SÓLIDA ALIANZA: 25 AÑOS DE ŠKODA Y VOLKSWAGEN

Skoda Octavia 1.4 TSI 150cv DSG (22)

  • Hito en la historia económica checo-alemana: ŠKODA ha formado parte del Grupo Volkswagen durante un cuarto de siglo
  • 25 años de cooperación exitosa: desarrollo de una moderna gama de modelos, incremento en seis veces de las cifras de ventas, altos niveles de inversión en desarrollo y capacidad de producción
  • Éxito internacional: de líder del mercado regional a atractiva marca en más de 100 mercados en todo el mundo

Una de las fusiones más significativas en la historia del automóvil celebra su 25 aniversario en los próximos días: el 28 de marzo de 1991, se firmó el contrato que convirtió a “ŠKODA, automobilová akciová společnost” en parte del Grupo Volkswagen. El acuerdo entró en vigor el 16 de abril de 1991. En un cuarto de siglo, la marca pasó de ser un productor regional a un dinámico fabricante de vehículos de calibre internacional. Actualmente ŠKODA produce más de un millón de vehículos al año y está presente en más de 100 mercados en todo el mundo. La gama de modelos más amplia fabricada en la historia de ŠKODA se produce en 14 factorias de dos continentes. En el año del aniversario, el fabricante checo empieza a producir un nuevo modelo en el segmento SUV.

“En los últimos 25 años, ŠKODA ha pasado de ser una marca regional a un fabricante de coches con éxito internacional. Los factores decisivos para ello fueron la adquiquisión por parte del Grupo Volkswagen hace un cuarto de siglo y la cooperación profesional entre ŠKODA y Volkswagen. La historia de éxito de nuestra marca es única en la historia de la automoción”, afirmó Bernhard Maier, CEO de ŠKODA.

La incorporación de ŠKODA al Grupo Volkswagen es uno de los exitosos ejemplos de privatización de las empresas estatales checas a principios de los 90. El volumen de producción en aquel momento era de 200.000 vehículos por año: la gama de modelos consistía en tan solo dos modelos: uno con motor trasero que pronto se dejaría de fabricar, y el compacto Favorit, que fue presentado en 1987, junto con su versión familiar Forman. Hoy, ŠKODA ofrece una extensa gama de modelos: desde el pequeño Citigo a su buque insignia, el ŠKODA Superb, con una oferta total de más de 40 modelos.

Anteriormente a su alianza con Volkswagen, distintos fabricantes de Europa Occidental y de otros continentes expresaron su interés al gobierno checoslovaco sobre la marca. ŠKODA fue fundada a finales de 1895 durante los primeros años de la automoción, por lo que es una de las marcas más antiguas del mundo en este sector. Altos cargos, representantes económicos y políticos checos intervinieron en las negociaciones y tomaron una decisión visionaria: en 1991, ŠKODA fue vendido al Grupo Volkswagen.

Volkswagen – ya por entonces, el mayor productor de coches en Europa – había expresado anteriormente su gran interés en la marca de Mladá Boleslav. En 1987, el responsable de desarrollo, Petr Hrdlička, presentó un prototipo del nuevo ŠKODA Favorit con tracción delantera en Wolfsburg, que fue revisado rigurosamente por Volkswagen. Una vez que se hubo detallado la información acerca del nuevo modelo y se supo de su gran potencial, ŠKODA resultó todavía más atractiva desde la perspectiva del Grupo Volkswagen. Otro de los factores decisivos fue la instruida, y la creativa y motivada plantilla de empleados checos. La mano de obra y la labor de ingeniería han sido siempre puntos fuertes de la población checa.

El 9 de diciembre de 1990, el gobierno checo decidió que el Grupo Volkswagen seria el partner estratégico de ŠKODA. El 28 de marzo de 1991, el entonces Ministro de Industria checho, Jan Vrba, y el Consejero Delegado de Volkswagen en aquel entonces, Dr. Carl Hahn, firmaron un contrato para la integración del fabricante de coches llamado ŠKODA, automobilová akciová společnost” en el Grupo Volkswagen. El 16 de abril de 1991, el documento entró en vigor, complementado con una contribución de capital y la aprovación de los accionistas. Con la aportación de 620 millones de marcos alemanes a lo largo de 1991, el Grupo Volkswagen adquirió primero el 31 por ciento de las acciones en la compañía de Mladá Boleslav. El grupo fue incrementando su participación gradualmente y se convirtió en el único propietario de la sociedad ŠKODA el 30 de mayo del 2000.

