La policía sueca es la primera en utilizar el V90 como vehículo policial, aunque también hay otros países en el punto de mira

portada_volvo

La policía sueca recibirá sus primeros vehículos policiales V90 a principios del año que viene después de que este modelo haya logrado recientemente la puntuación más alta de la historia en la prueba de conducción sumamente exigente de la policía sueca.

Los vehículos de emergencias deben cumplir unos requisitos más estrictos que los vehículos de carretera normales. Además, a diferencia de lo que ocurre en muchos otros países, en Suecia los vehículos policiales están considerados como puestos de trabajo. Esto significa que todo vehículo debe cumplir exigencias muy estrictas en materia de rendimiento, confort, calidad, ergonomía, etc. para reunir los requisitos de un vehículo policial.

La prueba automovilística de la policía sueca se centra en cinco ámbitos: una prueba de frenos, un circuito de obstáculos, pruebas de maniobras evasivas con y sin frenado y conducción de emergencia a alta velocidad.

La puntuación general del V90 fue de 9,2 sobre 10, la nota más alta jamás lograda por un vehículo en este exigente examen.

El protocolo de prueba final sobre el V90 preparado por los pilotos de prueba de la policía sueca concluye que «en general, resulta difícil encontrar errores. El chasis, la dirección, la suspensión, el control de la tracción y el motor presentan un rendimiento ejemplar. Los cambios rápidos de carril a alta velocidad parecen casi decepcionantemente fáciles; el vehículo hace lo que se le pide y se deshace de las fuerzas laterales sin protestar siquiera».

Aunque la policía sueca será la primera en utilizar el V90, Volvo Cars también vende sus vehículos policiales en otros países. Cuerpos de policía de Noruega, Italia, Reino Unido y Países Bajos, entre otros, han utilizado vehículos Volvo en los últimos años. El V90 también se pondrá a disposición de cualquier cuerpo de policía interesado del mundo.

Con el vehículo policial V90, Volvo eleva al siguiente nivel la experiencia de conducción altamente refinada del galardonado V90 estándar. Para transformar este station wagon premium en un vehículo de emergencias adecuado, el departamento de Vehiculos Especiales de Volvo Cars perfeccionó el vehículo a fin de satisfacer las demandas específicas de los cuerpos de policía.

Por ejemplo, el chasis es más robusto y más dinámico, los frenos y la suspensión son mejores, y el vehículo está totalmente equipado con todos los dispositivos de comunicación y herramientas necesarios. Se tarda alrededor de una semana en transformar un V90 estándar en un vehículo policial en la planta de fabricación especial que Volvo Cars tiene en Torslanda, Suecia.

Volvo Cars cuenta con una larga tradición por lo que respecta al suministro de vehículos policiales: ya en 1929, la policía sueca combatía la delincuencia al volante de un Volvo. En las décadas siguientes, Volvos clásicos como el Amazon y el 144 también prestaron servicio con uniforme policial. Más recientemente, el XC70 y el V70 también han formado parte de la dotación de cuerpos de policía. El XC70 también fue el mejor vehículo policial probado por la policía sueca en el momento de su presentación.

Comenta o Pregúntanos