El deportivo entre los SUV medianos

portada_mercedes

Un tren de rodaje deportivo de serie y una dirección deportiva más directa, sistema DYNAMIC SELECT y la cadena cinemática con tracción integral permanente 4MATIC y cambio automático de nueve velocidades 9G-TRONIC conjugan un soberbio confort de conducción con una agilidad sumamente deportiva. Como alternativa se ofrecen dos ejecuciones del tren de rodaje con amortiguación regulable progresiva: el nuevo DYNAMIC BODY CONTROL con suspensión mecánica y la suspensión neumática multicámara AIR BODY CONTROL. El cariz acusadamente deportivo y el dinamismo de conducción se combinan como es habitual en la marca de la estrella con máxima seguridad y modernos sistemas de asistencia a la conducción. El 20 de junio comenzó el plazo para la realización de pedidos. Los clientes interesados pueden encargar el nuevo GLC Coupé a un precio a partir de 52.000 euros.

Compaginar los requisitos que debe cumplir un SUV multifunción con las expectativas que despierta un coupé dinámico exige lograr un equilibrio entre el plano emocional y el racional. El GLC Coupé es a primera vista dinámico y compacto. Esto se debe a una longitud exterior de 4,73 metros, una altura de 1,60 metros y una batalla de 2,87 metros. Es decir, es casi ocho centímetros más largo y unos cuatro centímetros más bajo que el polifacético GLC, con el que comparte la arquitectura básica. La singularidad del GLC Coupé resulta de la parrilla de efecto diamante típicamente coupé, con una sola lama, y del nuevo techo de línea descendente. Empezando en el montante delantero, más horizontal, la línea del techo dibuja una silueta baja y culmina en una zaga de coupé fluida y enérgica al mismo tiempo.

Perfecta combinación de elementos de diseño de dos mundos

El frontal está dominado por la vistosa parrilla de efecto diamante, de marcada verticalidad, con lama única y estrella integrada. También llaman la atención el voladizo corto y la protección cromada de los bajos, esta última como alusión al espíritu SUV. El innovador concepto de los faros, disponibles opcionalmente en versión LED High Performance, presenta la impronta luminosa característica de Mercedes-Benz. Las amplias tomas de aire laterales añaden una dosis extra de deportividad.

La perfecta armonía entre conceptos supuestamente opuestos como un coupé y un SUV se manifiesta en la vista lateral del GLC Coupé, de 1,60 metros de altura, y en la línea de techo estilizada típica de un coupé deportivo. El habitáculo bajo se ciñe a las líneas básicas del diseño lateral del vehículo, subrayando el carácter de coupé. Las proporciones resultantes de combinar una línea de cintura alta con hombros anchos confieren al GLC Coupé un particular dinamismo. Esta interacción se acentúa con el estrechamiento entre la dropping line y la arista inferior, que asciende hacia la zaga.

Los peldaños que se ofrecen como equipo opcional visualizan los inconfundibles genes de SUV. Las ruedas anchas enrasadas con la carrocería están disponibles en varios formatos de hasta 50,8 centímetros (20 pulgadas). Junto con la generosa altura libre sobre el suelo, las ruedas acreditan las ambiciones deportivas del GLC Coupé en caminos y pistas no compactadas.

Zaga atlética

La configuración de la parte trasera del vehículo es otro de los factores que realzan el aspecto de coupé. La ancha zaga del GLC Coupé con hombros contundentes, un poderoso paragolpes con salidas de escape integradas y la protección de los bajos en forma de difusor trazan una imagen atlética y subrayan la estabilidad del coupé. Los esbeltos grupos ópticos traseros divididos, la estrella de la marca en posición central y el nítido perfil aerodinámico se inspiran en una línea de diseño esbozada por primera vez en el coupé de la Clase S y asumida ahora en todos los coupés de Mercedes-Benz. La matrícula, trasladada a la parte inferior del paragolpes, y la forma típica de la luneta trasera, redondeada en la parte superior, son otros rasgos característicos de este estilo. En la parte trasera se puede prescindir de un limpialunetas. La corriente de aire se separa de la carrocería por detrás del perfil aerodinámico, evitándose así que el agua salpique la luneta. Al igual que sucede con los faros, el diseño nocturno de los grupos ópticos traseros de LED muestra los rasgos de alumbrado característicos de la marca Mercedes-Benz.

Noble ambiente de coupé en el interior

El interior mantiene las pautas del diseño exterior, recibiendo a los ocupantes con el ambiente típico de coupé y con una marcada sensación de calidad. El lenguaje formal aúna claridad sensual con deportividad y dinamismo, y es una interpretación convincente del lujo moderno. Los elementos más característicos del diseño interior del GLC Coupé son el tablero de instrumentos y la consola central de líneas fluidas. El amplio cuerpo central de la consola, de una sola pieza, describe una línea ondulada por debajo del display multimedia semiintegrado, desde los difusores centrales hasta el apoyabrazos. Estas líneas claras y sensuales crean un ambiente diáfano y transmiten una sensación inconfundible de modernidad y purismo.

La línea opcional AMG Line Interior potencia todavía más el dinamismo y la deportividad con asientos deportivos tapizados en símil de cuero ARTICO/microfibra DINAMICA o asientos deportivos con el tapizado opcional en cuero bicolor.

Programa deportivo: DYNAMIC BODY CONTROL o AIR BODY CONTROL

El nuevo GLC Coupé equipa de serie un tren de rodaje deportivo, incluyendo DYNAMIC SELECT con cinco programas de conducción: ECO, CONFORT, SPORT, SPORT+ e INDIVIDUAL. Otra opción es el tren de rodaje de carácter deportivo DYNAMIC BODY CONTROL con suspensión mecánica y amortiguación regulable. El conductor puede adaptar también aquí el carácter individual del vehículo por medio de DYNAMIC SELECT.

