículo; si es de renting; si está embargado o tiene alguna carga o gravamen; si ha sido robado en algún momento; el número de transferencias que ha sufrido y fecha de la última; el número de kilómetros (si han sido anotados por ITV); si está dado de baja, temporal o permanente; si tiene alguna incidencia denegatoria y está en proceso de transferencia; la procedencia de fabricación y los datos técnicos. (solo figuran en el informe para vehículos con matricula definitiva posteriores a 18-11-2005.).

Sin embargo, el informe de Tráfico no es vinculante a diferencia de lo que sucede en otros países europeos. Es decir, tiene validez solo para el momento en que ha sido emitido. Es frecuente que los comerciantes se encuentren que unos días, o incluso unas horas más tarde, cuando van a realizar la transferencia del vehículo se hayan producido cambios de transcendencia en el estado legal del vehículo. Algunas veces si intencionalidad del vendedor, pero otras, producto de la mala fe.

Entre las involuntarias, la más frecuente son posibles multas que se imponen en el periodo que dista entre la emisión del informe y la compra. Entre las segundas, se puede dar el caso de que el vendedor inicie la venta del vehículo con un tercero a la par que con el comerciante, o incluso que el coche sea embargado en ese ínterin.

Este inseguridad jurídica está resuelta en otros países, o incluso en España para otros bienes como la vivienda, dotando de vinculación al informe de tal forma que durante un periodo de tiempo, generalmente de 15 días, el estado legal de vehículo no pueda ser modificado o, al menos, sin conocimiento del que ha solicitado el informe de Tráfico.

Placas temporales para empresas (placas rojas)

Son permisos para uso de empresas o entidades relacionadas con el vehículo, entre ellas, posibles importadores, vendedores o distribuidores, que identifican al propietario temporal, estar en posesión de la tarjeta de licencia municipal y al corriente del IAE. Estas placas facilitan el uso del vehículo con unas condiciones económicas especiales, lo que permite que puedan ser probados por los clientes o, por ejemplo, trasladar los vehículos para su repostaje o reparación.

Sin embargo, el sistema actual exige que cada vez que se realiza un desplazamiento hay que rellenar un boletín de circulación (la DGT vende un libro-talonario), convirtiendo estas placas en ineficientes por complejas lo que hace que numerosos establecimientos comerciales prefieran prescindir de ellas, con el riesgo legal y económico que conlleva.

Venta y talleres callejeros ilegales

Aun siendo Ancove consciente de que la DGT no es responsable de la regulación y control de la venta callejera de vehículos por parte de falsos particulares ni de los talleres ilegales que han proliferado en las ciudades españolas, se trata de unas prácticas que ponen en peligro la seguridad de los conductores de los vehículos afectados, pero también del resto de ciudadanos que circulan junto a ellos.

Por este motivo, Elías Iglesias solicitará a Gregorio Serrano que interceda ante el Gobierno para que se regule la venta callejera de seudoprofesionales ilegales que se hacen pasar por particulares para no tener que otorgar al vehículo de una garantía, a diferencia de los comerciantes legales. Igualmente, la pertenencia al Ministerio del Interior y la relación con la Guardia Civil, sitúa a la DGT en una posición inmejorable para perseguir los talleres ilegales que además de ser un riesgo para la circulación, tienen un impacto medioambiental muy fuerte pues no reciclan adecuadamente los residuos.

Comenta o Pregúntanos