En los últimos 25 años, el dinámico desarrollo de ŠKODA se vió impulsado por un amplio programa de inversión, que fue coordinado de cerca con otras marcas del Grupo. Entre 1991 y marzo de 2016, ŠKODA ha invertido más de 300.000 millones de coronas checas (cerca de 11.000 millones de euros) en nuevos modelos, investigación y desarrollo, además de en la expansión de las factorias en la República Checa. Además, ŠKODA es el único fabricante que no solamente produce coches en la República Checa sino que también los desarrolla en el país. El Departamento de Desarrollo de ŠKODA constaba de 600 empleados en la primavera de 1991. Actualmente, cerca de 2000 especialistas altamente cualificados trabajan en el centro de tecnología, desarrollo y diseño en Mladá Boleslav. Son los responsables del diseño de coches de alta calidad con las prestaciones típicas de ŠKODA como son la amplitud del espacio (por encima de la media), la gran funcionalidad y una tecnología orientada al futuro. Con la incorporación de ŠKODA a la estructura del Grupo Volkswagen, la red de producción de las tres sedes de ŠKODA en Mladá Boleslav, Kvasiny y Vrchlabí fue complementada con las instalaciones del Grupo Volkswagen en China, India, Rusia y Eslovaquia. También se añadieron centros en Ucrania y Kazajstán también fueron añadidos.

El corazón de la globalmente exitosa marca sigue latiendo en Mladá Boleslav. La sede central de la compañía y la planta principal están en Bohemia – a 30 minutos en coche al norte de Praga – desde hace 121 años. La ciudad es una de las cunas de la industria automovilística de Europa, los pioneros de la cual fueron Václav Laurin y Václav Klement. Inspirados por la movilidad motorizada sobre dos y cuatro ruedas, los dos hombres sentaron las bases de la compañía actual en 1895. Se da la casualidad de que fueron cotemporáneos a Ferdinand Porsche, cuyo lugar de nacimineto en Vratislavice no se encuentra lejos de Mladá Boleslav.

Actualmente, ŠKODA es uno de los pilares esenciales de la economía checa: en 2014, el fabricante generó el 4,5 por ciento del producto interior bruto de la República Checa y es responsable de cerca del 8 por ciento del total de las exportaciones. Varias compañías de proveedores, con varios centenares de puestos de trabajo forman también parte de la historia de éxito de ŠKODA.

Mientras que el mercado local sigue siendo importante para ŠKODA con más de 85.000 matriculaciones en 2015, el 92 por ciento de los 1.055.500 coches comercializados en 2015 fueron vendidos en otros países – lo que evidencia el éxito global de ŠKODA. China ha sido el mayor mercado único durante varios años. En 2015, la marca checa comercializó un total de 281.700 vehículos en este país. En Alemania, el segundo mayor mercado en ventas, ŠKODA ocupó la posición líder como mayor importador durante siete años. En el altamente competitivo mercado de turismos alemán, la marca logró un 5,6 por ciento de cuota de mercado el pasado año con 158.700 ventas. ŠKODA está actualmente registrando incrementos de ventas de dos dígitos en muchos países.

La marca está prestando particular atención a su plantilla y a la formación de ésta. Con cerca de 28.500 empleados actualmente, ŠKODA se sitúa entre los mayores empleadores de la República Checa y regularmente logra las primeras posiciones en los rankings de los mejores empleadores. La escuela profesional de ingeniería mecánica en Mladá Boleslav cuenta con más de 90 años de tradición; cerca de 900 aprendices a tiempo completo están inscritos en 14 cursos profesionales. Cerca de 100 empleados se encuentran actualmente mejorando sus cualificaciones con más cursos de formación. 1.400 estudiantes ya se han graduado con éxito en la Universidad de ŠKODA, que abrió en Mladá Boleslav en el 2000.

Un cuarto de siglo después del nuevo comienzo bajo el paraguas del Grupo Volkswagen, ŠKODA está logrando nuevos récords en ventas: en 2015, las entregas aumentaron un 1,8 por ciento hasta 1.055.500 coches (2014: 1.037.200). Los ingresos por ventas incrementaron un 6,2 por ciento hasta lograr la cifra récord de 12.500 millones de euros (2014: 11.800 millones de euros), el beneficio de explotación creció un 12 por ciento hasta los 915 millones de euros (2014: 817 millones de euros). A finales de febrero de 2016, las ventas globales de ŠKODA ascendieron un 4,5 por ciento hasta los 170.300 coches y, con ello, ŠKODA logró un nuevo récord de cifras para los dos primeros meses del año. Este modélico ejemplo en la historia de la economía alemano-checa sigue siendo una historia de éxito global. Con el 25 aniversario, el camino compartido de ŠKODA y el Grupo Volkswagen está alcanzando un nuevo hito.

Comenta o Pregúntanos