El GLC Coupé es el único modelo de su segmento de mercado que puede dotarse opcionalmente de suspensión neumática integral multicámara y amortiguación variable con regulación electrónica progresiva. La suspensión neumática AIR BODY CONTROL conjuga excelente estabilidad dinámica y máximo confort con agilidad deportiva. En función de los ajustes realizados con DYNAMIC SELECT se preseleccionan curvas características específicas. En el modo SPORT y en el modo SPORT+, la armonización aún más rígida y una altura del tren de rodaje rebajada en 15 milímetros hacen que los ocupantes disfruten de la sensación de viajar en un deportivo con un gran dinamismo transversal. El modo CONFORT, con un ajuste suave, proporciona una rodadura especialmente confortable. A fin de garantizar la mayor seguridad de conducción posible, también en este modo, las fuerzas de suspensión y amortiguación se adaptan inmediatamente en caso de tener que esquivar un obstáculo de forma repentina. Otras ventajas de este sistema son la reducción de los movimientos de balanceo en curvas, la detección automática de la carga mediante sensores y un borde de carga 4 centímetros más bajo, que hace más cómodas las operaciones de carga y descarga.

Uno de los artífices de la ejecución más deportiva del GLC Coupé en comparación con el SUV clásico GLC es la nueva dirección directa con una desmultiplicación más directa de 15,1:1 (GLC: 16,1:1). En los modos SPORT y SPORT+ opera además con una línea característica todavía más deportiva en la servodirección.

Parámetros decisivos para una elevada eficiencia energética

No menos fluida que la silueta es la aerodinámica del nuevo GLC Coupé. Este vehículo de zaga inclinada con un coeficiente cx de 0,31 y una superficie de resistencia aerodinámica A de 2,53 m2, consigue un valor de resistencia aerodinámica (cx x A) de 0,79, ostentando claramente el récord de su segmento. A la forma básica aerodinámica se suman una serie de detalles que potencian la eficiencia aerodinámica del vehículo, como el hermetizado del entorno del radiador y los faros, la persiana anular del radiador o el concepto optimizado de revestimiento de los bajos.

A pesar de las generosas dimensiones exteriores, de una batalla larga en beneficio del espacio disponible para los ocupantes, del volumen del maletero y del abundante equipamiento del vehículo, su peso es de tan sólo 1.710 kilos (GLC 250 4MATIC Coupé), lo que lo sitúa entre los mejores del segmento. La mayor parte del ahorro de peso corresponde a la carrocería, que obedece a un desarrollo completamente nuevo, y en la que se ha realizado una inteligente combinación de materiales de aluminio y aceros de alta y muy alta resistencia y ultrarresistentes. Los componentes de aluminio contribuyen también a reducir el peso del tren de rodaje. Esto conduce a un mayor confort de marcha, pues disminuyen las masas no suspendidas. La suspensión neumática integral multicámara AIR BODY CONTROL (opcional) incorpora elementos elásticos de plástico reforzado con fibra de vidrio, un material tan ligero como resistente que reduce el peso del conjunto en comparación con las suspensiones neumáticas convencionales. La nueva caja de transferencia compacta acoplada a la carcasa del cambio («Add-on») y el cambio 9G-TRONIC con cárter de magnesio contribuyen a reducir el peso en 12 kg en comparación con las versiones incorporadas en otras series.

Ocho modelos, incluida la versión tope de gama de Mercedes-AMG

El nuevo GLC Coupé está disponible inicialmente en un total de ocho variantes. Los clientes pueden elegir entre cuatro propulsores diésel, tres de gasolina y un modelo híbrido enchufable. El modelo básico es el GLC 200 d Coupé con 100 kW (136 CV), disponible a partir de finales de 2016. La oferta comprende además los modelos diésel de cuatro cilindros GLC 220 d 4MATIC Coupé y GLC 250 d 4MATIC Coupé con una gama de potencia de 125 kW (170 CV) a 150 kW (204 CV). El GLC 350 d 4MATIC Coupé con motor diésel V6 de 190 kW (258 CV) es aval de prestaciones impresionantes, unidas a un consumo moderado. Como es natural, todos los modelos diésel están equipados con el moderno sistema de postratamiento de los gases de escape SCR con inyección de AdBlue®, y están certificados según Euro 6.

Un dinamismo más acusado distingue a los modelos de gasolina GLC 250 4MATIC Coupé con 155 kW (211 CV) y GLC 300 4MATIC Coupé con 180 kW (245 CV). Quien desee mayores prestaciones puede optar por el dinámico Coupé Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC. Este potente modelo tope de gama se distingue por sus impecables prestaciones en carretera, su diseño individual y dinámico y su atractivo equipamiento. El motor V6 biturbo desarrolla 270 kW (367 CV) y acelera el coupé en 4,9 segundos de cero a 100 km/h.

Mercedes-Benz ofrece también un modelo híbrido enchufable, el GLC 350 e 4MATIC Coupé, que combina la agilidad y el placer de conducción de la tracción integral con niveles mínimos de consumo y emisiones. El SUV mediano con una potencia total del sistema de 235 kW (320 CV) alcanza una velocidad máxima de 235 km/h y emite sólo 59-64 g de CO2/km1, estableciendo así un nuevo récord en su categoría. El vehículo híbrido puede recorrer hasta 34 km en régimen exclusivamente eléctrico1 y con cero emisiones. Gracias a la función «boost» acelera de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos.

Comenta o Pregúntanos